Archive for the ‘Defectos y virtudes’ Category

Propongo la creación de la asociación más solidaria y desprendida del mundo

La mayoría de las asociaciones se dedican a dar limosnas de lo que les sobra o ser solidarios aportando una pequeña parte de sus ingresos. La mayoría ejerce la caridad para acallar su conciencia. Son conscientes de que son unos privilegiados en la sociedad, y dando una pequeña parte de lo que no necesitan, se fabrican una imagen social de personas comprometidas y solidarias.

Yo pienso que la verdadera solidaridad es dar de lo que falta, de lo que escasea, de lo que no hay suficiente, de lo que es imposible de conseguir. Lo que se puede pagar con un dinero que no se necesita no tiene valor a nivel humano. El máximo nivel en solidaridad y desprendimiento en favor de los demás es renunciar a algo muy escaso a lo que se tiene derecho, para cederlo a alguien al que se considera más necesitado.

Propongo crear una asociación, a ser posible registrada oficialmente y con un carné de socio que se pueda presentar a las autoridades, para agrupar a todas aquellas personas dispuestas a renunciar a cosas que les podrían salvar la vida, para cederlas a personas que crean estar más necesitadas de esos productos. Será la primera asociación que antepone la vida del prójimo a la propia vida de los socios.

Los donantes de sangre o donantes de órganos benefician al prójimo, pero no arriesgan su propia vida en sus donaciones. Los socios de la organización que estoy proponiendo pondrán siempre su vida en riesgo mientras quede un sólo individuo necesitado, sin discriminación de color, sexo, nacionalidad o raza.

En el carné de socio, que intentaremos que sea reconocido por las autoridades sanitarias, expondrá claramente que, mientras cualquier ser vivo reclame o esté interesado por cualquier tratamiento médico o sanitario, el portador del carné de la asociación le cederá su turno, su derecho a recibir cualquier tratamiento, o el reparto de cualquier medicamento del que no se pueda fabricar suficiente debido a pandemias o desastres naturales.

Para que quede clara la humanidad de los socios más allá de su deber cívico, voy a poner unos ejemplos:

Mientras haya un ser vivo en el planeta que quiera inyectarse cualquier vacuna, cuya producción sea insuficiente, el socio de este humanitario club cederá la suya, aunque él mismo sea considerado como grupo de riesgo. Los socios que ostenten el honor de pertenecer a esta asociación, serán los últimos del planeta Tierra en ser vacunados.

El mismo orden se establecerá a la hora de aplicar cualquier tratamiento curativo o paliativo. Los socios siempre se quedarán los últimos.

También serán los últimos a la hora de ingresar en hospitales saturados, o de ocupar una cama en la UCI. Siempre cederán su turno a alguien que crea estar necesitado de esas atenciones.

Me gustaría que tanto el nombre de la asociación como su forma jurídica se debatiera en los comentarios, para que pudieran aconsejar personas mucho más informadas que yo en estas lides.

A la espera de otras propuestas, sugiero el nombre de APPLE. (Asociación Para la Protección de Los Enfermos). Si alguien propone alguno que guste más, yo votaré a favor del otro nombre.

También quiero debatir si, a nivel legal, puede ser mejor fundar una asociación o una religión. Se trata de adoptar la mejor forma jurídica que nos garantice el pleno cumplimiento de los estatutos sin que pueda haber injerencias externas al grupo.

La propuesta la hago seriamente y espero que se sumen muchos socios desprendidos y comprometidos, a ser posible que razonen en segundo grado, para no tener que dar explicaciones obvias.

Para sobrevivir al GTU habrá que razonar en tercer grado (segunda parte)

Hace dos meses dije… Nunca volveremos a la normalidad de antes del GTU,  y así ha sido, pues mientras se hagan tests de ruleta rusa, seguirán saliendo positivos, sin importar si el test se hace a una papaya, a sangre congelada del 2017 o a los huesos de un dinosaurio del museo.

El mes pasado hablamos de razonar en tercer grado para salvar la vida, la libertad y la dignidad. Para sobrevivir al GTU habrá que razonar en tercer grado

El asunto se va complicando, como estaba previsto, el problema es que no estamos habituados a razonar en tercer grado, pues desde pequeños nos han dicho que hay que delegar las cosas importantes en los expertos, y nuestros defectos ancestrales que llevamos de serie nos han empujado a creerlo. ¡Es tan cómodo delegar todo en las manos de los expertos e irse al bar a jugar al dominó!

A los seres humanos no nos gusta tomar decisiones importantes. El motivo está claro: si tomamos decisiones, en algunas nos equivocaremos y no podremos echarle la culpa a nadie. En cambio, si delegamos todo en los demás, siempre tendremos un chivo expiatorio al que echarle la culpa de lo que pase, manteniendo nuestra vanidad impoluta.

La realidad es que no se puede delegar en las cosas importantes. Cualquier razonamiento que pase por delegar total o parcialmente la salud, el dinero, la educación de los hijos, la dignidad o la libertad, es un razonamiento incorrecto.

Vamos a repasar que otras condiciones debería cumplir un razonamiento avanzado para que no nos explote en la cara: Sigue leyendo

Para sobrevivir al GTU habrá que razonar en tercer grado

Mucha gente piensa que la evolución salva al más fuerte o al más rápido, pero eso es mentira, el único que se salva es el que sabe adaptarse a los cambios. Teniendo en cuenta que nos vamos a enfrentar a los cambios más drásticos desde que un meteorito extinguió al 90% de las especies, el que no espabile rápido las va a pasar canutas.

Vamos a poner las cosas en contexto:

Hace unos diez mil años en el mundo había alrededor de cinco millones de personas; 9.000 años después, la cifra andaba sobre los 300 millones. Y apenas empezamos a quemar grandes cantidades de petróleo, la población mundial aumentó 5.000 millones de personas en 80 años.

Es evidente que el aumento de la población, la erradicación de un gran porcentaje de la pobreza mundial, el aumento de la esperanza de vida, la reducción de horas trabajadas y el aumento de la calidad de vida con el consiguiente aumento del consumo de energía per capita, sólo se ha podido lograr quemando enormes cantidades de petróleo.

 
Pero ahora hemos llegado a un momento en el que la producción de petróleo ha llegado a su límite, y en los próximos años va a seguir descendiendo. La broma de que las renovables van a suplir el descenso de la extracción de petróleo es eso, una broma. Por muchas renovables que se pongan (que también necesitan petróleo para su fabricación), cuando empiece a descender el grifo del crudo la población mundial va a empezar a descender en la misma proporción. Sigue leyendo

Los 5 mandamientos del buen pasota

Por algún motivo desconocido los seres humanos empezamos a razonar antes de estar preparados para poder controlar ese gran potencial. El resultado final es que todo el mundo percibe su gran potencial, y luego acaba frustrado porque no usa ni el 2% de lo que cree que podría usar. Todo el mundo siente que su destino es hacer algo mucho más importante de lo que hace, y acaba cometiendo locuras y metiéndose en berenjenales de los que luego no sabe cómo salir indemne.

El razonamiento es una potente arma de doble filo y a la gente no le han dado el libro de instrucciones. En esas condiciones las personas tienen pocas posibilidades de ser felices. En términos informáticos podríamos decir que todas las personas tienen un exceso de RAM, lo cual no es malo, los problemas vienen cuando quieren usar toda su capacidad sin conocer las consecuencias últimas de sus actos, sin tener la escala de valores adecuada, sin tener un índice de prioridades y sin conocer la frontera que separa la realidad de sus fantasías.

Ser un buen pasota nos podría ayudar a librarnos de las consecuencias más graves en nuestra alocada carrera hacía no sabemos dónde. A continuación propongo los 5 mandamientos del pasota y unos deberes ineludibles:

1 – No tener creencias. Las creencias producen una distorsión de la realidad y empujan a tomar decisiones equivocadas, lo cual es la principal fuente de sufrimiento. Sigue leyendo

Una entrevista muy interesante al Dr. Stefan Lanka

Poco a poco van cayendo los mitos y los timos de la medicina oficial (artificial). Como los estudios y las investigaciones desde hace décadas únicamente van dirigidas a soluciones químicas totalmente artificiales, se llega a un punto en el que no queda nada de valor que sea aprovechable.

Mucha gente que ha vislumbrado la falsedad de los métodos que usan los nuevos brujos con bata blanca, siguen pensando que con las nuevas, sofisticadas y caras máquinas de diagnóstico se podrá saber cuál es la enfermedad que se padece, para luego poder hacer un tratamiento natural y alejado de la química. Siento desilusionarlos, pero cualquier diagnóstico basado en falsas teorías, sigue dando resultados incorrectos. Pensar que una máquina que vale decenas de millones no se puede equivocar, a pesar de que sus constructores y programadores no tengan ni idea del asunto que maneja la máquina, es una evasión de la realidad muy infantil.

Yo comprendo los motivos que empujan a la gente a admitir que si a un burro le pones una bata blanca podrá volar. Los viejos defectos de toda la vida, la ignorancia, el miedo y las prisas, unidos a altas dosis de irresponsabilidad, pueden hacer creer que la tecnología puede obrar milagros.

A las personas les resulta más cómodo creer que los unicornios cabalgan sobre el arco iris, que hacer una dieta sana que les restaure su salud por completo. Desgraciadamente para ellos, la naturaleza no utiliza los cuentos de hadas en la vida real.

La leyes naturales son muy fáciles de entender, aunque la gente se esfuerce mucho para no entenderlas. Una de las más importantes es la siguiente: cada producto que te vas a comer lleva pegada una factura inseparable. Si te comes un producto, tendrás que pagar la factura adherida con total seguridad. La factura no se puede pagar con dinero y, nadie, por mucho poder que tenga, podrá dejar de pagarla. Si buscas algún truco para no pagar la factura, el importe irá aumentando con los intereses de demora, hasta que tu saldo vital no pueda hacer frente a la cantidad acumulada.

Pero también hay buenas noticias: hay muchos productos sencillos y baratos que en vez de llevar enganchada una factura, devengan un abono de energía, salud, vitalidad y placer. Cada vez es más difícil encontrar una buena excusa para seguir yendo a las fábricas de enfermos oficiales.

 

Artículos relacionados

El diagnóstico

Cómo reemplazar a los médicos por robots

La gente no muere, se mata

Cómo llegar a los cien años sin meter la pata

¿Por qué la gran mayoría de los vegetarianos enferman?

Los seres humanos y su eterna búsqueda de la magia

Drogas peligrosas poco conocidas: la irresponsabilidad

Ejercicio de discernimiento: ¿Puede ayudarte a salvar la vida un tumor cancerígeno?