Archive for the ‘Medicina natural’ Category

La extinción de la especie humana: capítulo 2, la ignorancia

Para que la especie humana se extinga, es absolutamente imprescindible que una gran mayoría viva flotando en una espesa neblina de ignorancia. La gente ignora qué alimentos son los correctos para conservar la salud, condiciona el contacto con los agentes naturales en base a unas ideas absurdas, la inmadurez emocional colectiva causa estragos con las relaciones entre semejantes y, lo que es peor, cuando el cuerpo se desmorona agotado por las causas enunciadas, se le ataca despiadadamente con muchos y variados venenos, a cada cual más mortífero.

En este artículo voy a utilizar un lenguaje que no pasará la aprobación de los que han sido amamantados con el “buenrollismo” de lo “políticamente correcto”. Por el bien de los ignorantes que lean este artículo, que si volaran cubrirían el Sol, intento utilizar un lenguaje que les pegue una patada en el hígado, con la sana intención de que les sirva de revulsivo de su estado semiconsciente de duermevela. Como sé que a la ignorancia siempre le acompaña la soberbia unida como una lapa, me aprovecho de esos defectos atávicos para utilizarlos como armas arrojadizas contra su desidia e indolencia.

Vayamos al grano. Hay varias clases de ignorancia, que se pueden dividir en dos grandes grupos: las provocadas o inducidas y las voluntarias o escogidas.

VEAMOS LAS INDUCIDAS

La ignorancia de la población inducida por los que mandan la podríamos dividir en estos tres grandes subgrupos, atendiendo a la forma de cómo se inducen:

1 – IMPIDIENDO O CENSURANDO EL ACCESO A LA INFORMACIÓN O EL CONOCIMIENTO

Antiguamente se impedía el acceso de la gente al conocimiento o la información de varias maneras:

  • Se mantenía a la población analfabeta y sólo los poderosos tenían acceso a los libros.

  • No se permitía la traducción a las lenguas vulgares de La Biblia, de esa forma la gente tenía que creerse lo que les decían sin poder comprobarlo.

  • Si algún libro decía algo inconveniente, se censuraba o, lo más habitual, se quemaba en una hoguera.

  • Si los conocimientos prohibidos se transmitían por vía oral, entonces, en vez de quemar el libro se quemaba a las personas que decían las verdades incómodas.

Hoy en día ese problema se ha resuelto de una manera más civilizada: en vez de destruir o censurar la información incómoda (cosa que en Internet sería imposible de conseguir), se la entierra bajo miles de millones de páginas que, o bien no dicen nada interesante, o repiten como papagayos las consignas de los de arriba.

La dificultad de encontrar información valiosa enterrada en toneladas de basura, junto con la pereza congénita que los seres humanos heredan al nacer, consiguen un nivel alto de ignorancia entre la población.

A los pocos que bucean entre las informaciones interesantes y cometen el error de querer informar de sus hallazgos a sus congéneres, se les trata de charlatanes conspiranoicos y son presentados a la sociedad como locos peligrosos que llevan un gorro de papel de aluminio en la cabeza.

Un buen ejemplo de censura indirecta e impedimento de la divulgación del conocimiento lo tenemos con la web de Ibn Asad. Parece que la han estado atacando hasta que ha tenido que buscar otro sitio en el que seguir. A los lectores de la nueva hornada les recomiendo encarecidamente sus libros, pues a los habituales de este blog ya les hice la misma recomendación hace varios años.

Aquí tenéis su nueva web.    http://elhijodelleon.webs.com/

Sigue leyendo

Encuesta: ¿conoces a alguien que se haya curado alguna enfermedad con algún medicamento?

Tengo curiosidad por saber si la medicina oficial es capaz de curar alguna enfermedad aplicando el único tratamiento que utilizan, que es la administración de medicamentos. Como yo no conozco ningún caso en el que hayan curado a alguien de alguna enfermedad, pregunto a los lectores para saber si alguna enfermedad concreta se puede curar con algún medicamento.

Como la gente que conozco piensa que casi todas las enfermedades se curan con medicamentos, pero yo no conozco personalmente ningún caso de alguna curación, por ello pregunto a los lectores por sus experiencias. Quiero saber si mi experiencia de no conocer a nadie curado con medicamentos ha sido un caso extremo de mala suerte, o si al resto de los mortales les ha pasado lo mismo.

No lo hago por curiosidad malsana, sino para poder descartar el tratamiento con medicamentos en las enfermedades en las que no funcionan. Si existe alguna enfermedad que sí se cura con algún medicamento, siempre se puede dejar abierta esa opción en los casos que, por algunas circunstancias el enfermo, no pueda acceder o no tenga la posibilidad de curarse de forma natural.

Centro la encuesta en las enfermedades que se suelen tratar con medicamentos, para saber si alguna de ellas se puede curar. Hago hincapié en la palabra “curar”, que significa recuperar la salud totalmente. No pregunto por medicamentos sintomáticos que disfracen los síntomas, que reduzcan el malestar o que estimulen a un organismo agotado para que pueda seguir con su actividad normal. Sólo me interesa saber si existe algún medicamento en el planeta que sea capaz de curar alguna enfermedad.

Como es natural, si alguien me pone algún ejemplo de curación de alguna enfermedad inventada o falsamente diagnosticada, le pediré las referencias primarias de los estudios científicos que demuestren la evidencia de que la enfermedad es real, de que el diagnóstico es correcto y de que, sin diagnóstico ni tratamiento, el enfermo hubiera visto agravada ostensiblemente su salud. Inventarse una enfermedad inexistente y luego decir que la has curado es muy sencillo, pero el motivo de esta encuesta es conocer si hay alguna enfermedad real que pueda ser curada completamente con algún medicamento.

En la encuesta no vamos a incluir las intervenciones quirúrgicas para reparar los desperfectos sufridos en accidentes, que salvan vidas todos los días. Aunque el riesgo de entrar en un quirófano es alto, a cualquier familiar que tenga un accidente grave lo llevaría sin pensarlo a urgencias, pues el riesgo de morir si no se interviene es mayor que el riesgo de entrar en el quirófano. En este artículo nos vamos a limitar a dilucidar si existen medicamentos que puedan curar enfermedades, sin entrar en otras prácticas médicas que pueden salvar vidas o matar directamente a gente completamente sana.

Me gustaría que en los comentarios tuviéramos un debate que clarifique este tema tan importante.

 

Charla sobre una experiencia personal de los nocivos efectos del mercurio

Para distraerse un buen rato este fin de semana aprendiendo muchas cosas sin gastar dinero, os recomiendo la siguiente charla de Óscar Fernández de aguapuraesvida.com, con Servando Pérez Domínguez de mercuriados.org.

Servando cuenta con todo detalle cómo, el mercurio en general y las amalgamas dentales en particular, han arruinado su vida con la complicidad de los organismos oficiales, que, sabiendo que el mercurio es uno de los tóxicos más potentes del mundo, han permitido que se siga usando sin siquiera alertar a los confiados usuarios de que se estaban jugando la vida. Se ha llegado al esperpento de prohibir los termómetros de mercurio en toda Europa, pero se sigue permitiendo que se ponga dentro de la boca en las amalgamas, y se inyecte a niños inocentes con padres incautos a través de las vacunas.

A pesar de que en este blog se ha escrito bastante sobre los terribles efectos del mercurio en todas sus múltiples variedades, he querido recomendar esta charla porque en ella se detallan las diferentes opciones que se le presentan a cualquiera que haya tenido la mala suerte de confiar en profesionales sin profesionalidad.

Artículos recomendados

El mercurio: un veneno muy potente

El mercurio: un veneno muy potente (2)

Demanda por intoxicación por mercurio

Vacunas, mercurio, fraudes y aumento del autismo

Culpable: vacunas con mercurio…

Curando la Esclerosis Múltiple al desintoxicar el cuerpo de mercurio

Conservar la salud desde antes de nacer hasta antes de morir

Diez niños sufren autismo debido a los metales disueltos en las vacunas

 

Magnífica charla y nuevo libro de Jesús García Blanca

Cada vez que leo un trabajo o veo una charla del amigo Jesús disfruto como un niño revolcándose en el barro.

Comparto con él la opinión de que es casi imposible hacerle ver a la gente en la ratonera que están metidos, y que lo único que podemos hacer es poner algunas semillas y confiar en que alguna llegue a florecer. Hay una frase famosa que define muy bien la situación: es más fácil engañar a alguien que convencerlo de que lo han engañado.

Jesús es maestro, pero para los que no asistimos a sus clases es un Maestro en mayúsculas. Alguien con quien se aprenden cosas valiosas e importantes en cada una de sus charlas, en cada uno de sus artículos y, por supuesto, en cada uno de sus libros.

Lo que más me gusta de su trayectoria es su honestidad de permanecer siendo radical, sabiendo que con esa postura sólo consigues complicarte la vida. Pero hay algo peor, a los que teóricamente se pretende mostrarles la realidad desnuda para que se protejan del engaño al que están sometidos, suelen ser los primeros en lapidar al mensajero portador de la verdad.

 

 

Su último libro de obligada lectura.

portada_vacunas

 

Crepes 0,0: sin huevos, sin leche, sin harina y sin gluten

Hace poco en los comentarios me preguntaban por algunas tortitas para dietas sin gluten. Están aumentando considerablemente las enfermedades autoinmunes. No importa el nombre de la enfermedad, en ninguna enfermedad de esta categoría el enfermo debe probar el gluten, los lácteos, las harinas refinadas ni el azúcar.

Hoy voy a proponer una receta que cumple las condiciones para este tipo de dietas.

Para dos personas, la noche anterior se ponen a remojo 150 gramos de trigo sarraceno y 100 gramos de pipas crudas de girasol.

Lo primero que se hace para preparar la comida es rehogar  con un poco de aceite y medio vasito de agua de mar unos pimientos italianos a fuego lento.

Cuando ya están hechos, se ponen en un plato y el caldito sobrante con el sabor de los pimientos se reserva para mezclarlo con el resto en la batidora.

Con las pipas de girasol se hace un litro de leche de girasol como se ha indicado en este artículo: Cómo aprovechar las inmensas propiedades del girasol y su aceite

Se cuela la leche y la pulpa de las pipas se pone en el vaso de la batidora. Se añade el caldito de los pimientos, un tomate maduro rallado y el trigo sarraceno escurrido. Se tritura todo bien y se añade leche de girasol hasta que la masa tenga la textura de una crema no muy espesa. Si queda muy espesa, los crepes salen demasiado gordos.

En una sartén que no se pegue se van haciendo los crepes.

Para aderezar el plato se hace una mayonesa con un aguacate, dos dientes de ajo, unas alcaparras, un poco de sal y aceite de girasol bio de extracción en frío. La diferencia de aroma, sabor y propiedades con el aceite de girasol refinado es inmensa. Se pone todo en un tarro y se hace en medio minuto con el minipimer.

CREPES NUE

Aquí está el resultado final, que se acompaña con una monstruosa ensalada con al menos 10 vegetales diferentes.

Los alimentos ecológicos que he usado son del Rincón del Segura. He hablado con ellos para que tengan un detalle con los lectores de este blog, y no cargarán gastos de envío a todos los que compren 20 kilos de productos o más. A los que compren menos les cobrarán la mitad del precio del porte habitual.

Al hacer el pedido, hay que poner de parte de Francisco Llinares o Escuela de Salud, y tendrán esa atención.

120 niños autistas recuperados

Gracias a un lector he conocido el trabajo que están haciendo Kerri Rivera y Andreas Kalcker. Además de aplicar el protocolo habitual para los niños autistas que está explicado en este post: Tratamientos para un niño autista, utilizan el MMS para eliminar todos los parásitos.

En los siguientes vídeos explican con todo detalle el tratamiento y los motivos que les han llevado a hacer cada uno de los pasos.

Es un placer saber que todavía quedan algunas personas que hacen lo que creen adecuado, arriesgándose a ser denunciados por la mafia corrupta que impone su ley en la industria de la enfermedad. El tema del autismo ha sido tratado muchas veces en este blog. Se pueden ver todos los post pinchando aquí.

Leer los testimonios de padres de niños curados es la mejor recompensa que puede tener alguien que intenta ayudar a niños inocentes con la vida arruinada por las vacunas.

Me alegro que haya un punto de luz para los autistas en América Latina, pues en comentarios me escriben muchas madres desesperadas que no saben dónde dirigirse.

Testimonio de curación de un transtorno bipolar

Hace un año relaté la experiencia de un familiar diagnosticado con trastorno bipolar, aquí está el post Testimonio de los progresos en un transtorno bipolar, que había hecho grandes progresos en la reducción de los psicofármacos que tomaba y la mejora de su salud.

Hoy escribo una actualización de dicho testimonio en que la medicación ha sido eliminada completamente y se ha consolidado la mejoría en la calidad de vida.

graf2
En el gráfico de arriba se puede ver la reducción paulatina de los medicamentos que tomaba. Ha hecho falta paciencia para eliminar completamente todos estos psicofármacos, dándole al cerebro tiempo para desacostumbrarse de sus efectos primarios, secundarios y de la dependencia que crean.

En cuanto a los dolores musculares o pesadillas que se mencionaban en el primer post, no han vuelto a suceder. Sospechábamos que los causaba el síndrome de abstinencia de la misma medicación, que no hayan vuelto a aparecer todos estos dolores y malestares lo confirmaría.

Para combatir el estreñimiento come 1 Kg de fruta a lo largo del día, sin mezclar fruta ácida con dulce, y un par de cucharadas de lino dorado molido en la comida, lo cual le sienta muy bien, ya no sufre estreñimiento alguno. Cambió el desayuno por ciruelas frescas o secas puestas en remojo toda la noche y fruta fresca dulce, ya que el salvado de trigo y los copos de avena, aunque también le iban bien para el estreñimiento, le hacían sentir demasiado llena. También ha empezado a tomar jugo de col fermentada con la idea de que le sea beneficioso para el intestino.

Se han ido retirando los suplementos de vitaminas, pues ya han cumplido su objetivo, que era ayudar al cuerpo durante la reducción de los fármacos. Ahora que ya han sido eliminados completamente, estos suplementos ya no hacen falta. Las vitaminas necesarias se obtendrán de la misma dieta vegetariana que ya realiza.

Lo que le queda pendiente en estos momentos es conseguir dormir de forma natural. Por ahora toma 600 mg de valeriana cada día al acostarse, además de caminar unas dos horas y hacer un baño de pies en agua caliente antes de ir a la cama para facilitar la conciliación del sueño. Es este, pues, el siguiente objetivo para recuperar la plena salud.

Los cambios a mejor son claramente visibles si comparamos tal como está ahora con antes de retirar los psicofármacos, se han consolidado las mejoras que ya empezó a experimentar: más memoria, más agilidad mental, y con la mente despierta y viva tal como era antes de empezar a tomar medicación alguna ya hace años.

Para poder obtener esta mejoría, nos ha hecho falta replantearnos la inmerecida confianza en la medicina psiquiátrica, así como la relación con algunos parientes que, lejos de ayudarla, la hundían más, y que, de saber que ha eliminado definitivamente toda medicación, podrían poner en peligro la mejoría alcanzada e incluso su libertad.

Podemos afirmar que no se ha curado, pues no había nada que curar. Tan solo hacía falta eliminar una perniciosa medicación para tratar una inexistente enfermedad. Creada por votación y diagnosticada subjetivamente, sin el criterio científico más elemental.

También afirma por experiencia que los medicamentos acaban produciendo los síntomas que globalmente pretenden combatir: letargia, insomnio, depresión, alucinaciones, ideas suicidas, etc. Todos estos problemas los sufrió y todos ellos se describen en los prospectos de dichos fármacos. En el caso del medicamento Lamotrigina, hay, además, relación temporal, ya que pasaron tres meses desde que le introdujeron este fármaco, cuyo prospecto alerta de “ideas de autolesión o suicidio” y hubo un posterior intento de suicidio.

Es comprensible que unas circunstancias de estrés y pérdida de un familiar alteren el estado de ánimo. Pero en ello se basaron para diagnosticarle una enfermedad crónica imaginaria y recetarle una medicación que a largo plazo se convirtió en una bola cada vez mas grande; cada vez le recetaban más medicamentos, la mitad para mitigar los efectos secundarios producidos por los otros.

Según concluye ella misma, ve claramente que ir a la consulta de un psiquiatra hace 29 años fue un paso nefasto.