Archive for the ‘Grandes timos’ Category

Creencias, creyentes y crédulos

Krishnamurti decía que entre creer en Dios o emborracharse no hay ninguna diferencia. En ambos casos se evade la realidad. El borrachín bebe para olvidar las penas, y el creyente le pide a Dios que le aparte el amargo caliz de las consecuencias de sus propios actos.

Lo peor de las evasiones de la realidad es que, cuando los problemas se posponen, tienden a agrandarse y agravar sus consecuencias.

Todas las creencias se asientan sobre los defectos atávicos humanos para disfrazarlos de virtudes, pero, desgraciadamente, nunca consiguen su propósito.

Teniendo en cuenta que este blog se llama “Escuela de Salud” y todas las creencias sin excepción perjudican gravemente la salud, además del bolsillo, he confeccionado una lista de las creencias más habituales, ya que, conociéndolas, se tendrá alguna oportunidad de evitar que exploten en la cara.

CREER EN DIOS O NO CREER

La creencia en Dios es posiblemente la creencia más extendida sobre el planeta. En segundo lugar, puede que se encuentren los que no creen en Dios, que es otra creencia, pues no creer en algo sin poder comprobarlo es otra creencia.

A un NO creyente como yo, no le gusta creerse cosas, por muy placenteras o satisfactorias que puedan resultar. Lo más sensato para la salud, el dinero y la felicidad es aceptar la realidad, LO QUE ES, que es lo único sagrado e inmutable. El que Dios exista o no, no tiene relevancia para la vida, por tanto, es una pérdida de tiempo tratar de averiguar la verdad sobre el asunto.

De todas formas, si existiera un Ente parecido a lo que se suele llamar Dios, mi mente no podría entenderlo, y menos relacionarse con Él. La palabra “Teología” es un oxímoron de una sola palabra. No se puede conocer ni estudiar a Dios, por el mismo motivo que una hormiga no puede ser astronauta. Nunca podré comprender algo que ni conozco ni puedo definir, pues para definir a Dios tendría que reducirlo y empotrarlo en mi espacio dimensional y, cuando lo hubiera hecho, mi definición no tendría nada que ver con el Dios real.

Hasta hace pocas décadas, la mayoría de los creyentes lo eran de entes espirituales con diferentes nombres, cualidades y culturas. Pero eso ha pasado de moda, y ahora ser creyente de esas entidades queda mal visto por grandes sectores de la sociedad. Pero como la necesidad de las creencias que permitan evadir la realidad sigue estando ahí, millones de personas han cambiado las creencias religiosas por otras, aunque igual de fantasiosas e infantiles.

Curiosamente, los nuevos creyentes de cosas materiales son igual o más fanáticos que los otros.

Voy a enumerar a continuación una lista de los nuevos dogmas materiales de fe, por si alguno de los nuevos creyentes quiere apostatar de su nuevo credo, que al menos tenga unas referencias en las que apoyarse. Es mi obligación avisarle que, en las nuevas creencias, a la terecera frase discordante ya te han excomulgado y, a diferencia de la religión, la exclusión del grupo de estos creyentes es a perpetuidad.

EL CÁNCER Y LOS TRATAMIENTOS OFICIALES

Qué es el cáncer, cómo se forman o crecen los tumores, los avances en la curación del cáncer y los tratamientos oficiales: cirugía, quimio y radio (amputar, envenenar y quemar). Estos son los pilares de la nueva doctrina. A los creyentes se les exige una fe ciega en cualquier afirmación que haga la Farmafia sobre el asunto. Si alguien pregunta por alguna evidencia científica que respalde las buenas nuevas que nos traen cada día los profetas de este nuevo testamento, se le considerará un peligro público que crea alarma social con sus preguntas y debe ser censurado.

Para los apóstoles de esta religión, los enfermos son considerados como personas incapacitadas mentalmente para tomar decisiones sobre su destino. Por tanto, cualquiera que ponga en duda el catecismo oficial debe ser censurado para evitar que los enfermos pudieran hacerle caso y abandonar los tratamientos inquisitoriales propuestos por el alto clero de la oncología.

Al igual que la Iglesia venera la reliquia del “Santo Prepucio” sin que haya ninguna evidencia científica de que ese trozo de carne formó parte del pene de Jesús, también tenemos que venerar los nuevos tratamientos mortíferos para el cáncer, aunque nunca nos presenten evidencias de los resultados. Que cada año mueran más personas que el año anterior contradice las afirmaciones de que cada año se cura un porcentaje mayor de enfermos, pero, como diría Homer Simpson: ¿qué vas a creer, lo que yo te digo o lo que ven tus ojos?

EL SIDA

Con el Sida sirve todo lo dicho con el cáncer. Varios premios Nobel que han dicho que el VIH nunca ha sido aislado, han sido excomulgados de la comunidad científica y castigados al infierno de la falta de subvenciones para investigar.

LA HEPATITIS C

Esta creencia ha provocado procesiones delante del Ministerio de Sanidad para que el Gobierno destine miles de millones a comprar los nuevos “milagros”. Antiguamente los milagros eran gratuitos, pero en las nuevas religiones los milagros los venden a precios prohibitivos. El verdadero milagro es que todavía haya suficientes tontos pagando impuestos para sufragar semejante despilfarro (yo estoy incluido en los tontos, aunque nunca he usado ningún “milagro” de la Farmafia).

LAS VACUNAS

La creencia en que las vacunas salvan millones de vidas es, posiblemente, el mayor crimen contra la humanidad que jamás se haya perpetrado.

Entre el grupo de creyentes en las vacunas se encuentran los más fanáticos y radicalizados. Muy a menudo intentan imponer por la fuerza sus absurdas teorías y panfletos, obligando a seres inocentes a inocularse venenos potentes que no han demostrado su eficacia nunca.

Los apóstoles de esta creencia son talibanes biológicos peligrosos, que no sólo están arruinando la vida de millones de niños en el mundo, sino que pueden estar poniendo los pilares para la degeneración progresiva e irreversible de la especie humana.

********

Vamos a enumerar otras creencias que, aunque no están directamente relacionadas con la salud, también perjudican la salud indirectamente.

EL ESTADO DE BIENESTAR

Lógicamente, esta creencia debería llamarse EL BIENESTAR DEL ESTADO, pero con ese nombre auyentaría a los nuevos adeptos.

Es mucho más coherente creer en los Reyes Magos, el Ratoncito Perez y el Ángel de la Guarda, que creer en el Estado de Bienestar administrado por políticos corruptos y ladrones.

La teoría se basa en que todos los que nunca hayan producido nada, ni cotizado, ni trabajado en su vida, tendrán derecho a disfrutar de bienes y servicios que no están al alcance de los trabajadores mileuristas. Vivienda, educación, sanidad, operaciones de cambio de sexo y asistencia psicologica los días que sale nublado, serán ilimitadamente gratuitas para cualquier persona de cualquiera de los cinco continentes. España es un país tan extremadamente rico, que puede financiar las necesidades o caprichos de cualquier ciudadano del mundo mundial.

El mero hecho de proponer algo tan demencial, a todas luces imposible, amén de insostenible, ya demuestra sin lugar a dudas las preclaras mentes que dirigen los destinos de este desdichado país. Pero lo que ya roza con lo inaudito es que un grueso porcentaje de la población, no sólo comulgue a pies juntillas con tan descabellada propuesta, sino que exija que se aumente el despropósito hasta que esa opereta devenga en tragedia.

Cualquier extraterrestre se quedaría anonadado ante semejante actitud de los seres humanos, porque sería como admitir que 2+2 en manos de los políticos, equivalen a 368. Cuando la realidad es que 2+2 en manos de los políticos suman 3.

Como yo conozco muy bien a mi especie, no en vano me llevo relacionando con ellos desde que nací, yo podría explicarle al ET cómo los homo sapiens (título inmerecido y rimbombante donde los haya) llegan a tan estrambóticas conclusiones: llevamos unos 30 años que a los niños y jóvenes se les vienen enseñando sus derechos, sin que nadie jamás les haya mencionado de pasada ninguna de sus obligaciones. Se les ha cambiado la escala de valores humanos por un catálogo de caprichos. Han aprendido el precio de las cosas, pero no su valor ni el esfuerzo necesario para producirlas. Cuando alguien ha sido criado en esa vida irreal, es lógico que confunda la fantasía que ha vivido desde que nació con la realidad, puesto que no ha conocido nada más. En este caso, más que decir que son creyentes de teorías falsas, sería más razonable decir que sufren el síndrome de Estocolmo, pues sus mentes han sido secuestradas desde que nacieron y adoctrinadas para creer con rotundidad que los burros vuelan.

Desgraciadamente, en la situación actual esta generación prefiere que les corten un brazo, antes que poner los pies en el suelo, asumir la realidad y responsabilizarse de las consecuencias de sus actos.

EL CALENTA-MIENTO GLOBAL

Esta religión actúa igual que la Iglesia Católica, eleva a palabra de Dios lo datos que benefician su estafa y condena a la hoguera a todos los que le llevan la contraria como apócrifos.

También utiliza el sentimiento de culpabilidad de la plebe para que expíen su culpa soltando generosamente su pasta en aras de la causa. Que inmolen el producto del sudor de su frente en el altar del sacrificio al Dios CO2.

Debido a que el calentamiento cada día es más dificil de creer, se le ha cambiado el nombre al santo patrón y ahora le llaman cambio climático.

El Papa de esta religión es Al Gore, que contamina más en un mes de su vida de pecado climático que yo en toda mi vida.

LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Casi nadie se atreve a hablar de este tema, pues han sido amamantados con el “pensamiento políticamente correcto”, pero como yo sigo pensando que soy un ser libre, y creo en la libertad de expresión, cuando veo injusticias, inmoralidades o discriminaciones, suelo decir lo que pienso.

Cualquier observación que haga alguien sobre esta ley absurda, inconstitucional, discriminatoria, que conculca la presunción de inocencia y que exime al que acusa de la carga de la prueba, es respondida automáticamente con los insultos de facha, machista, etc.

Mi opinión es que el fin no justifica los medios, sino que el fin siempre es la prolongación de los medios que se hayan usado.

La desigualdad no se soluciona desigualando el otro platillo de la balanza.

La discriminación no termina imponiendo otra discriminación, aunque se la califique de positiva.

La violencia no se termina cometiendo injusticias, pues las injusticias flagrantes cometidas sobre personas con una mente inmadura suelen desembocar en más violencia empujada por la sed de venganza.

Todas las instituciones que viven y recaudan millones con la religión de género no están interesadas en que termine dicha violencia, pues supondría su desaparición. Por eso se comportan igual que la Farmafia: proponen tratamientos que nunca erradicarán la enfermedad, sino que mantendrán a la víctima dependiente de ellos.

Hay muchas formas de intentar reducir la violencia entre hombres y mujeres, pero generar injusticias no es una de ellas.

Ahora se ha aprobado un presupuesto de mil millones para esa causa. Yo que vivo de hacer pronósticos, voy a pronosticar que, a pesar de ese dineral, dentro de cinco años el número de mujeres asesinadas no habrá descendido en absoluto. Mi predicción la baso en dos razones fundamentales:

1 – El dinero no se va a destinar a cosas útiles que podrían ayudar, sino a alimentar al monstruo que vive del presupuesto y que se dedica a perpetuarse a sí mismo.

2 – El número de mujeres que mueren a manos de sus parejas es de los más bajos del mundo, y reducirlo a cero es imposible. Aunque todos los hombres fueran un dechado de virtudes, siempre hay alguien que tiene una mala borrachera o un mal viaje de drogas, y mata a su mujer como podría haber matado al vecino del quinto si se hubiera encontrado en su casa. Otro motivo comprobado que produce violencia es el consumo de psicofármacos, que la gente toma como si fueran gominolas.

Si se dedican mil millones para erradicar algo que provoca 50 muertes al año, ¿cuántos millones habría que presupuestar para prevenir la muerte de 68.000 personas que mueren al año por obesidad? ¿O es que estas muertes son de ciudadanos de segunda clase? ¿Cuántos recursos se deberían destinar para controlar y vigilar los medicamentos, que suponen la tercera causa de muerte?

Si alguien tiene alguna objeción que hacer a mis desvaríos, algún estudio científico que mostrar que contradiga este artículo o prefiera insultarme directamente, los atenderé a todos gustosamente en los comentarios.

Anuncios

Grandes Timos: el timo de la tiroides

Hace 30 años no conocía a nadie que tuviera problemas de tiroides, ahora el asunto se ha convertido en una plaga.

El aumento brutal de personas a las que les han dicho que tienen problemas de tiroides se debe fundamentalmente a los siguientes motivos:

1 – Aumento brutal de radiaciones en la zona de la tiroides: mamografías, uso del móvil sin contemplaciones, radiografías de la dentadura, vivir sumergidos en wifi las 24 horas.

2 – Alimentación desastrosa con carencias graves de nutrientes esenciales y repleta de productos químicos y tóxicos ajenos a la fisiología humana.

3 – Drogas de todos los colores y densidades, desde las mal llamadas blandas a las mal llamadas duras. Las drogas no se deberían clasificar según el tiempo que tardan en matarte, sino por el grado de estupidez necesaria para consumirlas por primera vez. Que el agua del Manzanares contenga cocaína nos puede dar una idea de lo implantada que está la idiocracia en Ex-paña.

4 – Y la más importante: que la Farmafia va ajustando los niveles para que el 80% de la población se puedan considerar enfermos y ser tratados de por vida con venenos sintéticos.

En este vídeo lo explica muy bien el Dr Carlos Amodei, y, de postre y por el mismo precio, habla del timo del colesterol y las vacunas. No conocía a este hombre, pero me gustan los términos que usa para para hablar de los farmafiosos.

En este otro vídeo habla de un surtidito de temas muy interesantes. A mí me ha gustado.

Habemus Tribunal de la Santa Inquisición Médica Colegial de España

Leyendo el blog de Josep Pámies, me he tropezado con el informe del consejo general de colegios oficiales de médicos, en el que se han arrogado la potestad para dictaminar sobre vidas y haciendas de los seres humanos que se creían libres.

Lo primero que me ha resultado curioso es que la persona que preside el Tribunal de la Santa Inquisición Médica de España, D. Emilio José Molina, no sea médico sino informático.

omc2

Que conste que no tenga nada contra los informáticos, pero es curioso que con esa profesión ostente la retahíla de cargos que van detrás de su nombre. Si no fuera un documento oficial, pensaría que esos cargos se han puesto como una broma o una tomadura de pelo.

El resto de los integrantes tienen el título de Doctor, y estoy seguro que hacen esto con buena intención, pero seguramente no han profundizado en las cloacas de su profesión lo suficiente como para haber llegado al poso nauseabundo que hay en el fondo del barril.

Copio un par de páginas del documento.

omc1

omc3

Aunque el documento tiene 38 páginas, se puede resumir en un párrafo: el Santo Tribunal dice que los sinvergüenzas de los charlatanes y curanderos que engañan a la gente con productos y pseudoterapias que no están respaldadas por la evidencia científica, se aprovechan de los tontos e ignorantes (así consideran a todos los que osan buscar alguna alternativa a la medicina oficial). Como está feo que los pícaros se aprovechen de los tontos, hay que prohibir, censurar, encarcelar o quemar en la hoguera a los herejes que pongan en duda los panfletos oficiales con los que la industria adoctrina a los estudiantes de medicina.

El citado informe, aunque inquisitorial, se podría tolerar si todos los actos médicos, tratamientos y medicamentos que aplica la medicina oficial estuvieran respaldados por la evidencia científica demostrada con estudios que hubieran cumplido todos los protocolos. Desgraciadamente para los “pacientes” (nunca mejor empleada la palabra), la medicina oficial ejerce la más peligrosa de todas las pseudoterapias, con los agravantes de abuso de poder, alevosía y desprecio absoluto de las libertades individuales y los derechos humanos.

Se pasan el día hablando de la única medicina científica basada en la evidencia, pero hay que creerse todo lo que digan sin que se molesten en poner un miserable enlace en el que se pueda consultar el estudio científico que respalda cada medicamento o cada tratamiento. O sea, alardean de ciencia, pero para suministrar pruebas apelan a la fe.

Conclusión: la medicina oficial es una nueva religión basada en la fe de los pacientes. Esta afirmación se basa en la siguiente comparativa entre medicina y religión:

– Tanto la religión como la medicina moderna se basan en dogmas de fe que no hay que demostrar: hay que tener fe en que el VIH existe, aunque nadie lo haya aislado. Hay que creer que la quimioterapia cura el cáncer, aunque la terca realidad demuestre lo contrario. Hay que acatar lo que dicen los libros de medicina, aunque los hechos los desmientan. Y una larga lista de etcétera.

– Las dos instituciones celebran ceremonias y rituales sin mediar motivo que los haga necesarios: vacunas, chequeos, mamografías, analíticas, revisiones ginecológicas, etc.

– Los ministros de ambas religiones usan una ropa que los distingue del público cuando están oficiando. También procuran usar un lenguaje ininteligible para que los no iniciados queden al margen (durante muchos años estuvo prohibida la traducción de la Biblia a las lenguas vulgares para que sólo el círculo cercano de iniciados tuviera acceso y, sobre todo, para que el vulgo tuviera que creer lo que le decían sin poder comprobarlo).

– Las dos censuran e impiden la libertad de expresión en las épocas en las que se les permite. El poder que ha perdido la Iglesia en esa parcela lo ha recogido y lo detenta ampliamente la medicina dirigida por la industria.

– Los creyentes de una peregrinan a Tierra Santa o a Lourdes; los de la otra van sumisos a inmolar sus ahorros a Houston. El porcentaje de curaciones es similar, el coste no.

– Ambas se nutren de seguidores, debido al miedo a morir de sus prosélitos. Y aunque una de ellas ofrece una vida más larga, no puede competir con la otra que promete una vida eterna.

Como la mayoría de los que lean esto también ven la tele, no se van a creer que cualquiera que tiene un título en la pared y se pone una bata blanca sea capaz de recetar o aplicar cualquier tratamiento que no tenga una sólida evidencia científica. Mi recomendación es que a todos los que presumen de ciencia y evidencia les pidan unas sencillas referencias primarias sobre cosas cotidianas.

Pongo unos cuantos ejemplos:

1 – Referencia del aislamiento del VIH (si alguien os pasa alguna referencia, hacer el favor de copiarla aquí y yo os diré por qué no es correcta).

2 – Estudio que demuestra la validez del test de VIH.

3 – Demostración de que el VIH puede contagiar a personas sanas.

4 – Evidencia de que el contagio con VIH puede provocar alguna enfermedad.

5 – Estudio que demuestre que la quimio cura el cáncer.

En vez de demostrar que cura,  La sociedad americana del cáncer admite que los tratamientos convencionales del cáncer causan más cánceres

6 – El aislamiento del virus de la hepatitis C, además de demostrar que se contagia y crea una enfermedad.

7 – Mencionar de pasada el timo del colesterol y los problemas que han causado las estatinas. Hasta el programa de la Noche Temática de la 2 le dedicó un espacio a desmontar el chiringuito del colesterol y su desastroso tratamiento. Desgraciadamente el vídeo ya no está disponible

8 – También sería interesante conocer las evidencias científicas que utiliza la psquiatría para envenenar y provocar adicción a un 20% de la población.

El manual DSM, en el que los psiquiatras se ponen de acuerdo por votación en aumentar el número de enfermedades todos los años, es peor que El Malleus Maleficarum (del latín: Martillo de las Brujas), que usaba la Inquisición. Van definiendo como enfermedades mentales comportamientos normales del ser humano y cada día lo hacen empezando desde más temprana edad.

Lo más terrorífico de las estadísticas de la gente que utiliza psicofármacos es la distribución por edad.

Datos de Estados Unidos

Drug Class: Age Group: Number of People:

All Psychiatric 0-5 Years – 1,080,168

Drugs Breakdown:

0-1 Years 274,804
2-3 Years 370,778
4-5 Years 500,948
6-12 Years 4,130,340
13-17 Years 3,617,593
18-24 Years 5,467,615
25-44 Years 21,029,136
45-64 Years 28,143,196
65 Year + 17,404,930
Grand Total 78,694,222

Que 70 millones de personas escapen de la realidad utilizando estas drogas me parece normal en la sociedad actual. De hecho, casi el 100% de la población mundial utiliza drogas para no enfrentarse consigo mismo y con la realidad cotidiana. Lo que se puede considerar un crimen contra la humanidad es la administración de estas drogas a 5 millones de niños menores de 12 años, que por su edad no han tomado la decisión de drogarse ni necesitan escaparse de ninguna realidad.

Para calificar la inmoralidad de drogar a 274.000 menores de un año, el diccionario de la real academia de la lengua no dispone de los insultos adecuados. ¿Cómo se diagnosticará de ansiedad a un pobre inocente de menos de 12 meses? ¿Porque chupa frenéticamente el chupete?

Seguramente nunca nos aportarán las evidencias científicas para el uso indiscriminado de psicofármacos, pero, a cambio, tenemos el siguiente libro que nos ofrece todos los estudios científicos necesarios para saber que no se deberían usar.

9 – Ya es de dominio público que las mamografías indiscriminadas causan más cánceres de los que detectan, pero la secta de las mamografías sigue como si no se hubiera enterado.

10 – Gracias a William Thompson, conocemos la manipulación hecha precisamente por los organismos reguladores de los medicamentos, para encubrir que las vacunas causan autismo (muy bien explicado en el documental Vaxxed).

Como es natural, por cada científico que cuenta las verdades para acallar su conciencia y poder dormir algún rato por las noches, hay mil que no dicen nada y se toman somníferos.

Seguir manteniendo esta vacuna que causa autismo en el calendario vacunal, después de la evidencia científica de los terribles daños que causa a un número cada año más elevado de niños, es un acto por el que debería intervenir de oficio el Fiscal General del Estado (siempre hablando bajo el hipotético caso de que hubiera alguna clase de justicia en algún país del mundo).

**********

Creo que 10 ejemplos son suficientes para demostrar que la medicina oficial, que ejerce de facto un monopolio, no cumple con las mínimas normas científicas que exige a los demás y de las cuales tanto alardea. Si alguien presenta sólo la mitad de los estudios científicos que pido, reconoceré públicamente mi ignorancia y pediré disculpas por haber dudado de tan magna institución.

Como es natural, cuando no se cumplen las más mínimas normas de control de riesgos, se producen unos terribles daños a la población mundial, que están perfectamente cuantificados.

Aquí tenemos un informe de la doctora Barbara Starfield, que nos cuenta las muertes que se producen cada año en Estados Unidos por los errores médicos y los efectos secundarios de los fármacos.

  • 12 000 deaths/year from unnecessary surgery
  • 7000 deaths/year from medication errors in hospitals
  • 20 000 deaths/year from other errors in hospitals
  • 80 000 deaths/year from nosocomial infections in hospitals
  • 106 000 deaths/year from nonerror, adverse effects of medications

Este apartado de la medicina se ha convertido en la tercera causa de muerte en el mundo. Nada que ver con la máxima de Hipócrates que dice “lo primero no dañar”.

Un buen resumen de los terribles efectos adversos de los medicamentos se puede encontrar en el siguiente libro.

medicamentos que matan

Aquí una entrevista con el doctor Joan Ramon Laporte, que ha escrito el prólogo del libro, y que se explica muy bien.

Para terminar, me gustaría tocar un tema al que parece que nadie le concede importancia: los conflictos de intereses, los visitadores médicos y los “regalos” de la industria a los médicos.

Me parecería bien que la industria, como entidad con ánimo de lucro, compre o soborne a los médicos que ejercen la medicina en consultas privadas. Lo que no es aceptable y supera cualquier línea roja ética o social, es que la industria unte a los médicos de la sanidad pública para que receten medicamentos inútiles y caros que serán sufragados con dinero de los impuestos.

Si hubiera alguien en el gobierno que tuviera un poco de vergüenza, debería prohibir que los médicos de la seguridad social recibieran a los visitadores.

Si a algún lector le hace ilusión ver los “regalitos” que le han hecho a su médico de cabecera, a continuación pongo el listado con nombre y apellidos de las diferentes farmacéuticas.

Esta es la lista de Lilly

La de Sandoz

Novartis

Roche

Para poder ver la lista de Pfizer hay que ir pinchando en las casillas como si jugaras a la Oca. Es una manera de que la gente se canse y no mire la lista de los “regalitos”.

Además de los médicos individuales, hay sustanciosas cantidades otorgadas a asociaciones, fundaciones, colegios de médicos, etc.

Aquí quedo a la espera de las referencias primarias que no he podido encontrar nunca. No me siento tonto por no haberlas encontrado, puesto que hay varios premios Nobel que también las han buscado durante años y tampoco las han podido encontrar.

Catálogo de timos: el virus del sarampión tampoco existe

Poco a poco van cayendo todos los timos de la Farmafia como brevas maduras. Se van rasgando los finos velos que ocultaban los timos, solamente a los que se esforzaban en no querer mirar.

Como dice el dicho: es más  fácil engañar a alguien que convencerlo de que lo han engañado. Aunque parezca absurdo que la gente ponga todo de su parte para que la engañen, si se piensa detenidamente, tiene su lógica.

Para comprender la psicología de masas, siempre hay que ir al motor que empuja a la humanidad a hacer siempre lo que menos le conviene: los defectos ancestrales que todos los humanos llevan de serie desde que inhalan el primer aliento.

Dejarse engañar sume a la gente en esa placidez que sólo pueden disfrutar los ignorantes (no importa que la ignorancia sea real o autoimpuesta). Esa sensación semionírica de que todo está controlado y de que los “expertos” no permitirán que nos pase nada malo.

Una persona inteligente que razona con lógica y usa su sentido común, nunca puede alcanzar ese grado de placidez, pues conoce muy bien a la especie humana, en la que están incluidos los “expertos”, y sabe que poner su vida en manos de los “expertos” sería un suicidio con los agravantes de premeditación y reincidencia.

Volviendo al tema que nos ocupa, el virus del sarampión tampoco ha resistido la aplicación de los protocolos científicos que demuestren que existe, que es capaz de contagiarse y, lo que es más dificil todavía, provocar la enfermedad.

Curiosamente, y por los motivos expuestos arriba, la gente seguirá fingiendo que no ha leído esto, seguirá vacunándose, y hablando del virus como si cenara con él los sabados de todas las semanas. Lo mismo ha pasado con el resto de timos que se han puesto de manifiesto, no ha cambiado nada en ninguna faceta de la vida de las personas.

Hace un año se demostró que las vacunas causaban autismo y que el CDC había manipulado los datos para ocultarlo. Un año después se sigue vacunando a los pobres niños que tienen la desgracia de nacer de unos padres ignorantes en una sociedad corrupta.

Aquí se han aireado muchos timos que causan millones de muertos en personas que estaban sanas.

Catálogo de timos: el virus de la hepatitis C

$ida: ¿mito o timo?

Grandes timos: el colesterol

¿Se justifica la teoría microbiana de la enfermedad?

Vacunas y mentiras

Grandes timos: la Psiquiatria, industria de la muerte

Todo ello no ha producido ningún cambio en la sociedad salvo el nivel de los insultos que se utilizan para desprestigiar al que saca a la luz los diferentes timos.

Aquí pongo unos vídeos en los que el famoso virólogo Stefan Lanka dice que el virus del sarampión no existe.

 

 

En este blog han traducido la sentencia del Tribunal Supremo Federal de Alemania dándole la razon a Stefan Lanka

Solucionar los problemas de la próstata disfrutando

Todos los hombres, al llegar a la edad de jubilación, inevitablemente sienten la necesidad de orinar varias veces a los largo de las 24 horas. El número de veces no lo van a poder evitar, pero hay algo que sí pueden elegir: de cada uno depende si cada vez que va al aseo va a sentir placer o dolor.

Los hombres que hagan la vida habitual acabarán teniendo molestias, escozor e irritación (síntomas que pueden ser la antesala de algo peor) cada vez que vayan al excusado. Los que hagan lo que voy a explicar van a “desbeber” con el mismo placer que lo hace un niño de pañales.

En esta época del año tenemos las mandarinas Hernandinas en su estado óptimo de maduración. Disfruto tanto tomando grandes cantidades de zumo de Hernandina, que he querido compartir ese inmenso placer con todos. Además, quiero difundir los enormes beneficios para la salud de la ingesta de zumos de cítricos, especialmente en el caso de la próstata.

Aunque las mujeres no tienen la necesidad de cuidarse la próstata, también les recomiendo que hagan lo mismo que voy a recomendar. Disfrutarán mucho tomando los zumos, se sentirán con más energía, ánimo y vitalidad y, lo más importante, cualquiera que tome estas dosis de zumo de cítricos no podrá tener un infarto.

MODO DE EMPLEO DEL REMEDIO PARA LA PRÓSTATA

Se compran 40 kilos a la semana de mandarinas (si en la casa hay niños habrá que comprar más). No acepto excusas de los que me digan que en su ciudad no encuentran mandarinas Hernandinas. Si no hay, se compran de otra variedad, que todas están estupendas en esta época. Lo único que el placer de la ingestión será algo menor.

Se compran media docena de jarras de cerveza con asa, de esas que salen en la tele en la fiesta de la cerveza de Alemania. Que quepa más de medio litro.

Al levantarse por la mañana, la primera cosa que se hace en el día es dirigirse hacia el exprimidor de cítricos, se pone la caja de mandarinas al lado, y se van exprimiendo mandarinas hasta llenar una jarra por cada miembro de la unidad familiar.

Después de brindar, se sientan todos y van tomando pequeños sorbos del exquisito manjar, disfrutando de su sabor y paladeando sus excelencias mientras el zumo se ensaliva en la boca (eso ayuda al aprovechamiento de todas sus propiedades). Cuando desgraciadamente se termina la jarra, habrá un cruce de miradas de tristeza por haber llegado al final de esa ambrosía digna de la mesa de los dioses del Olimpo. No se debe caer en la tentación de llenar de nuevo la jarra, es mejor guardar las ganas para disfrutar con más intensidad el siguiente magno evento, que será a media tarde a hora de merendar.

A la hora de la merienda se repite el mismo ritual explicado en el párrafo anterior. Si se acompaña de algún chiste, cuento o chascarrillo para compartir con la familia, tanto mejor.

Por la noche, a la hora de cenar, lo ideal para la salud de toda la familia es una cena de fruta del tiempo, regada con la jarra descrita anteriormente llena hasta la bandera. Además de la fruta, la cena se podrá acompañar con un buen pan casero amasado con zumo de mandarinas y levadura. Algo de requesón, queso fresco o miel pueden acompañar el pan, aunque yo la mayoría de las veces ceno mojando el pan directamente en el zumo de mandarina. Unos dátiles, higos secos o pasas serán la guinda que ponga el broche final a tan espléndida cena.

Además del remedio descrito, otras cosas que pueden ayudar o aliviar los problemas de la próstata son los siguientes:

Usar agua destilada para guisar y para beber, aunque con las tres jarras es difícil que alguien tenga sed. Aquí se explican los motivos: El agua destilada es la mejor para la salud

Hacer una dieta sana omitiendo productos concentrados, tostados, salsas espesas y picantes, etc. Los frutos secos deben tomarse crudos.

Tomar un par de cucharadas al día de semillas de calabaza.

No tomar medicamentos, especialmente, no tomar las pastillas para la próstata. Si los productos concentrados son malos, hay que tener en cuenta que las pastillas para la próstata son un concentrado de productos quimicos.

MUY IMPORTANTE

Los niveles de PSA para detectar el cáncer de próstata son un timo. No hay que dejarse engañar por médicos ignorantes que todavía no se han enterado de que esa prueba está obsoleta, es inútil y peligrosa.

Artículos reacionados

Zumos deliciosos, nutritivos, alcalinizantes, curativos y milagrosos

Curando el cáncer con una dieta de fruta

El placer y el dolor

 

 

El famoso vídeo Vaxxed, censurado en el festival de TriBeCa

De este vídeo hay poco que decir, salvo que es obligatorio verlo antes que desaparezca de Internet

La extinción de la especie humana: capítulo 2, la ignorancia

Para que la especie humana se extinga, es absolutamente imprescindible que una gran mayoría viva flotando en una espesa neblina de ignorancia. La gente ignora qué alimentos son los correctos para conservar la salud, condiciona el contacto con los agentes naturales en base a unas ideas absurdas, la inmadurez emocional colectiva causa estragos con las relaciones entre semejantes y, lo que es peor, cuando el cuerpo se desmorona agotado por las causas enunciadas, se le ataca despiadadamente con muchos y variados venenos, a cada cual más mortífero.

En este artículo voy a utilizar un lenguaje que no pasará la aprobación de los que han sido amamantados con el “buenrollismo” de lo “políticamente correcto”. Por el bien de los ignorantes que lean este artículo, que si volaran cubrirían el Sol, intento utilizar un lenguaje que les pegue una patada en el hígado, con la sana intención de que les sirva de revulsivo de su estado semiconsciente de duermevela. Como sé que a la ignorancia siempre le acompaña la soberbia unida como una lapa, me aprovecho de esos defectos atávicos para utilizarlos como armas arrojadizas contra su desidia e indolencia.

Vayamos al grano. Hay varias clases de ignorancia, que se pueden dividir en dos grandes grupos: las provocadas o inducidas y las voluntarias o escogidas.

VEAMOS LAS INDUCIDAS

La ignorancia de la población inducida por los que mandan la podríamos dividir en estos tres grandes subgrupos, atendiendo a la forma de cómo se inducen:

1 – IMPIDIENDO O CENSURANDO EL ACCESO A LA INFORMACIÓN O EL CONOCIMIENTO

Antiguamente se impedía el acceso de la gente al conocimiento o la información de varias maneras:

  • Se mantenía a la población analfabeta y sólo los poderosos tenían acceso a los libros.

  • No se permitía la traducción a las lenguas vulgares de La Biblia, de esa forma la gente tenía que creerse lo que les decían sin poder comprobarlo.

  • Si algún libro decía algo inconveniente, se censuraba o, lo más habitual, se quemaba en una hoguera.

  • Si los conocimientos prohibidos se transmitían por vía oral, entonces, en vez de quemar el libro se quemaba a las personas que decían las verdades incómodas.

Hoy en día ese problema se ha resuelto de una manera más civilizada: en vez de destruir o censurar la información incómoda (cosa que en Internet sería imposible de conseguir), se la entierra bajo miles de millones de páginas que, o bien no dicen nada interesante, o repiten como papagayos las consignas de los de arriba.

La dificultad de encontrar información valiosa enterrada en toneladas de basura, junto con la pereza congénita que los seres humanos heredan al nacer, consiguen un nivel alto de ignorancia entre la población.

A los pocos que bucean entre las informaciones interesantes y cometen el error de querer informar de sus hallazgos a sus congéneres, se les trata de charlatanes conspiranoicos y son presentados a la sociedad como locos peligrosos que llevan un gorro de papel de aluminio en la cabeza.

Un buen ejemplo de censura indirecta e impedimento de la divulgación del conocimiento lo tenemos con la web de Ibn Asad. Parece que la han estado atacando hasta que ha tenido que buscar otro sitio en el que seguir. A los lectores de la nueva hornada les recomiendo encarecidamente sus libros, pues a los habituales de este blog ya les hice la misma recomendación hace varios años.

Aquí tenéis su nueva web.    http://elhijodelleon.webs.com/

Sigue leyendo