Archive for the ‘Medicamentos peligrosos’ Category

120 niños autistas recuperados

Gracias a un lector he conocido el trabajo que están haciendo Kerri Rivera y Andreas Kalcker. Además de aplicar el protocolo habitual para los niños autistas que está explicado en este post: Tratamientos para un niño autista, utilizan el MMS para eliminar todos los parásitos.

En los siguientes vídeos explican con todo detalle el tratamiento y los motivos que les han llevado a hacer cada uno de los pasos.

Es un placer saber que todavía quedan algunas personas que hacen lo que creen adecuado, arriesgándose a ser denunciados por la mafia corrupta que impone su ley en la industria de la enfermedad. El tema del autismo ha sido tratado muchas veces en este blog. Se pueden ver todos los post pinchando aquí.

Leer los testimonios de padres de niños curados es la mejor recompensa que puede tener alguien que intenta ayudar a niños inocentes con la vida arruinada por las vacunas.

Me alegro que haya un punto de luz para los autistas en América Latina, pues en comentarios me escriben muchas madres desesperadas que no saben dónde dirigirse.

Testimonio de curación de un transtorno bipolar

Hace un año relaté la experiencia de un familiar diagnosticado con trastorno bipolar, aquí está el post Testimonio de los progresos en un transtorno bipolar, que había hecho grandes progresos en la reducción de los psicofármacos que tomaba y la mejora de su salud.

Hoy escribo una actualización de dicho testimonio en que la medicación ha sido eliminada completamente y se ha consolidado la mejoría en la calidad de vida.

graf2
En el gráfico de arriba se puede ver la reducción paulatina de los medicamentos que tomaba. Ha hecho falta paciencia para eliminar completamente todos estos psicofármacos, dándole al cerebro tiempo para desacostumbrarse de sus efectos primarios, secundarios y de la dependencia que crean.

En cuanto a los dolores musculares o pesadillas que se mencionaban en el primer post, no han vuelto a suceder. Sospechábamos que los causaba el síndrome de abstinencia de la misma medicación, que no hayan vuelto a aparecer todos estos dolores y malestares lo confirmaría.

Para combatir el estreñimiento come 1 Kg de fruta a lo largo del día, sin mezclar fruta ácida con dulce, y un par de cucharadas de lino dorado molido en la comida, lo cual le sienta muy bien, ya no sufre estreñimiento alguno. Cambió el desayuno por ciruelas frescas o secas puestas en remojo toda la noche y fruta fresca dulce, ya que el salvado de trigo y los copos de avena, aunque también le iban bien para el estreñimiento, le hacían sentir demasiado llena. También ha empezado a tomar jugo de col fermentada con la idea de que le sea beneficioso para el intestino.

Se han ido retirando los suplementos de vitaminas, pues ya han cumplido su objetivo, que era ayudar al cuerpo durante la reducción de los fármacos. Ahora que ya han sido eliminados completamente, estos suplementos ya no hacen falta. Las vitaminas necesarias se obtendrán de la misma dieta vegetariana que ya realiza.

Lo que le queda pendiente en estos momentos es conseguir dormir de forma natural. Por ahora toma 600 mg de valeriana cada día al acostarse, además de caminar unas dos horas y hacer un baño de pies en agua caliente antes de ir a la cama para facilitar la conciliación del sueño. Es este, pues, el siguiente objetivo para recuperar la plena salud.

Los cambios a mejor son claramente visibles si comparamos tal como está ahora con antes de retirar los psicofármacos, se han consolidado las mejoras que ya empezó a experimentar: más memoria, más agilidad mental, y con la mente despierta y viva tal como era antes de empezar a tomar medicación alguna ya hace años.

Para poder obtener esta mejoría, nos ha hecho falta replantearnos la inmerecida confianza en la medicina psiquiátrica, así como la relación con algunos parientes que, lejos de ayudarla, la hundían más, y que, de saber que ha eliminado definitivamente toda medicación, podrían poner en peligro la mejoría alcanzada e incluso su libertad.

Podemos afirmar que no se ha curado, pues no había nada que curar. Tan solo hacía falta eliminar una perniciosa medicación para tratar una inexistente enfermedad. Creada por votación y diagnosticada subjetivamente, sin el criterio científico más elemental.

También afirma por experiencia que los medicamentos acaban produciendo los síntomas que globalmente pretenden combatir: letargia, insomnio, depresión, alucinaciones, ideas suicidas, etc. Todos estos problemas los sufrió y todos ellos se describen en los prospectos de dichos fármacos. En el caso del medicamento Lamotrigina, hay, además, relación temporal, ya que pasaron tres meses desde que le introdujeron este fármaco, cuyo prospecto alerta de “ideas de autolesión o suicidio” y hubo un posterior intento de suicidio.

Es comprensible que unas circunstancias de estrés y pérdida de un familiar alteren el estado de ánimo. Pero en ello se basaron para diagnosticarle una enfermedad crónica imaginaria y recetarle una medicación que a largo plazo se convirtió en una bola cada vez mas grande; cada vez le recetaban más medicamentos, la mitad para mitigar los efectos secundarios producidos por los otros.

Según concluye ella misma, ve claramente que ir a la consulta de un psiquiatra hace 29 años fue un paso nefasto.

Gráficos muy completos sobre las vacunas

En este blog se ha escrito mucho sobre vacunas y autismo. Puede que sea un vano intento de salvar a algunos niños inocentes de la falta de profesionalidad de sus pediatras. Tengo que admitir que los resultados han sido escasos, pero más vale que se hayan salvado unos pocos que ninguno.

A pesar de que sobre las vacunas ya se ha dicho casi todo, ha caído en mis manos un informe con unos gráficos de buena calidad muy completos, y no he podido resistir la tentación de airear el documento.

Es un documento de treinta páginas, que se puede ver aquí.

Tiene los clásicos gráficos que demuestran que las vacunaciones empezaron cuando las enfermedades ya habían remitido a niveles muy bajos, debido a la implementación de medidas de higiene, una mejor conservación de los alimentos y una alimentación más variada que impide las carencias alimentarias de nutrientes esenciales.

Pongo un ejemplo, pero recomendando encarecidamente ver el documento entero y guardarlo para volverlo a mirar cada vez que se olvide, sobre todo, antes de vacunar.

primera

También incluye gráficos que demuestran la inutilidad de las vacunas, pues se producen brotes de enfermedades en poblaciones vacunadas casi en su totalidad.

 

segunda

Y, por último, demuestra que, a pesar de que las vacunas son tan poco efectivas para prevenir enfermedades, conservan intactos sus terribles efectos indeseados. Como, por ejemplo, que el 70% de las muertes súbitas infantiles ocurran en las tres semanas posteriores a la vacuna. O que las enfermedades inflamatorias del intestino (*) ocurran diez veces más entre los vacunados que en los no vacunados.

 

tercera

(*) Estas enfermedades producidas por las vacunas y los antibióticos son la nueva plaga bíblica del siglo XXI. A veces las producen directamente y otras veces producen primero los hongos cándida, que ayudan a completar el cuadro. Lo peor de este tipo de enfermedades es que, siendo graves, preparan el terreno para otras enfermedades más graves todavía: esclerosis múltiple, intestino permeable, todo tipo de alergias e intolerancias (la más famosa, al gluten).

Estos enfermos, la mayoría mal diagnosticados, caen en manos de unos profesionales que no saben curar ninguno de estos problemas y convierten la vida de estos pacientes en un infierno sin salida.

Lo que empezó con unas aparentemente “inofensivas vacunas”, acaba arruinando la vida de mucha gente. Lo peor es que se vulnera el principio del consentimiento informado, pues ningún sanitario que pone vacunas advierte de los riesgos que conllevan. Malamente puede alguien dar su consentimiento informado si  no le han informado de nada.

 

La vergonzosa publicidad encubierta del Ibuprofeno

He visto con un gran asombro cómo decían con total naturalidad que El ibuprofeno podría aumentar nuestra esperanza de vida

La gente que oye esa aberración, teniendo en cuenta que la mayoría piensa que lo que se dice en la tele son verdades absolutas, anota en su mente lo que ha oído en TV. Aunque no vaya a comprarlo enseguida, la próxima vez que tenga que elegir entre diferentes venenos, su subconsciente se decantará con una gran probabilidad por esa droga tóxica, que, para más recochineo, se vende sin receta.

Luego, buscas la noticia y dice así:

“Los investigadores aún no han determinado por qué el ibuprofeno, que suele emplearse para tratar el dolor y la fiebre, tiene este efecto en gusanos, en la mosca de la fruta y en la levadura, pero consideran que es interesante seguir progresando en esa línea”.

O sea, que lo de que alarga la vida es una suposición simplista y sin fundamento, que sería delito mencionar en un país donde imperaran la ley y los derechos humanos.

Se supone alegremente que algo que alarga la vida de las moscas va a hacer lo mismo con los seres humanos. Bajo esa premisa, la primera recomendación sería comer mierda, pues es el alimento preferido por las moscas.

Tampoco dicen qué cantidad de alimento le han dado a las moscas, pues, está científicamente demostrado que  las moscas a las que se les hace pasar mucha hambre viven el doble de las que comen todo lo que quieren. Cuando con el Ibuprofeno sólo aumenta la esperanza de vida un miserable 15%.

Yo no he estado presente durante el estudio, pero se me ocurre una manera de afirmar lo que han dicho sin mentir: se mata de hambre a las moscas mientras se les suminstra Ibuprofeno. La restricción calórica aumenta la esperanza de vida un 100%, pero como el ibuprofeno la recorta un 85%, todavía queda un aumento neto de un 15% para publicarlo en el estudio. Se cobra del laboratorio que fabrica las pastillitas y que te ha encomendado el estudio con la condición de que el resultado fuera rentable para la empresa. Y al mismo tiempo nadie te puede acusar de mentir, ya que la dieta de las moscas es algo que a nadie interesa ni nadie va a preguntar.

Si lo que estuvieran recomendando abiertamente fuera inocuo, se podría etiquetar de publicidad engañosa, pero si lo que publicitan tiene un centenar de efectos secundarios graves, ya debería entrar en las leyes penales.

Voy a citar algunas de las cosillas que le suelen ocurrir a los que toman la recién descubierta fuente de la eterna juventud:

Hemorragia y úlceras pépticas.

Perforación gástrica o intestinal (en algunos casos mortales).

Reacciones alérgicas graves (shock anafiláctico).

Lupus eritematoso sistémico, caída del cabello.

Insuficiencia cardíaca o tensión arterial elevada.

Alteraciones o insuficiencia renal (fallo del correcto funcionamiento de los riñones).

Lesiones del hígado, hepatitis (inflamación del hígado).

Vómitos de sangre o de aspecto similar a los posos de café.

Los que se atrevan a leer el prospecto entero que pinchen aquí

Si alguien piensa que un veneno que tomado esporádicamente te puede destrozar los órganos, tomado asiduamente te va a alargar la vida, debería consultarlo con la almohada.

Lo peor de estos lavados de cerebro es que, aunque luego se desmientan, como el desmentido ya no sale en los medios de (in)comunicación, no se entera nadie. Todos siguen con la primera idea que les han inculcado, arruinando su salud con la sonrisa en los labios.

El doctor Joan Ramon Laporte habla claro

Gracias a un enlace que ha puesto un lector en los comentarios, he tenido acceso a un programa de radio en el que entrevistan al doctor Joan Ramon Laporte. Él es el director de la Fundación “Institut Català de Farmacologia” y catedràtico de Farmacología en la Universitat Autònoma de Barcelona.

El doctor Laporte ha escrito el prólogo de este libro

medicamentos que matan

El autor del libro,PETER C. GOTZSCHE, demuestra con datos exhaustivos de qué modo la Farmafia corrompe a médicos, revistas y sociedades científicas, organizaciones de pacientes, gobiernos y agencias de medicamentos, para mejorar sus beneficios, aunque sea a costa de la muerte de sus “clientes”.

El libro es una valiente denuncia de la industria farmacéutica. La sobremedicación y las prácticas corruptas de un sector que olvidó la ética, para pensar sobre todo en los beneficios

PROGRAMA DE RADIO

Aquí se puede escuchar el programa de radio en el que interviene el Dr. Laporte, pinchando donde pone “Entrevista”. Como hablan en catalán y lo que dicen es muy importante, para que nadie se pierda nada, voy a traducir los puntos más importantes con unos breves apuntes a continuación.

Al empezar, el locutor se extraña del título del libro “Medicamentos que matan”, a lo que el Dr. Laporte le dice que eso ya se sabía desde hace muchos años. Los fármacos son sustancias extrañas que tienen efectos indeseados que, a veces, pueden ser muy graves.

Por ejemplo: dar antidepresivos a alguien que no los necesita porque simplemente está triste. No se consigue ningún beneficio, porque la tristeza no se cura, pero sí se sufren todos los efectos secundarios: aumento del riesgo de infarto, de ictus, de fracturas, que si son graves pueden conducir a la muerte, etc.

Dice que el libro habla de los métodos mafiosos de la industria farmacéutica, con los que consiguen que se usen medicamentos inútiles. Como los efectos secundarios de todos los medicamentos son obligatorios, al usarlos en situaciones para las que no hacen falta o en enfermedades inventadas, se está sometiendo a daños graves a las víctimas de esas prescripciones inadecuadas.

Habla del tratamiento hormonal sustitutorio, que se hizo durante muchos años y que produjo 18.000 casos de cáncer de mama sólo en España.

Luego habla de medicamentos inútiles, innecesarios y mal dosificados.

Como ejemplo de medicamento inútil pone los jarabes para la tos. Los resultados no se diferencian en nada de usar un placebo.

Como medicamento innecesario pone los tratamientos para el colesterol con estatinas, que dice que es un invento de la industria.

Dice que los médicos no conocen muy bien los efectos secundarios de los medicamentos que recetan, debido a que la formación continuada que tienen va a cargo de los visitadores médicos, que les pasan información sesgada y con conflicto de intereses.

Las cifras oficiales dicen que mueren 197.000 personas al año en Europa a causa de los medicamentos, pero el Dr. Laporte dice que la cifra real será al menos 10 veces más, que con seguridad pasará de dos millones de muertes al año.

Habla que sólo en Cataluña tienen 3000 ingresos hospitalarios por hemorragia gastrointestinal, de los cuales la mitad son debidas a los medicamentos. Decenas de casos de infartos por culpa del famoso Voltaren. Hay un millón de personas tomando omeprazol, que dificulta bastante la absorción del calcio, ya de por sí difícil con las dietas actuales y el tipo de vida. Esa falta de absorción de calcio gracias al omeprazol provoca 1000 fracturas de pelvis o de femur anuales sólo en Cataluña. Todo ello está demostrado por una docena de estudios científicos.

Dice que las pastillas para dormir al cabo de un mes sólo aportan los efectos indeseados, pues ya no surten efecto. Y que en los estudios hechos, la gente que toma somníferos sólo se duerme 7 minutos antes que los que toman placebo. Es absurdo por un efecto tan pequeño tomar fármacos con terribles efectos secundarios como fracturas, neumonía, etc. Además, las dichosas pastillitas aumentan el 40% el riesgo de contraer alzheimer.

Afirma que el sistema de regulación de los medicamentos es un fracaso a nivel mundial y que habrá que buscar otra manera más segura para los enfermos. Mientras los visitadores médicos sean legales y vayan presionando y sobornando a los médicos, los únicos perjudicados serán los enfermos.

España va la primera del mundo en consumo de antidepresivos y ansiolíticos. La tristeza, la timidez, la menopausia y la vejez no son enfermedades, y convertir esos procesos naturales en algo a tratar aumenta exponencialmente el consumo de sustancias peligrosas que acaban matando mucha gente todos los años.

Nos vuelven a vender el amianto, pero con otro nombre

Después de muchos años de estar prohibido el amianto en toda Europa, ahora nos venden productos que llevan amianto, pero le han cambiado el nombre: ahora se llama crisotilo.

A algunos les parecerá extraño que se vendan cosas prohibidas, cuando la verdad es que es de lo más normal.

Después de ver el vídeo que pasaron en la Noche Temática, veremos otros productos prohibidos que se siguen vendiendo con total naturalidad.

OTROS EJEMPLOS

Hace muchos años que se han prohibido los termómetros de mercurio en toda europa, por si acaso se rompe y alguien toca el mercurio con el dedo. Pero eso no impide que sigan metiendo mercurio como conservante en algunos medicamentos y vacunas. Parece ser que inyectarlo en la vena no es tan peligroso como tocarlo con el dedo.

Aparte de eso, nuestro amado ministro anterior regaló a todos los españoles bombillas de bajo consumo que contienen mercurio. Si se rompen, hay que salir pitando de la habitación durante muchas horas, pero eso se le olvidó mencionarlo a sus confiados votantes.

EL PRODUCTO MÁS ESPECTACULAR

De todos los productos prohibidos y que se siguen vendiendo, el más espectacular es la TALIDOMIDA. Fue prohibida en 1.963 debido a los estragos que hizo en miles de niños que nacieron deformados o sin extremidades. Los que no habían nacido cuando se hizo la prohibición, pueden ver el vídeo de abajo y comprobar los efectos secundarios del medicamento.

Pues bien. Si le apetece comprar Talidomida no hay problema, está a su disposición.

Evidencias de los efectos negativos de los antibióticos en el sistema inmunológico

En la New University of British Columbia han encontrado nuevas evidencias de que los tratamientos con antibióticos afectan negativamente a la salud de nuestro sistema inmunológico y su capacidad para combatir enfermedades específicas en el futuro. Se deberia reconsiderar la utilización de los antibióticos cada vez que los recete alguien con una bata blanca y un título colgado en la pared.

Esta investigación corrobora lo que otros científicos han encontrado – que las bacterias del intestino son las responsables del 80% de nuestra inmunidad contra la enfermedad. El problema con los tratamientos antibióticos es que no discriminan entre las bacterias “buenas y malas” del intestino, comprometiendo así la proporción y la diversidad necesaria de bacterias en el intestino.

Mientras que el abuso de antibióticos a cualquier edad puede tener efectos negativos a largo y corto plazo, alterando nuestras bacterias intestinales, con los jóvenes puede ser especialmente perjudicial. El uso temprano de antibióticos ha demostrado que causa obesidad en la vida adulta. Dar un antibiótico a un niño para una infección de oído, dolor de garganta, o una serie de otras enfermedades debería ser la última cosa que hagan los padres.

El estudio, publicado recientemente en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, explica cómo los diferentes antibióticos afectan a las bacterias buenas. Kelly McNagny, profesor en el Departamento de Genética Médica que dirigió la investigación junto con el microbiólogo Brett Finlay, dijo:  “Este es el primer paso para entender qué bacterias son absolutamente necesarias para el desarrollo de un sistema inmunológico saludable en la vida del adulto.”

Los investigadores probaron el impacto de dos antibióticos, la vancomicina y la estreptomicina, en ratones recién nacidos. Encontraron que la estreptomicina provocaba una mayor susceptibilidad a una enfermedad conocida como neumonitis por hipersensibilidad en la vida adulta, pero en la vancomicina no tuvo ningún efecto. La diferencia entre estos dos antibióticos es debida a la forma en que cada uno de ellos cambia el ecosistema bacteriano en el intestino.

No obstante, se discute el uso de numerosas plantas medicinales que son antimicrobianas y antivirales, y que pueden ser más eficaces que los antibióticos en muchos casos. Incluso la miel y el jengibre podrían ser más eficaces que muchos productos farmacéuticos. Ellos sugieren que los probióticos podrían ser una mejor manera de aumentar la inmunidad, incluso en niños pequeños.

Los probióticos podrían ser la próxima gran tendencia en la crianza de los hijos, porque una vez que se sabe qué bacterias van a prevenir la enfermedad, nos podemos asegurar de que a los niños no les falten dichas bacterias”, dice McNagny.

Hasta la CDC dice que la era de los antibióticos está acabada.

——————————————————————————–

Hasta aquí he puesto lo que dicen los estudios y los científicos. Mi opinión es que han tardado mucho en enterarse de lo que era obvio y se veía a simple vista: que cuando alguien toma antibióticos (antivida para los amigos) lo ves hundido, débil, demacrado y sin vitalidad.

No conozco a nadie que tenga alergias que no lo hayan achicharrado a antibióticos o beba mucha leche.

CONCLUSIÓN:  si ama la vida, no tome “antividas”