Jugo de col fermentada (chucrut, sauerkraut) con agua de mar

La col fermentada es uno de los mejores probióticos que existen, con la ventaja añadida que se puede tomar en grandes cantidades sin ninguna contraindicación. Tomando un litro de caldo de col fermentada al día se curan las úlceras en pocas semanas; en cambio, si usáramos otro probiótico como el kéfir, tomar un litro acarrearía inconvenientes y, al tomar menos cantidad, los efectos tardarían más tiempo en llegar.

La lista de beneficios que aporta el consumo de col fermentada es infinita:

1 – Contiene hierro, calcio, fósforo y magnesio.

2 – Tiene vitamina A, B1, B2 y mucha cantidad de vitamina C.

3 – Restaura la flora intestinal, es alcalinizante y mejora la absorción de nutrientes.

4 – Es muy útil para aportar un sabor agrio a muchas recetas sin caer en incompatibilidades. Si usamos vinagre, no es nada sano y si usamos zumo de limón, es muy imcompatible con la mayoría de platos. La col fermentada es un sabor agrio que, en vez de caer mal, favorece la digestión.

5 – Todas las plantas cruciferas inhiben el crecimiento del cáncer, pero en el caso de la col fermentada lo inhibe con mucha más potencia.

6 – Curiosamente, va bien tanto para los que tienen diarreas como para los que sufren de estreñimiento. Es lógico, pues al restaurar la flora y el pH, se normalizan todas las funciones.

7 – Desintoxica y limpia el cuerpo, incluyendo el hígado

8 – La deben tomar obligatoriamente todas las personas que han sido sometidas a tratamientos con antibióticos, para restaurar la flora intestinal que han destrozado los “anti-vida”. Es lógico: contra los efectos de los ANTI-bióticos, hay que usar PRO-bióticos (ANTI = matan la vida, PRO = favorecen la vida).

El tema de mantener una flora intestinal en perfecto estado tiene una importancia enorme. Cuando los medicamentos arrasan la flora intestinal, producen el primer paso de una cadena de consecuencias con resultados muy graves, que, como a simple vista no están relacionadas, los enfermos piensan que se deben a causas separadas e inconexas.

El guión de la película de terror se desarrolla más o menos de esta forma: cuando se rompe el delicado equilibrio de la flora intestinal, se produce una proliferación descontrolada de hongos cándida. Los hongos producen una larga lista de problemas físicos, de los que algunos son diagnosticados como mentales. Los más graves son los siguientes:

  •  Los hongos generan muchas toxinas que ensucian el cuerpo y producen otras enfermedades, alergias e intolerancias.
  • En algunos casos, los hongos debilitan las paredes del intestino, que al inflamarse causan los graves problemas del intestino permeable.
  • El intestino permeable junto con los hongos cándida son los principales causantes de todas las enfermedades autoinmunes, que se están convirtiendo en una nueva plaga con catastróficos resultados para la sociedad.

Cuántas enfermedades crónicas y cuánto sufrimiento se podría evitar con el simple acto de tomar un vaso de caldo de col fermentada todos los días.

Lógicamente, la col fermentada que se puede comprar ha sido pasteurizada y ya no puede aportar los benéficos resultados que se han descrito. Afortunadamente es muy sencillo, rápido y barato hacerla.

Hay dos maneras de disfrutar de los milagrosos resultados de la col fermentada, haciendo caldo de col mezclada con agua y haciendo col fermentada con sal sin añadirle agua.

La col fermentada normal lleva algo más de trabajo y luego hay que esperar entre 4 y 6 semanas para poderla comer. Estoy haciendo pruebas y cuando haya probado las diferentes posibilidades ya pondré aquí el método y los resultados. De momento, ya he hecho varias veces el caldo de col fermentada, que en dos minutos se hace para toda la semana y en 3 ó 4 días ya se puede tomar.

COMO HACER CALDO DE COL FERMENTADA

Hay 3 clases de repollo, el rizado, el liso y el morado. Para la col fermentada hay que usar el liso. Pongo la foto para evitar dudas.

Se coge un kilo de repollo limpio y se corta en el vaso de una batidora. Si no cabe, se hace en dos veces.

Se le añaden 1.250 litros de agua de mar y 0.750 de agua destilada (los que no tengan o no quieran usar agua de mar, pueden poner dos litros de agua destilada y 50 gramos de sal marina de buena calidad).

Se tritura todo bien y la mezcla se pone en un tarro de cristal de una capacidad de tres litros o más.

El tarro se deja tapado pero sin apretar la tapa para que pueda salir el gas que se produce en la fermentación. Debe estar en un sitio en el que la temperatura se aproxime a los 20 grados. Si la temperatura es menor, puede que tarde algún día más en estar terminado el proceso.

Despúes de 3 ó 4 día (según temperatura), se cuela el caldo y se pone en tarros en la nevera. La pulpa de la col se pone en otro tarro para usarla encima de los platos, ensaladas o para darle el sabor agrio a los gazpachos o purés, al mismo tiempo que aumenta sus nutrientes y digestibilidad.

En todos los países fríos en los que se come mucha carne y productos fuertes comen casi todos los días col fermentada. Al igual que en las recetas antiguas que van cargadas de carne, en todas se incluye la col, pues es una manera de poder digerir platos fuertes y pesados.

Al preparar la col fermentada con agua de mar en vez de con agua normal conseguimos un doblete: al tomar un vaso obtenemos los beneficios del mejor probiótico y todos los minerales en forma coloidal y biodisponibles del agua de mar. De esta forma, las personas reacias a tomar muchos líquidos, pueden ingerir todas las propiedades de dos vasos en uno solo.

Este maravilloso caldo regenerador de la salud tiene todas las ventajas: buenísimo de sabor, bonito de color, barato, rápido y cómodo de preparar, fácil de conservar y sin ninguna contraindicación para ninguna enfermedad conocida.

Que aproveche.

Pan dulce con harina de algarroba

Cada diez años aproximadamente me pide el cuerpo probar recetas nuevas, y hace unas semanas que he empezado a probar variaciones sobre recetas tradicionales o me invento directamente algún plato que nunca había hecho. Las recetas nuevas que no me gusten dejaré que se olviden en la noche de los tiempos, y las que salgan buenas las iré poniendo aquí.

Hoy le ha tocado al pan dulce con harina de algarroba. Este pan se puede comer directamente con fruta, pero lo he hecho con la idea de usarlo también como base para luego hacer pastelitos o natillas con unas rebanadas de este pan. Quiero probar con varias leches vegetales y con otras cosas que le aporten otros sabores: horchata de chufas, leche de coco, gofio, malta (cebada tostada), cascarilla de cacao, etc., para elaborar dulces que puedan hacer la delicia de los niños de todas las edades y que no contengan ni leche, ni huevos, ni azúcar, ni chocolate. Haré varias pruebas y pondré aquí las combinaciones que me hayan gustado más.

Aquí se puede ver el resultado del pan. Desgraciadamente no se puede oler y saborear.

 

PAN CON ALGARROBA

 

PAN DE ALGARROBA CORTADO

Como queda muy esponjoso, quitando la corteza podrá imitar bastante bien la base de un bizcocho de chocolate sobre la que se puedan montar cosas que resulten a la vez sanas y apetitosas.

INGREDIENTES

650 gramos de harina integral de trigo de cultivo ecológico*

50 gramos de harina de algarrobas de cultivo ecológico (aunque tiene muy buen sabor, el próximo pan que haga probaré con 100 gramos)

20 gramos de levadura de panificación

medio litro de zumo de mandarinas

4 cucharadas de miel.

El pan, una vez cocido, pesa 1200 gramos.

Tanto la harina de trigo como la harina de algarroba son de los productores de alimentos ecológicos de Rincón del Segura. Los conozco de hace décadas y son gente de confianza. He hablado con ellos para que tengan un detalle con los lectores de este blog, y han accedido a no cobrar el porte para todos los que compren 20 kilos de productos o más. A los que compren menos les cobrarán la mitad del precio del porte habitual.

Al hacer el pedido, hay que poner de parte de Francisco Llinares o Escuela de Salud, y tendrán esa atención.

Hacer un pedido de 20 kg es fácil, pues tienen una amplia gama de productos de excelente calidad. Incluso tienen agua de mar embotellada Lactoduero para los que viven lejos de la costa. Estoy haciendo pruebas de col fermentada con agua de mar, pronto pondré el resultado de los experimentos.

* La harina integral de trigo que he usado contiene el germen del grano. Es importante que no se le haya quitado el germen, pues tiene muchos nutrientes. Eso lo podemos comprobar de una manera muy sencilla: si dejamos en casa a temperatura ambiente harina que contenga el germen de trigo y otra que se lo hayan quitado, comprobaremos que las polillas van sólo a la que contiene el germen. Ello es debido a que la polilla no es tonta, y sabe dónde están los mejores nutrientes.

Cuando hace calor, este tipo de harina se debe conservar en el refrigerador, pues sino se apolilla enseguida. Pero vale la pena tener esa incomodidad a cambio de todas las maravillas que contiene el germen de trigo y que se puede consultar en Internet.

 

Gráficos muy completos sobre las vacunas

En este blog se ha escrito mucho sobre vacunas y autismo. Puede que sea un vano intento de salvar a algunos niños inocentes de la falta de profesionalidad de sus pediatras. Tengo que admitir que los resultados han sido escasos, pero más vale que se hayan salvado unos pocos que ninguno.

A pesar de que sobre las vacunas ya se ha dicho casi todo, ha caído en mis manos un informe con unos gráficos de buena calidad muy completos, y no he podido resistir la tentación de airear el documento.

Es un documento de treinta páginas, que se puede ver aquí.

Tiene los clásicos gráficos que demuestran que las vacunaciones empezaron cuando las enfermedades ya habían remitido a niveles muy bajos, debido a la implementación de medidas de higiene, una mejor conservación de los alimentos y una alimentación más variada que impide las carencias alimentarias de nutrientes esenciales.

Pongo un ejemplo, pero recomendando encarecidamente ver el documento entero y guardarlo para volverlo a mirar cada vez que se olvide, sobre todo, antes de vacunar.

primera

También incluye gráficos que demuestran la inutilidad de las vacunas, pues se producen brotes de enfermedades en poblaciones vacunadas casi en su totalidad.

 

segunda

Y, por último, demuestra que, a pesar de que las vacunas son tan poco efectivas para prevenir enfermedades, conservan intactos sus terribles efectos indeseados. Como, por ejemplo, que el 70% de las muertes súbitas infantiles ocurran en las tres semanas posteriores a la vacuna. O que las enfermedades inflamatorias del intestino (*) ocurran diez veces más entre los vacunados que en los no vacunados.

 

tercera

(*) Estas enfermedades producidas por las vacunas y los antibióticos son la nueva plaga bíblica del siglo XXI. A veces las producen directamente y otras veces producen primero los hongos cándida, que ayudan a completar el cuadro. Lo peor de este tipo de enfermedades es que, siendo graves, preparan el terreno para otras enfermedades más graves todavía: esclerosis múltiple, intestino permeable, todo tipo de alergias e intolerancias (la más famosa, al gluten).

Estos enfermos, la mayoría mal diagnosticados, caen en manos de unos profesionales que no saben curar ninguno de estos problemas y convierten la vida de estos pacientes en un infierno sin salida.

Lo que empezó con unas aparentemente “inofensivas vacunas”, acaba arruinando la vida de mucha gente. Lo peor es que se vulnera el principio del consentimiento informado, pues ningún sanitario que pone vacunas advierte de los riesgos que conllevan. Malamente puede alguien dar su consentimiento informado si  no le han informado de nada.

 

Pan amasado con zumo de tomate

Como a los catalanes les encanta el pan con tomate, se me ocurrió hace poco probar el hacer pan amasado con zumo de tomate en vez de agua. Como me ha gustado mucho, voy a poner la receta para que todos puedan disfrutar de este manjar.

Hay unas panificadoras caseras que cuestan poco dinero y te regalan libertad. Pones los ingredientes, seleccionas el programa y te vas. Alrededor de las 3 horas vuelves y tienes un pan recién hecho.

El que no tenga la máquina, le aconsejo una de las que tienen dos paletas para amasar. El pan es más grande y tiene un tamaño parecido al de molde. Salen unos panes que pesan más de un kilo, que huelen a gloria y saben a juventud.

Cuando los saco calientes, los dejo encima de una rejilla, para que el propio calor no se condense y moje el culo del plato

Si no se va a comer en dos días, se pueden congelar unos trozos y luego recupera la textura de recién hecho.

INGREDIENTES

 Unos 600 gramos de harina integral para pan.

0.4 litros de zumo de tomate.

0.1 litros de aceite de oliva (entre el zumo y el aceite medio litro).

20 gramos de levadura de pan.

Sal a gusto.

Se echan todos los ingredientes a la máquina. Si la masa se ve muy blanda, se corrige añadiendo algo de harina a la máquina mientras amasa. Cuando la masa tiene la consistencia adecuada, se tapa la máquina y puedes jugar al tenis mientras termina.

Aquí se puede ver el resultado final.

Los que quieran oler y degustar

tendrán que amasar.

03012010104

03012010111

Profesiones desnaturalizadas: los cocineros

Se supone que cualquier profesional de la materia que sea, tiene un conocimiento exaustivo sobre todo lo relacionado con su profesión. Cuando alguien necesita algún producto o servicio determinado, acude a un buen profesional esperando conseguir la mejor calidad en el producto o servicio que solicita.

Por regla general, en muchas profesiones se han ido transmitiendo experiencias y conocimientos durante generaciones. Y todo ese saber acumulado repercute en la calidad y seguridad del producto final.

Desgraciadamente, hay algunas profesiones en las que sus máximos exponentes, que son reconocidos como los mejores por el público y admirados por los aspirantes a trabajar en esa profesión, no conocen siquiera los más básicos fundamentos de las materias primas con las que trabajan ni los elementales procesos a seguir para conseguir un producto terminado con la calidad adecuada para cumplir los objetivos para los que está diseñado su uso.

En artículos sucesivos iré mostrando estas profesiones desnaturalizadas, en las que el trabajo de los profesionales consigue unos resultados totalmente contrarios a los que serían de esperar, con las consiguientes devastadoras consecuencias en la calidad de vida de los usuarios de dichas profesiones.

HOY NOS OCUPAREMOS DE LOS COCINEROS

Al igual que un electricista se ocupa de instalar correctamente el diferencial para que nadie se electrocute cuando mete los dedos en el enchufe; o que un mecanico revisa los frenos y las luces del coche para evitar accidentes, un cocinero debería saber preparar los alimentos para que se conviertan en comidas equilibradas que conserven sus propiedades y nutran a los clientes de manera completa y saludable.

Desgraciadamente, los cocineros han perdido totalmente el norte y han olvidado los motivos por los que la gente tiene el imperativo vital de comer. Han sucumbido a las mieles del éxito que produce halagar el paladar de los clientes, sin preocuparles lo que ocurre con esos alimentos cuando entran en el aparato digestivo de las personas.

Vamos a enumerar los puntos por los que la profesión de cocinero consigue exactamente lo contrario de lo que se supone debería lograr con su trabajo:

1 – El punto principal es que se han tergiversado las prioridades, y en vez de comer para vivir, se vive para comer.

Es importante y recomendable que las comidas tengan una buena presentación, que sean agradables al olfato y que se coman con gusto y placer. Una comida que se come sin hambre o con desgana, normalmente no suele sentar bien. Pero no se pueden destruir las propiedades alimenticias de los productos o impedir su asimilación en la búsqueda del sabor a cualquier precio. No hay que olvidar que el cuerpo necesita una dieta nutritiva y equilibrada que le proporcione la energía y vitalidad necesarias para desarrollar sus funciones, y que el buen sabor es algo deseable, pero no es el único motivo por el que la gente come varias veces al día.

Precisamente, la profesionalidad de los cocineros debería demostrarse en la preparación de platos sabrosos, en los que no se hubieran destruido sus más importantes nutrientes en su preparación. El proceso de preparación se debería hacer de manera que no interfiera en su correcta asimilación, pues no nutre lo que se come, sino lo que se asimila.

2 – Si un picador de una mina hace su trabajo rematadamente mal, nadie sale perjudicado salvo la empresa que le paga el sueldo. Cuando un cocinero que sale en la tele procesa los alimentos de tal forma que destruye sus propiedades nutritivas, el daño que hace ese ejemplo es inmenso. La gente tiende a creer que todo lo que sale en la tele es lo correcto, sobre todo, si lo hace alguien famoso con mucho renombre.

Las recetas ancestrales sencillas, poco sofisticadas y con productos de estación, van siendo sustituidas por otras en las que, debido a sus ingredientes y su preparación, sus cualidades nutritivas han sido gravemente mermadas. De tanto ver las nuevas recetas en TV acaban poníendose de moda, y se van abandonando las antiguas, considerándolas caducas y menos apetecibles que la nueva comida basura.

3 – Otro punto poco saludable de la propuesta de los cocineros es el exceso de proteínas. No saben hacer una comida que no incluya carne o pescado. Hasta la OMS recomienda una ingesta de preteínas que no exceda de 0.8 gramos por kilo de peso. Pero como se explica en este post, esa cantidad se excede fácilmente con una dieta vegetariana en la que se coman legumbres una vez a la semana.

Como aquí se explica, el exceso en la ingesta de proteínas acidifica el organismo, abonando el terreno para infecciones y enfermedades.

Cuando la gente ve en TV que todas las recetas llevan siempre carne o pescado, llega a la conclusión de que si no come lo mismo, no va a estar correctamente alimentado. La ignorancia dietética de los cocineros que salen en TV acaba propagando esos graves errores como una bola de nieve, que convierte en una norma (que todas las comidas contengan carne o pescado) lo que hace cien años era una excepción.

La dieta mediterránea de hace cien años era bastante sana, pues la carne se comía en algunas fiestas o cuando una cabra se mataba en un accidente, pero llamar dieta mediterránea a las recetas que salen hoy en día en la tele es una grave imprudencia, que está arruinando la salud de la mayoría.

4 – Todo se presenta muy cocinado y procesado en exceso, y los platos crudos son la excepción. Cuando se presenta una ensalada, rara vez tiene más de tres ingredientes, a veces también se mete algún producto animal en la ensalada. Parece como si un plato que sólo contenga verduras no estuviera a la altura de lo que se merecen los espectadores. Como postre, se presenta algún dulce que, como después veremos, se encarga de arruinar la comida entera debido a su incompatibilidad.

Habría que inculcar en las personas la idea de que el plato más importante de una comida es una buena ensalada muy variada, compuesta al menos por 10 verduras diferentes. En las comidas de fruta, en las que no es conveniente mezclar verduras, el plato fuerte debe ser alrededor de un kilo de fruta fresca de la estación.

5 – Cuando ninguna marca de agua embotellada paga por la publicidad, los cocineros de la tele usan agua del grifo. Promocionar el consumo de agua del grifo hoy en día, diciendo además que es la mejor, es una imprudencia temeraria.

Aquí se explican los problemas que causa el agua del grifo y los beneficios del agua destilada.

6 – Para terminar, hablaremos del problema más grave de todos: las incompatibilidades alimenticias que ocurren al mezclar varios alimentos que se deberían digerir por separado o que se interfieren mutuamente en la digestión.

Es lógico pensar que un aparato digestivo que ha evolucionado durante millones de años sin disponer de frigorifico ni de medios de transporte (es casi imposible mezclar muchos alimentos sin traerlos de sitios lejanos y guardarlos en una cadena de frío), se ha adaptado a comer un sólo alimento en cada comida. El día que había suerte y se encontaban árboles con fruta madura, se comía fruta. Y los días que no se encontraban árboles o que la fruta estaba demasiado verde para comerla, se comían brotes tiernos, malas hierbas o gramíneas.

Lógicamente, el cuerpo va evolucionando y adaptándose a las circunstancias, pero tarda en hacerlo bastantes miles de años. Durante los 100 años que disponemos de refrigerador, el organismo de los humanos ni siquiera ha empezado a pensar que debe cambiar algo, pues él sabe que a veces se pone de moda hacer tonterías, pero luego pasa esa moda y vuelve la normalidad.

La inmensa mayoría de incompatibilidades graves se evitaría si todo lo que se va a comer en la misma comida se sirviera revuelto en el mismo plato. A nadie le apetece tomar unas natillas con garbanzos o un vaso de zumo de naranja con tropezones de aceitunas negras. Pero el truco de servir esas cosas en platos diferentes, impide que los sentidos las rechacen como algo asqueroso. El comer diferentes productos en platos diferentes no impide que se mezclen en la misma digestión y produzcan los problemas que se detallan a continuación.

Vamos a dar unos pocos ejemplos de entre los muchos y graves problemas que causan en el organismo la mezcla indiscriminada de productos que el aparato digestivo no puede procesar correctamente.

  •  Una pequeña cantidad de vinagre o de zumo de limón mezclado en la comida (cosa que se hace frecuentemente) detiene la digestión de los almidones (pan, arroz, patatas, etc.). También impide la asimilación de las proteínas (carnes, pescados, legumbres, quesos curados, etc.). Todo lo dicho sirve para cualquier producto ácido, incluidos los medicamentos.
  •  Cuando se come carne o pescado con pan, patatas, arroz, etc. (algo que los cocineros hacen varias veces al día), la digestión es un desastre. Los hidratos de carbono necesitan unos jugos gástricos neutros o ligeramente alcalinos. Las proteínas sólo se digieren en un terreno ácido.
  •  La leche, que si se leen las etiquetas está en todas partes, es incompatible con cualquier otro producto, sin contar que la mayoría de la población tiene intolerancia a la lactosa. Es la manera más segura que se tiene de arruinar la digestión. A simple vista podemos ver la mucosidad de las personas que consumen leche de manera habitual (que son casi todos los habitantes de los países “civilizados”).
  •  Los azúcares se digieren en el intestino, las proteínas en el estomago. Si se mezclan, el azúcar se queda retenido causando fermentaciones, gases, etc. Parece absurdo poner azúcar encima de un trozo de carne, aunque ya lo he visto hacer algunas veces. Pero la costumbre de un postre dulce al final de la comida es igual de funesto para la armonía digestiva.
  •  Ni siquiera voy a entrar a valorar las consecuencias de mezclar alcohol en las comidas y otros tipos de estimulantes como el café, tabaco etc.

Puede que algunos lectores hayan llegado a la conclusión de que, cuando se cometen esas incompatibilidades, los alimentos no se asimilan y, por tanto, es como tirar el dinero y el trabajo de prepararlos a la basura. Pero hay algo mucho peor que ocurre en el organismo de la mayoría de personas del primer mundo: los alimentos que no se digieren correctamente, según sean sus características, fermentan, se pudren, producen acidez, son una fuente de venenos y toxinas que se dedican a invadir el cuerpo y abonar el terreno para la enfermedad.

Arriba he enlazado un artículo que dice que la acidificación del organismo produce enfermedad. Es importante matizar que una gran parte de dicha acidez, producida por la excesiva ingestión de proteínas, se produce por no haber sido digeridas correctamente. O sea, si se cometieran excesos comiendo proteínas, pero se hiciera sin mezclarlas mal, las consecuencias para el cuerpo serían más tolerables. Pero como nadie está dispuesto a comerse un trozo de carne con una ensalada y no comer nada más, las enfermedades que produce la acidez en el organismo de la mayoría de la población seguirán aumentando exponencialmente.

CONCLUSIONES

Habrá algunos cocineros que dirán que ellos se limitan a preparar los platos que la gente pide. Eso sería una buena excusa si tuvieran un conocimiento profundo de los productos que procesan y de las condiciones necesarias para ser digeridos y asimilados, y luego utilizaran ese saber para aplicarlo en todas las ocasiones en las que preparar platos sanos no merma el sabor que piden los clientes. Pero ese no es el caso. El desconocimiento de los alimentos y del aparato digestivo es absoluto. Por tanto, me reafirmo en que la profesión de cocinar está totalmente desnaturalizada.

Lo que hacen los cocineros con la comida se podría comparar a un hortelano que siembra las verduras en su huerto habiendo previamente escogido las mejores semillas, abona la tierra con el mejor abono orgánico, pero luego no riega la cosecha permitiendo que los brotes tiernos de las plantas mueran por falta de agua. Lo mismo hacen los cocineros: usan las mejores materias primas, las aderezan con caros y exóticos condimentos, pero esas comidas sólo producen intoxicación y enfermedad en los comensales.

El que los clientes ignoren toda la información sobre alimentación no exime a los profesionales de la culpa de su ignorancia. Según dicen los de Hacienda, el desconocimiento de las leyes no exime de la culpa de su incumplimiento.

La vergonzosa publicidad encubierta del Ibuprofeno

He visto con un gran asombro cómo decían con total naturalidad que El ibuprofeno podría aumentar nuestra esperanza de vida

La gente que oye esa aberración, teniendo en cuenta que la mayoría piensa que lo que se dice en la tele son verdades absolutas, anota en su mente lo que ha oído en TV. Aunque no vaya a comprarlo enseguida, la próxima vez que tenga que elegir entre diferentes venenos, su subconsciente se decantará con una gran probabilidad por esa droga tóxica, que, para más recochineo, se vende sin receta.

Luego, buscas la noticia y dice así:

“Los investigadores aún no han determinado por qué el ibuprofeno, que suele emplearse para tratar el dolor y la fiebre, tiene este efecto en gusanos, en la mosca de la fruta y en la levadura, pero consideran que es interesante seguir progresando en esa línea”.

O sea, que lo de que alarga la vida es una suposición simplista y sin fundamento, que sería delito mencionar en un país donde imperaran la ley y los derechos humanos.

Se supone alegremente que algo que alarga la vida de las moscas va a hacer lo mismo con los seres humanos. Bajo esa premisa, la primera recomendación sería comer mierda, pues es el alimento preferido por las moscas.

Tampoco dicen qué cantidad de alimento le han dado a las moscas, pues, está científicamente demostrado que  las moscas a las que se les hace pasar mucha hambre viven el doble de las que comen todo lo que quieren. Cuando con el Ibuprofeno sólo aumenta la esperanza de vida un miserable 15%.

Yo no he estado presente durante el estudio, pero se me ocurre una manera de afirmar lo que han dicho sin mentir: se mata de hambre a las moscas mientras se les suminstra Ibuprofeno. La restricción calórica aumenta la esperanza de vida un 100%, pero como el ibuprofeno la recorta un 85%, todavía queda un aumento neto de un 15% para publicarlo en el estudio. Se cobra del laboratorio que fabrica las pastillitas y que te ha encomendado el estudio con la condición de que el resultado fuera rentable para la empresa. Y al mismo tiempo nadie te puede acusar de mentir, ya que la dieta de las moscas es algo que a nadie interesa ni nadie va a preguntar.

Si lo que estuvieran recomendando abiertamente fuera inocuo, se podría etiquetar de publicidad engañosa, pero si lo que publicitan tiene un centenar de efectos secundarios graves, ya debería entrar en las leyes penales.

Voy a citar algunas de las cosillas que le suelen ocurrir a los que toman la recién descubierta fuente de la eterna juventud:

Hemorragia y úlceras pépticas.

Perforación gástrica o intestinal (en algunos casos mortales).

Reacciones alérgicas graves (shock anafiláctico).

Lupus eritematoso sistémico, caída del cabello.

Insuficiencia cardíaca o tensión arterial elevada.

Alteraciones o insuficiencia renal (fallo del correcto funcionamiento de los riñones).

Lesiones del hígado, hepatitis (inflamación del hígado).

Vómitos de sangre o de aspecto similar a los posos de café.

Los que se atrevan a leer el prospecto entero que pinchen aquí

Si alguien piensa que un veneno que tomado esporádicamente te puede destrozar los órganos, tomado asiduamente te va a alargar la vida, debería consultarlo con la almohada.

Lo peor de estos lavados de cerebro es que, aunque luego se desmientan, como el desmentido ya no sale en los medios de (in)comunicación, no se entera nadie. Todos siguen con la primera idea que les han inculcado, arruinando su salud con la sonrisa en los labios.

Vacunas, mercurio, fraudes y aumento del autismo

Esta macabra historia empezó con un estudio que hizo el Doctor Wakefield en el 1.998 en el que quedaba clara la relación de la vacuna triple vírica con el aumento de autismo.

Luego la Farmafia se quejó a las corruptas “autoridades sanitarias” y obligaron a la revista que había publicado el estudio que se retractara, aunque el Doctor Wakefield nunca se retractó.   Lancet se retracta del estudio que vincula las vacunas con el autismo.

Luego aparecieron nuevos documentos que exoneraron al Dr. Andrew Wakefield de los alegatos de fraude por parte del British Medical Journal y su reportero Brian Deer, pero eso no se hizo público.  Retractando al retractador

La guinda de esta tarta envenenada ha sido puesta hace dos meses, cuando ha quedado demostrado que el CDC (la mayor autoridad americana) ha cometido fraude científico manipulando los datos en un estudio cientifico para ocultar la relación entre la vacuna triple vírica y el exponencial aumento del autismo. O sea, el orgnismo encargado de velar por la seguridad de los medicamentos y la salud de los ciudadanos, haciendo de mamporrero para defender los intereses de la criminal industria farmacéutica.

Ahora el Dr. Andrew Wakefield, desprestigiado por la Farmafia durante décadas, presenta una demanda que se puede leer aquí.

Pero, mientras se juega con estas acusaciones de fraude como si fueran una pelota de tenis, un niño de cada cien ve su vida arruinada con alguna de las enfermedades del espectro autista, sin que ninguna de las pruebas demostradas de estos crímenes contra la humanidad produzcan la menor disminución en la inoculación de vacunas, que son tan peligrosas como inútiles.

Por si las vacunas no llevaran suficientes venenos, y muchos años después de que el mercurio esté prohibido en toda la Unión Europea, resulta que las vacunas siguen conteniendo dosis peligrosas de mercurio.

O sea, se han prohibido los termómetros de mercurio por si se rompen y alguien los toca con el dedo, pero meter el mercurio en vena sigue estando autorizado.  ¿Queda alguien que crea que las “autoridades sanitarias” velan por la salud y el bienestar de la población?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 345 seguidores