Una entrevista muy interesante al Dr. Stefan Lanka

Poco a poco van cayendo los mitos y los timos de la medicina oficial (artificial). Como los estudios y las investigaciones desde hace décadas únicamente van dirigidas a soluciones químicas totalmente artificiales, se llega a un punto en el que no queda nada de valor que sea aprovechable.

Mucha gente que ha vislumbrado la falsedad de los métodos que usan los nuevos brujos con bata blanca, siguen pensando que con las nuevas, sofisticadas y caras máquinas de diagnóstico se podrá saber cuál es la enfermedad que se padece, para luego poder hacer un tratamiento natural y alejado de la química. Siento desilusionarlos, pero cualquier diagnóstico basado en falsas teorías, sigue dando resultados incorrectos. Pensar que una máquina que vale decenas de millones no se puede equivocar, a pesar de que sus constructores y programadores no tengan ni idea del asunto que maneja la máquina, es una evasión de la realidad muy infantil.

Yo comprendo los motivos que empujan a la gente a admitir que si a un burro le pones una bata blanca podrá volar. Los viejos defectos de toda la vida, la ignorancia, el miedo y las prisas, unidos a altas dosis de irresponsabilidad, pueden hacer creer que la tecnología puede obrar milagros.

A las personas les resulta más cómodo creer que los unicornios cabalgan sobre el arco iris, que hacer una dieta sana que les restaure su salud por completo. Desgraciadamente para ellos, la naturaleza no utiliza los cuentos de hadas en la vida real.

La leyes naturales son muy fáciles de entender, aunque la gente se esfuerce mucho para no entenderlas. Una de las más importantes es la siguiente: cada producto que te vas a comer lleva pegada una factura inseparable. Si te comes un producto, tendrás que pagar la factura adherida con total seguridad. La factura no se puede pagar con dinero y, nadie, por mucho poder que tenga, podrá dejar de pagarla. Si buscas algún truco para no pagar la factura, el importe irá aumentando con los intereses de demora, hasta que tu saldo vital no pueda hacer frente a la cantidad acumulada.

Pero también hay buenas noticias: hay muchos productos sencillos y baratos que en vez de llevar enganchada una factura, devengan un abono de energía, salud, vitalidad y placer. Cada vez es más difícil encontrar una buena excusa para seguir yendo a las fábricas de enfermos oficiales.

 

Artículos relacionados

El diagnóstico

Cómo reemplazar a los médicos por robots

La gente no muere, se mata

Cómo llegar a los cien años sin meter la pata

¿Por qué la gran mayoría de los vegetarianos enferman?

Los seres humanos y su eterna búsqueda de la magia

Drogas peligrosas poco conocidas: la irresponsabilidad

Ejercicio de discernimiento: ¿Puede ayudarte a salvar la vida un tumor cancerígeno?

 

Copio un comentario de alto nivel que pasa inadvertido en un foro

En un foro que están hablando de los coches eléctricos, me encuentro con este genial comentario sin venir a cuento:

Todo sistema de diagnóstico sufre una tasa de falsos positivos: personas sanas a las que se diagnostica erróneamente cáncer, y de falsos negativos: personas cuyo cáncer no es detectado.

Según se apilan una sobre otra ‘campañas institucionales de prevención del cáncer’ o ‘campañas de detección precoz del cáncer’ el número de falsos positivos puede crecer mucho más que el de verdaderos casos de cáncer. Esto ocurre por un fenómeno de saturación. Los métodos corrientes de detección de casos: una persona que acude al ambulatorio diciendo que siente dolor, detectan ya la mayoría de casos reales. Eso unido a campañas concretas, dirigidas a la población de riesgo, detectan los pocos casos que habían pasado inadvertidos y casi la totalidad de casos reales.

A partir de este punto, campañas masivas, sin ton ni son, no detectan casos reales que hayan pasado los filtros de los métodos de detección corriente y a cambio sí ‘diagnostican’ multitud de falsos positivos. Seguir leyendo

Habrá que instaurar la objeción de conciencia contra la vacunación obligatoria

Pongo dos vídeos de una charla de la pediatra Lua Catalá, en los que hace una profunda, completa, brillante y minuciosa exposición sobre las vacunas y lo absurdo de su obligatoriedad.

Normalmente suelo comentar los vídeos que pongo añadiendo mis opiniones y mi punto de vista sobre el asunto. En este caso, la doctora Lua Catalá no se ha dejado nada en el tintero, por lo que no puedo añadir nada relevante que ella no haya planteado.

 

Aperitivo que alcaliniza, cura, desincrusta, remineraliza y… está bueno

Además de lo que dice el título, aporta vitaminas, limpia y fluidifica la sangre, disuelve las mucosidades, desatasca las arterias, neutraliza el ácido úrico, impide infecciones, cura la mayoría de enfermedades conocidas y, más difícil todavía, cura muchas de las enfermedades que todavía no se han inventado. Y digo inventado y no descubierto, porque para descubrir algo antes tiene que existir. Las nuevas enfermedades inexistentes que se publicitan son inventadas, no descubiertas.

Le llamo aperitivo porque se toma una hora antes de la comida. Está bueno y cuando te acostumbras engancha.

Primero se hace el caldo de verduras que se mantiene perfectamente tres días en el frigorífico en tarros de cristal.

El caldo se hace de la manera siguiente:

Se coge una olla grande de acero inoxidable. Yo uso las ollas que caben de 8 a 10 litros, de esa forma no sobresale cuando empieza a hervir.

Se ponen 3 ó 4 litros de agua destilada. La cantidad necesaria para que, según las personas que sean, el caldo hecho dure unos 3 días.

Luego se empiezan a cortar verduras, procurando cortarlas finas para que pasen todas sus propiedades al caldo. Si se tiene un procesador de alimentos las cosas duras se pueden picar o rallar (por ejemplo, cebollas, remolachas, nabos, zanahorias, etc.)

Verduras imprescindibles Seguir leyendo

El chivo expiatorio del gluten

Hay productos que se ensalzan sin motivo y otros se criminalizan exageradamente. Las modas van cambiando y van poniendo en la diana ciertos productos, que con el tiempo a veces pasan de un extremo al otro de la balanza. Todavía me acuerdo cuando decían que el aceite de oliva producía colesterol, y 40 años después ayuda a corregirlo. El chiste es más gracioso cuando se sabe que no hay colesterol bueno o malo, y que lo único peligroso es el tratamiento con estatinas.

El verdadero problema es que los profesionales de la enfermedad ni son capaces de razonar en segundo grado, ni vislumbran las consecuencias de sus propuestas. Cogen la lista de productos malos de moda y arrasan con ellos hasta los cimientos.

La lista de productos malos de los nutricionistas no tiene en cuenta si son buenos o malos para la salud. Lo más importante es saber si engordan, si crean intolerancias o producen síntomas. En vez de solucionar la causa primera que produce los problemas, se cambian los productos que producen los síntomas por sucedáneos, aunque los últimos sean mucho peores para la salud. Seguir leyendo

Recopilación de comentarios por temas

Se ha propuesto en los comentarios recopilar todas las preguntas y respuestas que se han hecho en el blog en los últimos 10 años, y ordenarlas por temas. De esa forma cualquiera que vaya al capítulo que le interesa podrá ver fácilmente todo lo que se ha hablado sobre el tema en este blog.

Como el asunto es un trabajo de chinos, lo ideal es que lo hagamos entre varios y sin prisas.

Lo haremos como sigue:

Cada lector que se ofrezca voluntario cogerá un año, empezando por el 2008 que es el primero. Para que no se duplique el trabajo, una vez que se haya comprometido a recopilar un año, lo escribirá aquí mismo en los comentarios, para que el siguiente sepa que ese año ya está cogido.

Lo ideal es ir cogiendo los años consecutivos. Yo ya me ofrezco voluntario para recopilar el año 2.008. El siguiente que se apunte se encargará del 2.009.

A la derecha del blog pone “Archivos – Elegir mes”, y ahí se puede ir seleccionando mes a mes todos los artículos de ese mes y de ese año. Seguir leyendo

Patatas fritas igual de sanas que hervidas

En mi larga y ancha vida nunca he conocido a nadie que supiera freír patatas. Si ves en Internet algunos vídeos de los que se llaman buenos cocineros friendo patatas, dan ganas de llorar. Para poder comer patatas fritas y vivir cien años hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

1 – Hay que disponer de una freidora de patatas que obligatoriamente debe cumplir los siguientes requisitos:

  •  Debe tener control de temperatura que pueda bajar cerca de los 100 grados. Esto es indispensable.
  •  El depósito donde va el aceite debe ser de acero o porcelana, y tiene que poder sacarse para vaciarlo y limpiarlo.
  •  La cesta donde van las patatas tiene que ser de acero.
  •  La capacidad debe de ser de 4 litros como mínimo. Los que no acostumbramos a cometer incompatibilidades, cuando comemos patatas lo hacemos como plato único y ensalada. Yo tengo una freidora de 4 litros y poniendo la cesta a rebosar dos dedos por encima de su capacidad, salen justo dos platos como el de la foto. O sea, con una freidora de 4 litros viene justo para que coman dos personas sin pasar hambre.

2 – Siempre hay que freír con aceite de oliva. Todo el mundo fríe con aceite de girasol, con lo que consiguen que a los 5 minutos el aceite sea veneno. Para empeorar la situación, en casi todos los sitios tardan semanas en cambiar el aceite, así el veneno se va concentrando hasta llegar a tener una toxicidad muy potente. Si quieres saber de qué veneno hablo, pregúntale a tu estómago cómo le han caído los churros del domingo por la mañana. Seguir leyendo