Archive for the ‘Medicamentos peligrosos’ Category

¡Cuidado con la inyección! Canción para el solsticio de invierno

Este año podemos usar como villancico esta pegadiza canción a ritmo de cha cha  cha. Para los que celebran el nacimiento del niño Dios, aunque la frase sea un oxímoron, que mejor villancico que el consejo de no vacunar al niño, ya que los terroríficos efectos secundarios de las vacunas no respetan ni a Dios.

La canción ha sido escrita e interpretada por la médica pediatra Lua Catalá. Una de las pocas personas que hacen honor al principio hipocrático de “lo primero no dañar”. Lógicamente, su honestidad ha sido premiada siendo perseguida por la Santa Inquisición del Colegio de Médicos, que a mi modo de ver es el más alto honor que puede alcanzar una pediatra.  La persecución es un signo de honestidad personal, calidad profesional, voluntad no manipulable y comportamiento no gregario, dones muy valiosos en una profesional de la salud infantil.

Voy a nombrar esta estupenda canción como himno oficial de este blog, y la pondré cada vez que tengamos que celebrar algo. Sigue leyendo

Entrevista a Jesús García Blanca sobre (contra) las vacunas

El entrevistador se ve desbordado  a medida que Jesús le va desmontando todos los esquemas, pero las aportaciones del amigo Jesús siempre son interesantes y logran sembrar las dudas, incluso en las mentes que navegaban plácidamente en las calmadas aguas del “pensamiento políticamente correcto”.

Seguiremos debatiendo en los comentarios.

Ir a descargar

Adjunto el libro del que se habla en la entrevista.

Copio un comentario de alto nivel que pasa inadvertido en un foro

En un foro que están hablando de los coches eléctricos, me encuentro con este genial comentario sin venir a cuento:

Todo sistema de diagnóstico sufre una tasa de falsos positivos: personas sanas a las que se diagnostica erróneamente cáncer, y de falsos negativos: personas cuyo cáncer no es detectado.

Según se apilan una sobre otra ‘campañas institucionales de prevención del cáncer’ o ‘campañas de detección precoz del cáncer’ el número de falsos positivos puede crecer mucho más que el de verdaderos casos de cáncer. Esto ocurre por un fenómeno de saturación. Los métodos corrientes de detección de casos: una persona que acude al ambulatorio diciendo que siente dolor, detectan ya la mayoría de casos reales. Eso unido a campañas concretas, dirigidas a la población de riesgo, detectan los pocos casos que habían pasado inadvertidos y casi la totalidad de casos reales.

A partir de este punto, campañas masivas, sin ton ni son, no detectan casos reales que hayan pasado los filtros de los métodos de detección corriente y a cambio sí ‘diagnostican’ multitud de falsos positivos. Sigue leyendo

Habrá que instaurar la objeción de conciencia contra la vacunación obligatoria

Pongo dos vídeos de una charla de la pediatra Lua Catalá, en los que hace una profunda, completa, brillante y minuciosa exposición sobre las vacunas y lo absurdo de su obligatoriedad.

Normalmente suelo comentar los vídeos que pongo añadiendo mis opiniones y mi punto de vista sobre el asunto. En este caso, la doctora Lua Catalá no se ha dejado nada en el tintero, por lo que no puedo añadir nada relevante que ella no haya planteado.

 

El chivo expiatorio del gluten

Hay productos que se ensalzan sin motivo y otros se criminalizan exageradamente. Las modas van cambiando y van poniendo en la diana ciertos productos, que con el tiempo a veces pasan de un extremo al otro de la balanza. Todavía me acuerdo cuando decían que el aceite de oliva producía colesterol, y 40 años después ayuda a corregirlo. El chiste es más gracioso cuando se sabe que no hay colesterol bueno o malo, y que lo único peligroso es el tratamiento con estatinas.

El verdadero problema es que los profesionales de la enfermedad ni son capaces de razonar en segundo grado, ni vislumbran las consecuencias de sus propuestas. Cogen la lista de productos malos de moda y arrasan con ellos hasta los cimientos.

La lista de productos malos de los nutricionistas no tiene en cuenta si son buenos o malos para la salud. Lo más importante es saber si engordan, si crean intolerancias o producen síntomas. En vez de solucionar la causa primera que produce los problemas, se cambian los productos que producen los síntomas por sucedáneos, aunque los últimos sean mucho peores para la salud. Sigue leyendo

Cómo llegar a los cien años sin meter la pata

Como dije en el artículo La gente no muere, se mata, para alcanzar la edad a la que deberían llegar todos y que no llega casi nadie, es más importante no cometer errores de bulto que cuidarse. Si la gente muriera de muerte natural, podríamos llegar a la conclusión de que si no han vivido más años es porque no se han cuidado lo suficiente. Pero, como nadie muere de muerte natural, quiere decir que casi todos han cometido un error que les ha acortado la vida. Por tanto, si queremos vivir la cantidad de años para los que estamos diseñados, tenemos que poner más atención en no cometer errores que en llevar una vida sana. No estoy diciendo que una vida sana no sea necesaria para vivir más de un siglo, sino que la vida sana no es suficiente si cometemos errores que acortan sustancialmente los años de vida que hubiéramos disfrutado sin cometer dichos errores.

He visto cientos de personas a mi alrededor arruinar su vida o destrozar su salud al cometer errores de bulto que no hubieran resistido el más mínimo razonamiento lógico. Repasemos un listado de los errores más graves:

LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS SON LA TERCERA CAUSA DE MUERTE

Los estudios oficiales dicen que son la tercera causa de muerte, pero yo no estoy de acuerdo. Mi afirmación se basa en que las dos causas de muerte que van delante, han sido provocadas en un porcentaje muy alto por falsos diagnósticos, tratamientos absurdos e inadecuados, y la aplicación de medicina de guerra para tratar síntomas irrelevantes. Sigue leyendo

En sanidad la gran mayoría son mujeres ¿Por qué permiten los abusos de la “manada” de las farmacéuticas?

Al ver las manifestaciones masivas en la tele porque han sentenciado a 9 años a unos impresentables, me he hecho a mí mismo unas preguntas:

Si por un acto que no ha producido lesiones piden 20 años de cárcel y 9 les parece muy poco ¿cuántos años tendrían que pedir si el resultado fueran miles de muertes con premeditación, abuso de autoridad, alevosía y reincidencia?

Si las feministas piden que se eduque a los jueces con las teorías de género ¿Por qué no empiezan por educar a las mujeres sanitarias para evitar dolor, sufrimiento y muertes innecesarias de muchos miles de mujeres cada año?

Si por la muerte de entre 50 y 60 mujeres anuales se ha hecho un pacto de Estado y se han destinado mil millones de euros ¿Qué habría que hacer para evitar un número de muertas mil veces mayor cada año? ¿O es que hay muertas de primera y segunda clase?

Si la superioridad en número y fuerza de la “manada” ha sido suficiente para considerarlo abuso, sin que mediara violencia, intimidación o amenazas ¿No será un abuso infinitamente mayor tener al servicio de la Farmafia a todos los canales de TV? ¿No se consideran amenazas denunciar ante un juzgado a cualquiera que discrepe públicamente de la versión oficial del cáncer? Para muestra un botón: Carta abierta al PSOE

En respuesta a mis propias preguntas voy a proponer algunas cosas a las feministas que van a salvar a muchos miles de mujeres cada año, evitando a la vez toneladas de sufrimiento y desdicha.

Las mujeres deben saber que la medicina oficial está basada en grandes fraudes científicos heteropatriarcales y machistas. En la cúpula de las grandes farmacéuticas no hay mujeres, sólo hay varones inhumanos que adoran al Dios Dinero.

Tumbar al patriarcado machista de la Farmafia es muy fácil. Hay que aprovechar que la medicina oficial alardea de ser la única que cumple el método científico. Como la gran mayoría de los diagnósticos, protocolos y tratamientos no están basados en evidencias científicas, sino en fraudes criminales que se pueden comprobar, la gran mayoría de mujeres sanitarias deben empezar a pedir cada día las referencias primarias de los estudios que deberían respaldar cada tratamiento, pero que no existen o han sido manipulados.

Se van a sorprender de la gran lista de fraudes científicos que están matando miles de mujeres al año y expoliando miles de millones de las arcas públicas.

Cito algunos fraudes como muestra gratuita:

No existe el estudio que demuestra el aislamiento del virus VIH.

Tampoco se encuentra la evidencia científica de que el VIH causa el Sida.

Supongo que sabrán que, a pesar de que ya se ha demostrado que el nivel de colesterol no contribuye a un número mayor de accidentes cardíacos, los médicos siguen recetando estatinas, de las que sí que hay evidencias de graves efectos secundarios.

El virus de la hepatitis C, ni se le encuentra ni se le espera. Pero ha servido para aligerar las arcas públicas de muchos millones cada año.

Lo mismo ocurre con el PSA de la próstata. Se ha demostrado repetidamente que no sirve para nada, pero se siguen biopsiando hombres sanos, porque las cifras mágicas del PSA salen altas. Es como si fuera un mal de ojo, que se puede medir con el PSA.

También hay estudios que no dejan lugar a dudas de que el cribado de cáncer de mama con las mamografías produce mucho más daño que beneficios, pero siguen las campañas a todo trapo, desoyendo el rigor científico y empujando a miles de mujeres a un protocolo que no les conviene.

Este vídeo lo explica con detalle.

Y ya que hablamos de cáncer, me haría mucha ilusión poder leer algún estudio que demuestre que la quimioterapia obtiene mejores resultados que el mismo tipo de cáncer no siendo tratado con nada.

Curiosamente, el cáncer de mama es el número uno, siendo el doble de casos que el segundo cáncer, que es el de colon. Se hace una propaganda despiadada para llevar a las mujeres al degolladero de las mamografías, con cartas incluidas mandadas a domicilio. Y con ese protocolo se consigue catapultar al cáncer de mama al número uno del ranking, hinchando los números con diagnósticos falsos y provocando cánceres por radiación.

Ya han sacado una nueva maquinita para aumentar el número de víctimas de cáncer de mama. Aquí se puede leer.

Me pongo a disposición de las asociaciones feministas para salvar a miles de mujeres de las garras del machismo científico opresor y fraudulento. Si tienen alguna duda sobre cualquier fraude científico, yo se lo aclararé gratuitamente con sumo placer.

Mujeres sanitarias, en vuestras manos está el destino de miles de mujeres que están sufriendo abusos, sufrimiento y muerte. No defraudéis a vuestras compañeras. ¡Exigid las evidencias científicas de todos los tratamientos!

Las asociaciones feministas deberían recomendar a las mujeres que no fueran a hacerse mamografías. Cuando les diagnostican un cáncer, deberían pedir las referencias primarias del tipo de quimio que les quieren meter, así se darían cuenta que la quimio no ha curado nunca a nadie.

Otra recomendación barata, eficaz y sencilla es recomendar a las mujeres que se tomen dos cucharadas de semillas de lino cada día. Con ello reducirán a casi cero el cáncer de colon, que es el segundo cáncer en importancia por número de casos.

Espero que todas las miles de mujeres que salieron en las manifestaciones en la tele estuvieran allí para luchar por el bienestar de las mujeres y no por otros intereses inconfesables, porque entonces estaríamos en el buen camino para reducir el sufrimiento y las muertes estúpidas e innecesarias de miles de mujeres.

Si las mujeres sanitarias y las que dirigen a las feministas no hacen caso de mi llamada desesperada para salvar miles de vidas, en mis próximos escritos me veré obligado, a mi pesar, cada vez que hable de las malas prácticas de la Farmafia, a utilizar el lenguaje inclusivo de corruptos y corruptas.