Archive for the ‘Poemas y cuentos’ Category

El cuento de los “vadegros” y su curiosa costumbre

Había una vez un planeta en una galaxia muy lejana, en el que vivían unos seres muy influenciados por las opiniones de los demás. Formaban una sociedad acomplejada, débil, enfermiza y, lo peor de todo, adoctrinada por media docena de espabilados que habían aprendido a manejar los defectos de esos seres para empujarlos a cometer los mayores desvaríos, con la misma impunidad que se conduce a una manada de borregos camino del matadero.

Hablamos de unos ciudadanos que habían sido despojados de su dignidad, de su amor propio, de sus instintos de supervivencia, y hasta de los valores fundamentales para la convivencia. Habían perdido hasta el más elemental instinto que tienen todas las criaturas de defender a sus hijos. Les contaron que los niños tenían que ser inoculados con venenos para que no enfermaran, y los integrantes de esa sociedad idiotizada hacían cola con sus hijos para cometer semejante sacrilegio con la sangre incontaminada de sus retoños.

El mayor problema de estas gentes es que no tenían ninguna autoestima. Les habían convencido de que todo lo que les gustaba era pecado, o era inmoral, o era de mala educación, o estaba mal visto en las redes sociales. Como no encontraban en sí mismos nada que les gustara, buscaban desesperadamente la aprobación de los demás. Si conseguían ser aceptados en algún grupo numeroso, podrían presumir de ello y vanagloriarse de las hazañas grupales como si fueran propias.
Sigue leyendo

Cuentos de patriotas apátridas y dignatarios indignos

Había una vez un lejano país que, por su cobardía y falta de colgantes en la entrepierna, se le apodaba cariñosamente la Piel de Vaca. Algunos siglos antes se le llamaba la Piel de Toro, pero la Real Academia de la Lengua denunció la falta total de coherencia al usar un nombre masculino, habiendo tamaña escasez de gónadas.

Precisamente por la escasez antes citada, el susodicho país acabó siendo despojado de su poder, y sus territorios se los repartieron 17 señores feudales, a cada cual más mediocre y cobarde. Puede parecer extraño que unos cobardes pudieran conquistar todos esos territorios, pero tiene una explicación muy sencilla: tras la muerte del dictador, los que se encontraban en el momento justo y el sitio adecuado, decidieron repartirse la Piel de Vaca como si fuera un solar, en vez de constituir una república democrática de verdad basada en una constitución digna.

Pasaron unos años felices cada uno robando en su taifa y el gobierno en la de todos, hasta que el hastío de la rutina empujó a los más ambiciosos a tratar de conseguir nuevos logros.

Como el gobierno necesitaba a las Taifas del Norte para conseguir mayorías y poder aprobar los presupuestos (no se puede robar más que el año anterior sin aumentar el presupuesto), iba aumentando las desigualdades, dejándose chantajear a cambio del apoyo parlamentario de las Taifas del Norte. Cuando al matón del patio del colegio nadie le para los pies, las exigencias crecen de forma desmesurada.

Un sabio dijo una vez: hay personas que tienen muchísimo dinero, pero ninguna tiene bastante. El atávico defecto humano de la ambición fue el detonador de una conspiración que perseguía aumentar el poder de la Taifa del Nordeste y mantenerlo durante mucho tiempo. Los señores feudales de esa región decidieron planificar una estrategia que les otorgara una gran ventaja y consolidara su poder durante generaciones.

Consultaron a los más espabilados del lugar, y éstos les hicieron las siguientes recomendaciones: Sigue leyendo

¿CUÁNTO CUESTA ALCANZAR LA VERDAD?

El hombre paseaba por aquellas pequeñas callecitas de la ciudad provinciana. Al torcer una esquina se encontró de pronto frente a un modesto local cuya marquesina estaba en blanco. Intrigado, se acercó a la vidriera y arrimó la cara al cristal para poder mirar dentro del oscuro escaparate… En el interior solamente se veía un atril que sostenía un cartelito escrito a mano que anunciaba:

Tienda de la verdad

El hombre estaba sorprendido. No pudo imaginar qué vendían.
Entró.
Se acercó a la señorita que estaba en el primer mostrador y preguntó:

– Perdón, ¿esta es la tienda de la verdad?
– Sí, señor. ¿Qué tipo de verdad está buscando? ¿Verdad parcial, verdad relativa, verdad estadística, verdad completa?

Así que allí vendían verdad. Nunca se había imaginado que aquello era posible. Llegar a un lugar y llevarse la verdad era maravilloso.

 Verdad completa – contestó el hombre sin dudarlo.

Estoy tan cansado de mentiras y falsificaciones, pensó. No quiero más generalizaciones ni justificaciones, engaños ni fraudes.

– Bien señor, sígame.

La señorita acompañó al cliente a otro sector, y señalando a un vendedor de rostro adusto, le dijo:

– El señor le atenderá.

El vendedor se acercó y esperó a que el hombre hablara.

– Vengo a comprar la verdad completa.

– Ajá. Perdone, pero, ¿el señor sabe el precio?

– No. ¿Cuál es? – contestó rutinariamente. En realidad, él sabía que estaba dispuesto a pagar lo que fuera por toda la verdad.

– Si usted se la lleva – dijo el vendedor – el precio es que nunca más volverá a estar en paz.

Un escalofrío recorrió la espalda del hombre. Nunca se había imaginado que el precio fuera tan alto.

– Gra… gracias… Disculpe… – balbuceó.
Dio la vuelta y salió de la tienda mirando al suelo.

Se sintió un poco triste al darse cuenta de que todavía no estaba preparado para la verdad absoluta, de que aún necesitaba algunas mentiras en las que encontrar descanso, algunos mitos e idealizaciones en los cuales refugiarse, algunas justificaciones para no tener que enfrentarse consigo mismo…

Quizá más adelante, pensó.

Un cuento: El rey sabio

Había una vez un rey sabio y poderoso que gobernaba en la remota ciudad de Wirani. Y era temido por su poder y amado por su sabiduría.

En el corazón de aquella ciudad había un pozo cuya agua era fresca y cristalina, y de ella bebían todos los habitantes, incluso el rey y sus cortesanos, porque en Wirani no había otro pozo.

Una noche, mientras todos dormían, una bruja entro en la ciudad y derramó siete gotas de un extraño líquido en el pozo, y dijo: “De ahora en adelante, todo el que beba de esta agua se volverá loco”.

A la mañana siguiente, salvo el rey y su gran chambelán, todos los habitantes bebieron el agua del pozo y enloquecieron, tal como lo había predicho la bruja. Y durante aquel día, todas las gentes no hacían sino susurrar el uno al otro en las calles estrechas y en las plazas públicas: “El rey está loco. Nuestro rey y su gran chambelán han perdido la razón“.

Naturalmente, no podemos ser gobernados por un rey loco. Es preciso destronarlo.

Aquella noche, el rey ordenó que le llevasen un vaso de oro con agua del pozo. Y cuando se lo trajeron, bebió copiosamente y dio de beber a su gran chambelán.

Y hubo gran regocijo en aquella remota ciudad de Wirani, porque el rey y su gran chambelán habían recobrado la razón.

Otros Cuentos 

El cuento del dentista y el flúor

Un cuento de amor: El amante canibalizado

Un cuento: El reino envenenado

Que fácil es alcanzar la felicidad

Que fácil es alcanzar la felicidad

Necesito desesperadamente que alguien me ayude… o voy a volverme loco. Vivo en una pequeña habitación con mi mujer, mis hijos y mis parientes, de manera que tenemos los nervios a punto de estallar y no dejamos de gritarnos y de increparnos los unos a los otros. Aquello es un verdadero infierno… 

¿Me prometes que harás lo que yo te ordene?, le dijo el maestro con toda seriedad.

¡Te juro que lo haré! 

Perfectamente. ¿Cuantos animales tienes?

Una vaca, una cabra, seis gallinas….. y alguno más. 

Mételos a todos en una habitación y vuelve dentro de una semana.

 El discípulo quedo horrorizado, pero había prometido obedecer… De modo que lo hizo y regreso al cabo de una semana quejándose desconsoladamente: ¡Vengo hecho un manojo de nervios! que suciedad, qué peste, qué ruido… ¡Estamos todos a punto de volvernos locos! 

Mete ahora el perro y el caballo y vuelve dentro de una semana.

Ya no podía más…. era insoportable. 

Vuelve otra vez, dijo el Maestro, y saca a todos los animales fuera.

El hombre se marcho a su casa corriendo y regresó al día siguiente radiante de alegría: Qué felicidad. Han salido todos los animales y aquello es ahora el paraíso. ¡Qué tranquilidad, qué limpieza, qué amplitud…!

Otros Cuentos 

El cuento del dentista y el flúor

Un cuento de amor: El amante canibalizado

Un cuento: El reino envenenado