Archive for the ‘Venenos y tóxicos’ Category

¡Cuidado con la inyección! Canción para el solsticio de invierno

Este año podemos usar como villancico esta pegadiza canción a ritmo de cha cha  cha. Para los que celebran el nacimiento del niño Dios, aunque la frase sea un oxímoron, que mejor villancico que el consejo de no vacunar al niño, ya que los terroríficos efectos secundarios de las vacunas no respetan ni a Dios.

La canción ha sido escrita e interpretada por la médica pediatra Lua Catalá. Una de las pocas personas que hacen honor al principio hipocrático de “lo primero no dañar”. Lógicamente, su honestidad ha sido premiada siendo perseguida por la Santa Inquisición del Colegio de Médicos, que a mi modo de ver es el más alto honor que puede alcanzar una pediatra.  La persecución es un signo de honestidad personal, calidad profesional, voluntad no manipulable y comportamiento no gregario, dones muy valiosos en una profesional de la salud infantil.

Voy a nombrar esta estupenda canción como himno oficial de este blog, y la pondré cada vez que tengamos que celebrar algo. Sigue leyendo

Hablemos en serio de la “emergencia” del calientacuento

No soy creyente de ninguna religión, y tampoco comulgo con la iglesia de la calentología que ha emcumbrado a los altares a Santa Greta de Soros (persona del año de la famosa revista “Time”), pero voy a escribir el siguiente texto como si fuera un ferviente seguidor de la super-mega-emergencia-climática-ultrapeligrosa que nos va a matar a todos cientos de veces.

Si se quiere reconocer una mentira, sólo hay que fijarse si sale en el telediario de todos los canales todos los días, utilizando palabras altisonantes y con los presentadores poniendo cara de angustiados y compungidos. Si además de eso, el 90% de la población mundial se suma con entusiasmo a la nueva idea e insulta a los “negacionistas”, ya se puede apostar hasta la camisa que nos han vuelto a colar otro timo.

Pero, como he dicho antes, voy a escribir lo que hay que hacer para salvar la civilización del gran cataclismo que nos amenaza al doblar la esquina. Vamos a analizar todo lo que debe hacer un ciudadano responsable para evitar la extinción de la especie humana en dos generaciones. Quien haga lo que se dice a continuación contaminará 10 veces menos que Greta y 100 veces menos que Bardem y Al Gore (premio Nobel por no haberse cumplido ninguna de sus previsiones calenturientas).

Vamos a poner las temas ordenados de menor a mayor importancia.

 

RECICLAR

No hay que reciclar mas de medio kilo al mes, pero no porque somos unos insensatos y tiramos todo mezclado al contenedor, sino porque no hemos usado nada que deba ser reciclado. No hay nada más ecológico que no usar casi nada de los productos que se puedan reciclar. Usarlos y reciclarlos correctamente es ser una persona responsable con el medio ambiente. No usarlos es mucho mejor. Sigue leyendo

Habrá que instaurar la objeción de conciencia contra la vacunación obligatoria

Pongo dos vídeos de una charla de la pediatra Lua Catalá, en los que hace una profunda, completa, brillante y minuciosa exposición sobre las vacunas y lo absurdo de su obligatoriedad.

Normalmente suelo comentar los vídeos que pongo añadiendo mis opiniones y mi punto de vista sobre el asunto. En este caso, la doctora Lua Catalá no se ha dejado nada en el tintero, por lo que no puedo añadir nada relevante que ella no haya planteado.

 

Carta abierta a Don Bill Gates

Estimado Bill, estaba leyendo la prensa de los Estados Hundidos cuando he visto una advertencia suya de que van a morir millones de personas cualquier día de estos.

Aquí se puede leer la noticia

Pone usted como ejemplo la gripe de 1.918, que políticamente interesó llamarla la gripe española. Debería usted saber que no fue la famosa gripe la que mató a millones de personas en todo el mundo, sino las vacunas que metieron a millones de personas durante la primera guerra mundial, y muchas más al finalizar dicha guerra.

Aquí está explicado con detalle.

Debería usted tener en cuenta que, hace ahora justo 100 años, las cosas no funcionaban igual que hoy en día. Entonces se lavaban las sábanas en el río dos veces al año. Como el agua se traía de la fuente con cántaros, los domingos se llenaba una palangana y con la misma agua se lavaba toda la familia, que en esa época solía ser familia numerosa.

Todavía pasaron muchas décadas hasta que en las casas empezaron a tener un refrigerador. Hasta entonces la carne se guardaba en una jaula cubierta por tela mosquitera, para que las moscardas no depositaran sus huevos en la carne y se llenara de gusanos. Muchas veces la carne se ponía mala, pero nadie se permitía el lujo de tirar nada. La gente se comía muchos alimentos en malas condiciones: carne podrida, grasas y aceites rancios, cereales enmohecidos por la humedad, conservas mal esterilizadas, productos lácteos de animales enfermos o mal conservados, harinas y legumbres llenas de gusanos, alimentos contaminados por excrementos de ratas, agua contaminada, también usaban utensilios hechos con metales tóxicos, etc.

La aparente mejora de la salud de la población no ha sido gracias a las vacunas o los medicamentos, sino gracias a las alcantarillas, agua potable, higiene personal, viviendas con ventanas y buena conservación de los alimentos.

El único peligro que tenemos ahora con las pandemias no reside en los virus o bacterias que dicen que nos van a matar a todos varias veces, sino en las vacunas y los tratamientos que proponen las criminales “autoridades sanitarias”, con los organismos a los que usted propone financiar a la cabeza de los mafiosos.

Reconozco que usted es una persona inteligente, que supo dejarse copiar el sistema operativo hasta alcanzar un monopolio mundial de facto. Pero le aconsejo que se lea la fábula del burro flautista. Por muy inteligente que sea, nadie domina todas las facetas de la vida. Quizá esté mal asesorado en temas de salud. Si realmente quiere hacer el bien a la humanidad, tenga en cuenta que no hay nadie más peligroso que un fanático bien intencionado.

A los países que pasan necesidades no hay que mandarles medicamentos o vacunas, sino proporcionarles agua limpia y enseñarles a cultivar vegetales frescos. Tampoco hay que hacerlos dependientes de la caridad, sino ayudarles y enseñarles a ser autosuficientes en su propio habitat. El problema es que hay una industria de la caridad que tiene las cosas montadas para que cada vez haya más necesitados. Sin pobres dicha industria no tendría razón de ser, y esas empresas son demasiado rentables para sus dirigentes como para permitir que lleguen a ser innecesarias.

Me ofrezco gratuitamente para asesorarle en estos temas. Yo le garantizo que con la décima parte que dedica ahora a ayuda humanitaria, podrá ayudar a 10 veces más personas de las que ayuda ahora para que tengan una vida saludable y autosuficiente (o sea, multiplicar por 100 el número de personas a las que llegaría su ayuda). Aunque me gustaría entender sus contradicciones, pues he visto un vídeo en el que dice que hay que reducir la población mundial, y luego se preocupa de que una pandemia inventada mate a unos pocos millones, que no se notarían entre los 7.000 millones que estamos ahora despilfarrando recursos no renovables en este planeta finito. No creo que su contradicción se deba a que piense que hay que reducir la población de una clase de personas e impedir que mueran las de otra clase. Dudo que esa sea su intención, pues ese pensamiento es “políticamente incorrecto“, y usted siempre hace gala de una corrección política exquisita. Cuando quiera hablamos y me lo aclara.

Para que pueda disipar sus temores me ofrezco voluntario para entrar en contacto con todos esos virus y bacterias que piensa que pueden aniquilar la humanidad. Después de comerme esos gérmenes a cucharadas y no contagiarme, si me cae simpático le explicaré el truco para que usted y su familia puedan quedar también inmunes. Si se pasa por España le invito a una paella en mi casa, así podrá ver que el Windows que uso no es pirata.

 

Reinventando el timo del $ida 30 años después

En los años 80 se puso de moda la utilización de drogas estimulantes y recreativas entre los homosexuales que practicaban relaciones con mucha frecuencia. Una de las más usadas eran los Poppers.

Como se tenían relaciones con muchas personas diferentes, eran habituales las enfermedades de transmisión sexual que eran tratadas con potentes antibióticos. Uno de los más famosos en la época era el Bactrim.

El abuso de Poppers junto con el Bactrim produjo un efecto inmunosupresor. Por si fuera poco, la recepción de semen por el recto también tiene un fuerte efecto inmunosupresor, que se sumó al efecto del abuso de las otras drogas.

La Farmafia vislumbró un negocio muy rentable y encargó el diseño del timo del $ida a un delincuente condenado por fraude científico llamado Gallo. El resto de la historia es bastante conocida.

Para mi sorpresa, leo en esta noticia con estupor que están diseñando la segunda parte de la película de terror y ciencia ficción.

Como poner de moda cualquier imbecilidad es muy sencillo, para eso están las redes sociales, parece que los expertos han escrito el guión del $ida 2 y lo han lanzado a las redes. Lógicamente, todos los locos y suicidas se lanzan sin paracaídas ante cualquier reto estúpido que salga en Internet.

Como a cualquier producto que se lanza al mercado, a la práctica de asistir a orgías que duran un día entero ya lo han bautizado con un nombre que engancha y tiene tirón publicitario: Chemsex.

Quizá la venta de test y medicamentos para el timo del VIH estaba bajando mucho y le han dado un empujón publicitario. Incluso se hizo un publi-reportaje en la TVE sobre el Chemsex que resultaría vomitivo (no por el tema tratado, sino por la desfachatez con la que se promociona un fraude científico en la TV pública) en cualquier país civilizado.

Lógicamente, Sanidad ya está “preocupada” por el asunto y está abriendo servicios especializados para los nuevos héroes de las maratones homosexuales.

Como la Farmafia no da puntada sin hilo, puedo pronosticar un nuevo aumento de tontos diagnosticados falsamente de $ida con el consiguiente gasto millonario para las escuálidas arcas de la S.S (Seguridad Social para los incautos).

Si se eliminaran todos estos timos, el dinero sobrante sería suficiente para subir las pensiones y comprarles un coche descapotable a cada jubilado. Pero cualquiera que lo propusiera sería lapidado públicamente por los mismos jubilados que serían los beneficiarios de dicha medida. Son los problemillas de vivir en una dictadura de la mayoría ignorante.

La epidemia de gripe es por culpa de los camellos de los Reyes Magos

El titular es falso, pero sólo por una letra. El culpable no es el camello, sino el camelo que nos ha contado la medicina oficial, la OMS y la Farmafia.

A pesar de ello, si todos los años cuando llegan los Reyes Magos montados en sus camellos hay una epidemia de gripe, sería lógico pensar que los camellos son los que transmiten la enfermedad. Hay varios precedentes: las sapientísimas autoridades sanitarias nos han asustado repetidas veces con la gripe aviar, la gripe del cerdo, etc. ¿No sería lógico que la gripe, que todos los años cae en las mismas fechas, la trajeran los camellos?

Desgraciadamente para los crédulos e ingenuos, ninguno de esos animalitos es culpable ni nunca lo ha sido de ninguna enfermedad, y nunca han transmitido ninguna epidemia a los bípedos. Ni siquiera los humanos son capaces de contagiar a otra persona sana, la prueba es que a mi nunca me ha contagiado nadie. Hablo de contagiar a otra persona sana, pues contagiar a alguien que ya está enfermo desvirtuaría completamente la palabra “contagiar”, además de caer en una fea redundancia.

Me voy a convertir en abogado defensor de los camellos, pollos y cerdos, que además de ser inocentes son unos animalitos muy simpáticos. Para demostrar su inocencia voy a presentar una cronología de los hechos que conducen a la epidemia de gripe anual, que todos los años colapsa las urgencias de los hospitales en las mismas fechas. Sigue leyendo

La extinción de la especie humana: capítulo 3, descenso en el coeficiente de inteligencia

Han emitido un documental en Documentos TV que habla del descenso en el coeficiente de inteligencia. Resulta que viene bajando en la población mundial durante los últimos 20 años.

Los investigadores del documental han encontrado un par de culpables que se hallan presentes en una buena parte de los niños con coeficientes bajos, pero admiten que no pueden explicar el resto de casos en los que no se encuentran los presuntos culpables.

Tiene lógica que los investigadores no encuentren la explicación correcta, pues ellos también son víctimas del descenso de inteligencia y cada día pueden razonar con menos criterio.

Como cuando yo iba a la escuela todavía no había empezado el adoctrinamiento pseudocientífico capitaneado por la Farmafia, como tampoco me fio de nadie, y cuando camino por la calle suelo llevar los ojos abiertos, puedo terminar la lista de culpables que los investigadores no han querido ver, a pesar de que los culpables tenían la pistola humeante en sus manos y llevaban un sombrero negro, que es un distintivo muy fiable para distinguir a los malos en todas las películas.

Repasemos el listado de los asesinos de la inteligencia humana: Sigue leyendo