Testimonio de curación de un transtorno bipolar

Hace un año relaté la experiencia de un familiar diagnosticado con trastorno bipolar, aquí está el post Testimonio de los progresos en un transtorno bipolar, que había hecho grandes progresos en la reducción de los psicofármacos que tomaba y la mejora de su salud.

Hoy escribo una actualización de dicho testimonio en que la medicación ha sido eliminada completamente y se ha consolidado la mejoría en la calidad de vida.

graf2
En el gráfico de arriba se puede ver la reducción paulatina de los medicamentos que tomaba. Ha hecho falta paciencia para eliminar completamente todos estos psicofármacos, dándole al cerebro tiempo para desacostumbrarse de sus efectos primarios, secundarios y de la dependencia que crean.

En cuanto a los dolores musculares o pesadillas que se mencionaban en el primer post, no han vuelto a suceder. Sospechábamos que los causaba el síndrome de abstinencia de la misma medicación, que no hayan vuelto a aparecer todos estos dolores y malestares lo confirmaría.

Para combatir el estreñimiento come 1 Kg de fruta a lo largo del día, sin mezclar fruta ácida con dulce, y un par de cucharadas de lino dorado molido en la comida, lo cual le sienta muy bien, ya no sufre estreñimiento alguno. Cambió el desayuno por ciruelas frescas o secas puestas en remojo toda la noche y fruta fresca dulce, ya que el salvado de trigo y los copos de avena, aunque también le iban bien para el estreñimiento, le hacían sentir demasiado llena. También ha empezado a tomar jugo de col fermentada con la idea de que le sea beneficioso para el intestino.

Se han ido retirando los suplementos de vitaminas, pues ya han cumplido su objetivo, que era ayudar al cuerpo durante la reducción de los fármacos. Ahora que ya han sido eliminados completamente, estos suplementos ya no hacen falta. Las vitaminas necesarias se obtendrán de la misma dieta vegetariana que ya realiza.

Lo que le queda pendiente en estos momentos es conseguir dormir de forma natural. Por ahora toma 600 mg de valeriana cada día al acostarse, además de caminar unas dos horas y hacer un baño de pies en agua caliente antes de ir a la cama para facilitar la conciliación del sueño. Es este, pues, el siguiente objetivo para recuperar la plena salud.

Los cambios a mejor son claramente visibles si comparamos tal como está ahora con antes de retirar los psicofármacos, se han consolidado las mejoras que ya empezó a experimentar: más memoria, más agilidad mental, y con la mente despierta y viva tal como era antes de empezar a tomar medicación alguna ya hace años.

Para poder obtener esta mejoría, nos ha hecho falta replantearnos la inmerecida confianza en la medicina psiquiátrica, así como la relación con algunos parientes que, lejos de ayudarla, la hundían más, y que, de saber que ha eliminado definitivamente toda medicación, podrían poner en peligro la mejoría alcanzada e incluso su libertad.

Podemos afirmar que no se ha curado, pues no había nada que curar. Tan solo hacía falta eliminar una perniciosa medicación para tratar una inexistente enfermedad. Creada por votación y diagnosticada subjetivamente, sin el criterio científico más elemental.

También afirma por experiencia que los medicamentos acaban produciendo los síntomas que globalmente pretenden combatir: letargia, insomnio, depresión, alucinaciones, ideas suicidas, etc. Todos estos problemas los sufrió y todos ellos se describen en los prospectos de dichos fármacos. En el caso del medicamento Lamotrigina, hay, además, relación temporal, ya que pasaron tres meses desde que le introdujeron este fármaco, cuyo prospecto alerta de “ideas de autolesión o suicidio” y hubo un posterior intento de suicidio.

Es comprensible que unas circunstancias de estrés y pérdida de un familiar alteren el estado de ánimo. Pero en ello se basaron para diagnosticarle una enfermedad crónica imaginaria y recetarle una medicación que a largo plazo se convirtió en una bola cada vez mas grande; cada vez le recetaban más medicamentos, la mitad para mitigar los efectos secundarios producidos por los otros.

Según concluye ella misma, ve claramente que ir a la consulta de un psiquiatra hace 29 años fue un paso nefasto.

Recetas con harina de garbanzos

Como dije en el post estoy probando nuevas recetas elaboradas con productos que tienen muchas posibilidades pero que son bastante desconocidos en las recetas tradicionales.

Harina int. de Garbanzos de Cult. eco.(Sin Gluten)

Hoy le ha tocado el turno a la harina de garbanzos. Esta harina reune varias virtudes, lo que hace su uso muy interesante.

1 – Puede suplir perfectamente el huevo en muchas recetas, incluida la clásica tortilla, como luego veremos.

2 – No contiene gluten, lo que la hace muy interesante teniendo en cuenta la nueva plaga de personas que, debido a problemas intestinales y enfermedades autoinmunes, acaban formando parte del numeroso batallón de celiacos, y no pueden probar nada que tenga gluten. Aunque ellos piensan que su incapacidad para asimilar el gluten es incurable, la realidad es que podrían volver a la normalidad restaurando su flora intestinal y curando sus enfermedades.

3 – Tiene un sabor muy agradable y realza cualquier receta.

4 – Otra de sus virtudes es que, aunque quede cruda o poco hecha, no resulta indigesta.

Tanto esta harina como las que uso para hacer pan, son de los productores de alimentos ecológicos de Rincón del Segura. He hablado con ellos para que tengan un detalle con los lectores de este blog, y han accedido a no cobrar el porte para todos los que compren 20 kilos de productos o más. A los que compren menos les cobrarán la mitad del precio del porte habitual.

Al hacer el pedido, hay que poner de parte de Francisco Llinares o Escuela de Salud, y tendrán esa atención.

Vamos a ver tres recetas con esta harina:

TORTILLA SIN HUEVO

Tengo que decir que nadie que vea la tortilla hecha puede imaginar que no lleva huevos. Incluso algunos que la prueben sin fijarse mucho no se darán cuenta, pues el sabor es muy parecido. Seguir leyendo

Cómo hacer col fermentada casera (chucrut, sauerkraut)

En el artículo anterior hemos hablado de las ventajas de preparar caldo de col fermentada en casa. También hablamos de los beneficios para la salud que aporta el consumo de col fermentada, pues es el mejor probiótico que existe sin ninguna contraindicación. Aquí lo pueden leer los que todavía no lo hayan visto   Jugo de col fermentada (chucrut, sauerkraut) con agua de mar

Aunque la col fermentada normal es un poco más engorrosa de preparar, vamos a ver cómo se hace, pues hay personas que prefieren el sabor y la textura de la col fermentada de toda la vida.

Se necesitan pocos ingredientes: col blanca lisa que no esté mustia y entre 20 y 25 gramos de sal de buena calidad por cada kilo de col.

IMG

Como se puede ver en la foto, he buscado un bol de cristal que entra dentro del tarro, pero no totalmente. La idea es que ese pequeño bol haga presión sobre la col para que no pueda subir por encima del caldo. El tarro tiene que quedar totalmente lleno para evitar que quede aire dentro y puedan producirse hongos o moho. En la última foto se ve cómo queda el invento cuando está terminado.

tablaHay que cortar la col en tiras muy finas. Las personas que tienen un procesador de comidas que puede cortar tiras les irá bien. El resto tendrán que usar un cuchillo grande que esté afilado.

caldoUna vez que la col está cortada, se le añade la sal correspondiente y se le da un masaje. Se va estrujando con las manos o se machaca un poco hasta que la col va soltando el caldo que se ve en la foto. La col tiene que fermentar cubierta por su propio caldo, no se debe añadir ningún otro líquido.

terminado

Aquí se ve el tarro totalmente lleno de col. Cuando ya está lleno, en la parte superior se ponen dos hojas enteras de col. El pequeño bol las presiona y mantiene las tiras de col cortada siempre debajo del caldo. Encima del bol se pone una botella de agua o cualquier otro peso que mantenga el bol ejerciendo presión y no deje que baje el nivel del caldo del tarro y pueda entrar aire.

Una vez todo a punto, sólo hay que esperar entre 4 y 6 semanas para poder degustar una deliciosa col fermentada. Una vez que se saca del tarro, se pone en la nevera y dura mucho tiempo sin estropearse, pues sigue estando viva y mantiene todo su potencial benéfico para la salud.

Algunas personas le añaden algunas especias (bayas de enebro, granos de pimienta, etc.). Yo prefiero el sabor limpio de col fermentada. Uno de los grandes genios decía que lo que es perfecto no se puede mejorar, y el sabor de una buena col fermentada en casa es dificil de mejorar.

¡Que aproveche!

Jugo de col fermentada (chucrut, sauerkraut) con agua de mar

La col fermentada es uno de los mejores probióticos que existen, con la ventaja añadida que se puede tomar en grandes cantidades sin ninguna contraindicación. Tomando un litro de caldo de col fermentada al día se curan las úlceras en pocas semanas; en cambio, si usáramos otro probiótico como el kéfir, tomar un litro acarrearía inconvenientes y, al tomar menos cantidad, los efectos tardarían más tiempo en llegar.

La lista de beneficios que aporta el consumo de col fermentada es infinita:

1 – Contiene hierro, calcio, fósforo y magnesio.

2 – Tiene vitamina A, B1, B2 y mucha cantidad de vitamina C.

3 – Restaura la flora intestinal, es alcalinizante y mejora la absorción de nutrientes.

4 – Es muy útil para aportar un sabor agrio a muchas recetas sin caer en incompatibilidades. Si usamos vinagre, no es nada sano y si usamos zumo de limón, es muy imcompatible con la mayoría de platos. La col fermentada es un sabor agrio que, en vez de caer mal, favorece la digestión.

5 – Todas las plantas cruciferas inhiben el crecimiento del cáncer, pero en el caso de la col fermentada lo inhibe con mucha más potencia.

6 – Curiosamente, va bien tanto para los que tienen diarreas como para los que sufren de estreñimiento. Es lógico, pues al restaurar la flora y el pH, se normalizan todas las funciones.

7 – Desintoxica y limpia el cuerpo, incluyendo el hígado

8 – La deben tomar obligatoriamente todas las personas que han sido sometidas a tratamientos con antibióticos, para restaurar la flora intestinal que han destrozado los “anti-vida”. Es lógico: contra los efectos de los ANTI-bióticos, hay que usar PRO-bióticos (ANTI = matan la vida, PRO = favorecen la vida).

El tema de mantener una flora intestinal en perfecto estado tiene una importancia enorme. Cuando los medicamentos arrasan la flora intestinal, producen el primer paso de una cadena de consecuencias con resultados muy graves, que, como a simple vista no están relacionadas, los enfermos piensan que se deben a causas separadas e inconexas.

El guión de la película de terror se desarrolla más o menos de esta forma: cuando se rompe el delicado equilibrio de la flora intestinal, se produce una proliferación descontrolada de hongos cándida. Los hongos producen una larga lista de problemas físicos, de los que algunos son diagnosticados como mentales. Los más graves son los siguientes:

  •  Los hongos generan muchas toxinas que ensucian el cuerpo y producen otras enfermedades, alergias e intolerancias.
  • En algunos casos, los hongos debilitan las paredes del intestino, que al inflamarse causan los graves problemas del intestino permeable.
  • El intestino permeable junto con los hongos cándida son los principales causantes de todas las enfermedades autoinmunes, que se están convirtiendo en una nueva plaga con catastróficos resultados para la sociedad.

Cuántas enfermedades crónicas y cuánto sufrimiento se podría evitar con el simple acto de tomar un vaso de caldo de col fermentada todos los días.

Lógicamente, la col fermentada que se puede comprar ha sido pasteurizada y ya no puede aportar los benéficos resultados que se han descrito. Afortunadamente es muy sencillo, rápido y barato hacerla.

Hay dos maneras de disfrutar de los milagrosos resultados de la col fermentada, haciendo caldo de col mezclada con agua y haciendo col fermentada con sal sin añadirle agua.

La col fermentada normal lleva algo más de trabajo y luego hay que esperar entre 4 y 6 semanas para poderla comer. Estoy haciendo pruebas y cuando haya probado las diferentes posibilidades ya pondré aquí el método y los resultados. De momento, ya he hecho varias veces el caldo de col fermentada, que en dos minutos se hace para toda la semana y en 3 ó 4 días ya se puede tomar.

COMO HACER CALDO DE COL FERMENTADA

Hay 3 clases de repollo, el rizado, el liso y el morado. Para la col fermentada hay que usar el liso. Pongo la foto para evitar dudas.

Se coge un kilo de repollo limpio y se corta en el vaso de una batidora. Si no cabe, se hace en dos veces.

Se le añaden 1.250 litros de agua de mar y 0.750 de agua destilada (los que no tengan o no quieran usar agua de mar, pueden poner dos litros de agua destilada y 50 gramos de sal marina de buena calidad).

Se tritura todo bien y la mezcla se pone en un tarro de cristal de una capacidad de tres litros o más.

El tarro se deja tapado pero sin apretar la tapa para que pueda salir el gas que se produce en la fermentación. Debe estar en un sitio en el que la temperatura se aproxime a los 20 grados. Si la temperatura es menor, puede que tarde algún día más en estar terminado el proceso.

Despúes de 3 ó 4 día (según temperatura), se cuela el caldo y se pone en tarros en la nevera. La pulpa de la col se pone en otro tarro para usarla encima de los platos, ensaladas o para darle el sabor agrio a los gazpachos o purés, al mismo tiempo que aumenta sus nutrientes y digestibilidad.

En todos los países fríos en los que se come mucha carne y productos fuertes comen casi todos los días col fermentada. Al igual que en las recetas antiguas que van cargadas de carne, en todas se incluye la col, pues es una manera de poder digerir platos fuertes y pesados.

Al preparar la col fermentada con agua de mar en vez de con agua normal conseguimos un doblete: al tomar un vaso obtenemos los beneficios del mejor probiótico y todos los minerales en forma coloidal y biodisponibles del agua de mar. De esta forma, las personas reacias a tomar muchos líquidos, pueden ingerir todas las propiedades de dos vasos en uno solo.

Este maravilloso caldo regenerador de la salud tiene todas las ventajas: buenísimo de sabor, bonito de color, barato, rápido y cómodo de preparar, fácil de conservar y sin ninguna contraindicación para ninguna enfermedad conocida.

Que aproveche.

Pan dulce con harina de algarroba

Cada diez años aproximadamente me pide el cuerpo probar recetas nuevas, y hace unas semanas que he empezado a probar variaciones sobre recetas tradicionales o me invento directamente algún plato que nunca había hecho. Las recetas nuevas que no me gusten dejaré que se olviden en la noche de los tiempos, y las que salgan buenas las iré poniendo aquí.

Hoy le ha tocado al pan dulce con harina de algarroba. Este pan se puede comer directamente con fruta, pero lo he hecho con la idea de usarlo también como base para luego hacer pastelitos o natillas con unas rebanadas de este pan. Quiero probar con varias leches vegetales y con otras cosas que le aporten otros sabores: horchata de chufas, leche de coco, gofio, malta (cebada tostada), cascarilla de cacao, etc., para elaborar dulces que puedan hacer la delicia de los niños de todas las edades y que no contengan ni leche, ni huevos, ni azúcar, ni chocolate. Haré varias pruebas y pondré aquí las combinaciones que me hayan gustado más.

Aquí se puede ver el resultado del pan. Desgraciadamente no se puede oler y saborear.

PAN CON ALGARROBA

PAN DE ALGARROBA CORTADO

Como queda muy esponjoso, quitando la corteza podrá imitar bastante bien la base de un bizcocho de chocolate sobre la que se puedan montar cosas que resulten a la vez sanas y apetitosas.

INGREDIENTES

650 gramos de harina integral de trigo de cultivo ecológico*

50 gramos de harina de algarrobas de cultivo ecológico (aunque tiene muy buen sabor, el próximo pan que haga probaré con 100 gramos)

20 gramos de levadura de panificación

medio litro de zumo de mandarinas

4 cucharadas de miel.

El pan, una vez cocido, pesa 1200 gramos.

Tanto la harina de trigo como la harina de algarroba son de los productores de alimentos ecológicos de Rincón del Segura. Los conozco de hace décadas y son gente de confianza. He hablado con ellos para que tengan un detalle con los lectores de este blog, y han accedido a no cobrar el porte para todos los que compren 20 kilos de productos o más. A los que compren menos les cobrarán la mitad del precio del porte habitual.

Al hacer el pedido, hay que poner de parte de Francisco Llinares o Escuela de Salud, y tendrán esa atención.

Hacer un pedido de 20 kg es fácil, pues tienen una amplia gama de productos de excelente calidad. Incluso tienen agua de mar embotellada Lactoduero para los que viven lejos de la costa. Estoy haciendo pruebas de col fermentada con agua de mar, pronto pondré el resultado de los experimentos.

* La harina integral de trigo que he usado contiene el germen del grano. Es importante que no se le haya quitado el germen, pues tiene muchos nutrientes. Eso lo podemos comprobar de una manera muy sencilla: si dejamos en casa a temperatura ambiente harina que contenga el germen de trigo y otra que se lo hayan quitado, comprobaremos que las polillas van sólo a la que contiene el germen. Ello es debido a que la polilla no es tonta, y sabe dónde están los mejores nutrientes.

Cuando hace calor, este tipo de harina se debe conservar en el refrigerador, pues sino se apolilla enseguida. Pero vale la pena tener esa incomodidad a cambio de todas las maravillas que contiene el germen de trigo y que se puede consultar en Internet.

Gráficos muy completos sobre las vacunas

En este blog se ha escrito mucho sobre vacunas y autismo. Puede que sea un vano intento de salvar a algunos niños inocentes de la falta de profesionalidad de sus pediatras. Tengo que admitir que los resultados han sido escasos, pero más vale que se hayan salvado unos pocos que ninguno.

A pesar de que sobre las vacunas ya se ha dicho casi todo, ha caído en mis manos un informe con unos gráficos de buena calidad muy completos, y no he podido resistir la tentación de airear el documento.

Es un documento de treinta páginas, que se puede ver aquí.

Tiene los clásicos gráficos que demuestran que las vacunaciones empezaron cuando las enfermedades ya habían remitido a niveles muy bajos, debido a la implementación de medidas de higiene, una mejor conservación de los alimentos y una alimentación más variada que impide las carencias alimentarias de nutrientes esenciales.

Pongo un ejemplo, pero recomendando encarecidamente ver el documento entero y guardarlo para volverlo a mirar cada vez que se olvide, sobre todo, antes de vacunar.

primera

También incluye gráficos que demuestran la inutilidad de las vacunas, pues se producen brotes de enfermedades en poblaciones vacunadas casi en su totalidad.

 

segunda

Y, por último, demuestra que, a pesar de que las vacunas son tan poco efectivas para prevenir enfermedades, conservan intactos sus terribles efectos indeseados. Como, por ejemplo, que el 70% de las muertes súbitas infantiles ocurran en las tres semanas posteriores a la vacuna. O que las enfermedades inflamatorias del intestino (*) ocurran diez veces más entre los vacunados que en los no vacunados.

 

tercera

(*) Estas enfermedades producidas por las vacunas y los antibióticos son la nueva plaga bíblica del siglo XXI. A veces las producen directamente y otras veces producen primero los hongos cándida, que ayudan a completar el cuadro. Lo peor de este tipo de enfermedades es que, siendo graves, preparan el terreno para otras enfermedades más graves todavía: esclerosis múltiple, intestino permeable, todo tipo de alergias e intolerancias (la más famosa, al gluten).

Estos enfermos, la mayoría mal diagnosticados, caen en manos de unos profesionales que no saben curar ninguno de estos problemas y convierten la vida de estos pacientes en un infierno sin salida.

Lo que empezó con unas aparentemente “inofensivas vacunas”, acaba arruinando la vida de mucha gente. Lo peor es que se vulnera el principio del consentimiento informado, pues ningún sanitario que pone vacunas advierte de los riesgos que conllevan. Malamente puede alguien dar su consentimiento informado si  no le han informado de nada.

 

Pan amasado con zumo de tomate

Como a los catalanes les encanta el pan con tomate, se me ocurrió hace poco probar el hacer pan amasado con zumo de tomate en vez de agua. Como me ha gustado mucho, voy a poner la receta para que todos puedan disfrutar de este manjar.

Hay unas panificadoras caseras que cuestan poco dinero y te regalan libertad. Pones los ingredientes, seleccionas el programa y te vas. Alrededor de las 3 horas vuelves y tienes un pan recién hecho.

El que no tenga la máquina, le aconsejo una de las que tienen dos paletas para amasar. El pan es más grande y tiene un tamaño parecido al de molde. Salen unos panes que pesan más de un kilo, que huelen a gloria y saben a juventud.

Cuando los saco calientes, los dejo encima de una rejilla, para que el propio calor no se condense y moje el culo del plato

Si no se va a comer en dos días, se pueden congelar unos trozos y luego recupera la textura de recién hecho.

INGREDIENTES

 Unos 600 gramos de harina integral para pan.

0.4 litros de zumo de tomate.

0.1 litros de aceite de oliva (entre el zumo y el aceite medio litro).

20 gramos de levadura de pan.

Sal a gusto.

Se echan todos los ingredientes a la máquina. Si la masa se ve muy blanda, se corrige añadiendo algo de harina a la máquina mientras amasa. Cuando la masa tiene la consistencia adecuada, se tapa la máquina y puedes jugar al tenis mientras termina.

Aquí se puede ver el resultado final.

Los que quieran oler y degustar

tendrán que amasar.

03012010104

03012010111

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 350 seguidores