Archive for the ‘Defectos y virtudes’ Category

La debilidad

Para poder analizar este defecto con sus desastrosas consecuencias, no hay más remedio que hacer una autopsia social muy desagradable, sacando a relucir toda la podredumbre sobre la que se sustenta. Por tanto, voy a hacer la misma advertencia que hacen en la tele las pocas  veces que sacan alguna realidad sin haber pasado previamente por el filtro edulcorante y de maquillaje: este post puede herir la sensiblería (que no sensibilidad) de las personas débiles, pusilánimes y la de los bebés amamantados con el “pensamiento políticamente correcto” que todavía no hayan sido destetados.

La debilidad no es un defecto atávico como los demás. Ni los hombres ni las mujeres, ni siquiera los niños de la edad de piedra, eran débiles de espíritu, pues se hubieran extinguido. En cambio, nuestros ancestros ya compartían con nosotros la mayoría de los defectos humanos de hoy en día: miedo, egoísmo, orgullo, avaricia, superstición, etc. Por tanto, la debilidad en la etapa adulta de los seres humanos ha sido implantada artificialmente.

La debilidad y la fragilidad son cualidades que poseen casi todas las criaturas en sus primeros días de vida y están diseñadas como reclamo del instinto maternal para ser protegidas y sobrevivir al arriesgado periodo de la infancia. A medida que las crías van creciendo, sus progenitores van recortando progresivamente su ayuda, hasta el momento en que alcanzan las aptitudes para buscarse la vida. A partir de ese momento, los padres cortan los vínculos y los vástagos tienen que buscarse  el sustento por sí mismos. No hacerlo así y dar una sobreprotección supondría cercenar las posibilidades de supervivencia de la especie con graves consecuencias a largo plazo.

Todavía me acuerdo de cuando era un niño, cuando la mayoría de padres educaban a sus hijos. Hoy en día el verbo educar ha sido canjeado por el de abastecer. La verdadera educación sólo puede estar basada en la transmisión de una escala de valores y prioridades, y, mientras el niño no tiene la facultad de razonar con lógica y la experiencia para aplicar ese razonamiento, la única solución es prohibirle las cosas que inmediatamente o en el futuro le van a hacer daño y arruinarán su vida.

Unos padres que de verdad quieren a sus hijos les conceden pocos caprichos, pues les importa más que su hijo sea feliz el resto de su vida, que el que reciba una satisfacción efímera con la consecución de  unos caprichos, mientras arruina su salud y su vida posterior.

La instauración de la debilidad en la especie humana

He dicho varias veces que los amos del mundo no son muy listos, pero sería una temeridad pensar que son tontos. Sus padres les dejaron escrito lo que tienen que hacer en una libreta de anillas, y como dominar a unos seres repletos de defectos es tan fácil, lo van logrando sin mucho esfuerzo.

No tengo ni idea del número de amos que hay en el mundo, pero creo que los dueños de nuestras vidas y haciendas cabrían todos en un autobús. Si comparamos esa cifra contra unos 6.000 millones  de súbditos que disponen de manos para apedrearlos a ellos y a sus sicarios, está claro que están en una clara desventaja. Para equilibrar la balanza necesitan nuestra debilidad, sobre todo, la moral y la anímica. No es de extrañar que se hayan dedicado a imbuir la debilidad física y mental a la especie humana para evitar la rebelión en la granja.

La meta más importante a conseguir cuando se implanta la debilidad en el pueblo es la pérdida de su dignidad como seres humanos. Una persona con dignidad y que se respeta a sí misma soporta mal que se burlen en su cara mientras le roban sus bienes y destrozan su vida y la de su familia.

Fabricar una humanidad débil, dependiente, enfermiza, sin criterio ni voluntad, que practique la genuflexión con rapidez y que venda a su madre por dinero, es fácil, sólo hay que azuzar al resto de defectos quelleva de serie desde que nace: la pereza, la ambición desmedida y sin saber para qué, el ansia de pequeñas parcelas de poder, la soberbia, la envidia y el resto de venenos que intoxican la mente humana.

Hace menos de 100 años, a los jóvenes se les hablaba de sus obligaciones; los escasos derechos tenían que ganarlos o merecerlos. Con el nuevo plan de convertirlos en peleles, todo el mundo les recita sus derechos. Las obligaciones no se mencionan, pues se considera de mal gusto abordar un tema tan escabroso. Pintarles un mundo de color de rosa en el que conseguirán todos sus deseos a cambio de nada está bien para los cuentos infantiles con final feliz. Estos cuentos son adecuados hasta los cuatro años, para que los niños no se traumaticen al tropezar con la realidad que se les viene encima,  pero contar esas historias a chavales a los que ya les ha salido vello en los genitales es la manera más segura de destrozar su vida y llevarlos directos al degolladero.

Ningún área de la actividad humana se ha librado de que le hayan socavado sus cimientos. Repasaremos algunas de las muchas maneras con las que se ha inoculado este virus debilitante en la especie humana. Después de estos brotes primarios tan bien planificados, la transmisión posterior ha corrido a cargo del potentísimo “pensamiento políticamente correcto”. La debilidad de los mismos padres ha sido contagiada a sus hijos cuyas vidas han sido sacrificadas en este bárbaro ritual.

Primer paso: debilitar la salud del cuerpo físico

La manera más segura de conseguir un pelele es procurar que no se responsabilice de nada respecto de su vida: salud, dinero, educación de sus hijos, organización social, etc. La mayor diferencia entre un niño de dos años y un adulto es que el niño no es responsable de nada. Los jóvenes educados con cuentos de hadas sienten un impulso muy fuerte de quedarse siendo niños para siempre y no tener que asumir responsabilidades. Es muy agradable permanecer en el confortable útero materno para siempre y esperar que los demás tomen decisiones y le provean de todas tus necesidades.

Los políticos que saben lo que la gente quiere oír prometen el paraíso a cambio de nada si delegan en ellos, y, a pesar de que todos saben que nunca cumplen las promesas, los votan de todas formas, no porque crean que esta vez cumplirán lo que han dicho, sino porque les han brindado una excusa perfecta para no responsabilizarse por nada. Éste es el mantra que repiten los votantes: el gobierno ya hará lo que tenga que hacer para que yo viva como un rey sin trabajar, que para eso tengo mis derechos y le he votado. Como es natural, los políticos hacen lo que deben hacer para vivir ellos como reyes, hipotecando el futuro del país hasta que reviente.
Pasteur: la primera jugada maestra

Os aconsejo leer este libro.

Aquí se puede descargar

Para conseguir que la gente no se responsabilizara de su salud, se utilizó una marioneta llamada Pasteur. El poder establecido de su época le ayudó a plagiar y tergiversar a sus contemporáneos. Luego, el poder miró hacia otro lado, mientras Pasteur hacia trampas en sus solitarios para demostrar sus absurdas teorías. No había más remedio que seguir por el camino de achacar las enfermedades a los agentes externos, era el único camino para que la gente pudiera enfermar sin sentirse responsable en ningún momento de su enfermedad (todavía hoy en día, cuando la gente enferma dice: me ha tocado a mí. Él no se siente responsable, ha sido cuestión de mala suerte). De esa manera nació la guerra contra los microbios, en la que el paciente no tiene ni idea de la verdadera causa de su enfermedad, y, por lo tanto, nunca podrá tomar las riendas de su salud. Queda a merced de los expertos, y esa dependencia lo hace débil y vulnerable. De eso se trata.

En su lecho de muerte Pasteur admitió su gran error con estas palabras: “el microbio no es nada, el terreno lo es todo”. Pero la máquina de fabricar enclenques dependientes ya estaba en marcha y nadie la podía parar.  La industria se ocupó de que la única verdad que dijo Pasteur en toda su vida no tuviera difusión y se abrió la puerta a los Jinetes del Apocalipsis. He comprobado personalmente que esta frase es verdadera, pues en los últimos 40 años nunca me he resfriado, no he pasado ninguna gripe ni se me ha infectado ninguna herida, pues “el terreno” del que habló Pasteur, que son mis fluidos internos, tienen un pH alcalino, y ese no es el terreno adecuado para la proliferación de virus y bacterias. Apenas tocan ese pH, quedan desactivados. En el agua de mar tampoco es posible una proliferación bacteriana patógena, precisamente porque tiene un pH de 8.2

Cuando sale este tema de conversación siempre me gusta contar la siguiente anécdota:

Un día estaba Lord Lister dirigiéndose a un grupo de graduados del King’s College Hospital y, sosteniendo un tubo de ensayo, declaró que éste contenía suficiente fiebre tifoidea para matar a todo Londres. Ante lo cual, un viejo médico rural vestido en tweed se abalanzó hacia el pasillo, tomó el tubo de ensayo y se bebió el contenido; luego murmuró “qué estupidez” y regresó a su asiento. Al día siguiente el hombre bajó a desayunar y disfrutó de la comida…  y vivió muchos años.

Si la teoría del germen estuviera fundada en hechos reales, no habría ningún ser vivo para leer este escrito

Debilitar a los niños desde la concepción

Durante siglos los hombres han abusado de todos los vicios que destrozan la salud: tabaco, alcohol, drogas, etc., pero la mayoría de las mujeres quedaban al margen de estos desmanes. Posiblemente sus instintos les hacían rechazar esas cosas antinaturales para preservar su cuerpo, que estaba destinado a albergar a sus hijos y transmitir una buena constitución genética. Los amos aprovecharon los defectos de las mujeres para terminar con esa reserva genética sana y conseguir que los niños fueran intoxicados por drogas y productos químicos desde la placenta. En estos vídeos nos lo explica bien el catedrático Nicolás Olea Serrano.
La propuesta era sencilla: las mujeres tenían que ser iguales a los hombres, pero no copiando las escasas virtudes de los varones, sino imitando y superándolos en sus múltiples defectos. Por si esto no fuera suficiente, las vacunas se encargarían de destrozar y volver loco el sistema inmunitario de los recién nacidos. No había que dejar cabos sueltos.

Cómo se convenció a las mujeres para que fumaran

Hasta 1929 una mujer fumando en público estaba mal visto, los cigarrillos representaban un símbolo del poder masculino.

Lucky Strike aprovechó esta situación y lanzó la campaña “antorchas de la libertad” estrenada el 1 de abril de 1929. Propuso a la masa femenina un desafío al poder masculino. Con una lista de debutantes facilitada por el editor de la revista “Vogue”, lanzó la idea de que encender cigarrillos y tabaco en algunos lugares públicos como la Quinta Avenida podría contribuir a la expansión de los derechos de la mujer. Por supuesto, la prensa fue advertida de antemano y no pudo resistirse a la historia. El “Desfile de Antorchas de la Libertad” fue cubierto no sólo por los periódicos locales, sino también por los periódicos nacionales e internacionales. Por supuesto, las mujeres no fueron más libres por la mera acción de fumar, pero el hecho de haber vinculado los cigarrillos con los derechos femeninos fomentó un sentimiento de independencia (con su consecuente resultado millonario para la American Tobacco Company). Según los publicistas, fue la primera campaña de la historia en la que en vez de vender un producto, se vendió un concepto o eslogan, en este caso la liberación de la mujer.

Personalmente siempre he dicho que nadie se ha liberado jamás de nada cargándose de cadenas, y cualquier droga es una cadena. Todas las drogas al principio funcionan como un trampolín, pero ineludiblemente se convierten en una trampa.

Anuncios

Un vídeo para el domingo: corrupción en lo más alto

Ya está disponible este documental en español. Aunque no sacan todos los crímenes contra la humanidad que se han perpetrado en los últimos cuatro años, porque sino la película no estaría a disposición del público, muestran la parte que sobresale del iceberg para que la gente se haga una idea.

Se muestra a las criminales marionetas que han ejecutado la mayor expoliación de la historia contra la especie humana, pero queda muy difuminada la mano que hay detrás.

Si ninguna de las marionetas ha sufrido la más mínima acusación y se han ido a su casa con todos los millones que habían estafado, podéis imaginar lo bien resguardados que están los titiriteros.

Los de arriba siempre han usado cabezas de turco para cometer sus fechorías y quedar impunes, pero esta es la primera vez en la historia que los cabezas de turco acaban millonarios y sin ninguna penalización. Esto sólo puede deberse a dos cosas:

1 – Que detentan un poder absoluto y no necesitan disimular (ya lo decía Diógenes: gloria capa del crimen, crimen sin capa, el poder).

2 – Que en el lavado de cerebro a la población mundial le han desconectado cualquier posibilidad de rebelarse ante cualquier injusticia. La prueba de ello es la tibia indignación de los indignados que se queja de lo que se ve en la superficie y ni siquiera atisba la podredumbre de las entrañas putrefactas del sistema. Dicen que los políticos no los representan, pero ninguno habla de cortar los hilos que manejan el sistema desde arriba. Se ocupan de los síntomas del cáncer sin identificar y tratar de solucionar la causa (exactamente igual que hacen los oncólogos, que también están inmersos en el sistema).

Aunque este blog es de salud y parece que el tema no tiene nada que ver, lo he puesto porque el desconocimiento de las fechorías de los poderosos acaba afectando gravemente la salud de los que las padecen.

Diez pasos para dejar de fumar

Algunos lectores quieren dejar el habito de la nicotina, para ellos vamos a explicar la manera más fácil y cómoda:

El motivo principal para dejar de fumar es que el consumo de tabaco constituye la principal causa de enfermedad y muerte evitable en los países desarrollados. En un 19% de los casos de mortalidad es el tabaco la causa.

En el tabaco se han encontrado múltiples sustancias que en gran parte son perjudiciales para la salud. Entre ellas, destacan por sus efectos nocivos:

 Los alquitranes (benzopirenos y nitrosaminas) responsables del 30 % de todos los tipos de cáncer (vejiga, riñón, páncreas, estómago, etc.), y del 90% del cáncer de pulmón.

 El monóxido de carbono, que es el causante de más del 15% de las enfermedades cardiovasculares.

 La nicotina, que produce la dependencia física.

Además el tabaco es el causante del 80% de la mortalidad por procesos pulmonares crónicos.

Sigue leyendo

El egoísmo

  El problema de las personas egoístas es que son mediocres en su egoísmo, no ponen celo en alcanzar metas más altas de egoísmo, son aprendices de egoísta sin ambición para llegar a ser profesionales, se conforman con un egoísmo de andar por casa, poco desarrollado y que no tiene en cuenta las últimas consecuencias de sus acciones.

  Como personalmente me considero un egoísta de alto nivel (perdón por la inmodestia), me voy a permitir dar unos cuantos consejos a todos los egoístas poco experimentados, para que traten de mejorar y sean capaces de aumentar su egoísmo hasta un nivel aceptable del que puedan sentirse orgullosos.

  El error más común entre los egoístas de poco calado es no tener claros sus objetivos y metas. Se dejan llevar por costumbres que no han demostrado su eficacia, sin comprobar realmente si su proceder asegura unos buenos resultados.

Sigue leyendo

Aprender a pensar

He encontrado una anécdota que me ha parecido interesante y la voy a copiar a continuación. Pone de manifiesto la diferencia entre aprender a pensar por uno mismo y aprender las cosas solamente como te las han enseñado.

Aprender a pensar

Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota:
Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que este afirmaba rotundamente que su respuesta era absolutamente acertada. Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo.

Leí la pregunta del examen y decía: Demuestre como es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro. El estudiante había respondido: llevo el barómetro a la azotea del edificio y le ato una cuerda muy larga. Lo descuelgo hasta la base del edificio, marco y mido. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio.

Sigue leyendo

La ley de la atracción: El secreto

Nuestro cerebro emite y recibe ondas igual que un aparato de radio, y dependiendo de la frecuencia que sintonizamos, recibimos cosas positivas o negativas.

El siguiente vídeo de 88 minutos habla de la potencia de la ley de la atracción para conseguir cualquier propósito en la vida. Los que no quieran dedicar tanto tiempo pueden leer el resumen puesto a continuación.

http://www.guba.com/f/root.swf?video_url=http://free.guba.com/uploaditem/3000081898/flash.flv&isEmbeddedPlayer=true

EL SECRETO

Algo que siempre ha existido a lo largo de la Historia y que los que lo han conocido (gobernantes y personas de éxito y prestigio) no han querido, no han sabido o no han tenido medios para compartirlo con la gente común del pueblo.

Hay algo que realmente crees que quieres obtener para hacer tu vida más plena:

¿Salud Perfecta? ¿Abundancia material? ¿Sentimental? ¿Iluminación espiritual?

Muchos de los llamados “Milagros” siguen al aplicar “El Secreto”

Sigue leyendo

El perdón

Si buscas venganza, cava dos tumbas

 Muchas personas padecen los sufrimientos del infierno estando todavía en este maravilloso planeta. Estos sufrimientos no son debidos a la expiación de alguna culpa ni a ningún castigo humano o divino, sino a su rencor, odio, resentimiento, ira, venganza, etc. Como se puede ver, el sufrimiento no lo padece la persona que ha causado la ofensa, sino el que se ha sentido ofendido y no lo ha perdonado.

Para evitar este sufrimiento hay varios caminos:

  El más corto y más saludable para todos es no tener que llegar a perdonar, no porque el individuo se ha convertido en una persona inflexible, sino porque por amor al prójimo no se le acepta la ofensa como tal. Esta actitud nace cuando se llega a la comprensión de las debilidades humanas, y no produce ningún daño a nadie, ni al ofensor, ni al presunto ofendido. Lógicamente, para que esto suceda de una forma natural, previamente se tiene que haber asumido que, el enfadarse con alguien sólo por el mero hecho de tener razón, es una postura infantil que en nada va a ayudar a ninguna de las partes. Cualquier persona inteligente y adulta no puede adoptar una actitud que sólo perjudica sin beneficiar a nadie y seguir llamándose animal racional.

  Si no es capaz de hacer lo que dice el párrafo anterior, la opción menos mala que le queda es perdonar al otro, pero tenga en cuenta que en el acto de perdonar se encierra la más alta forma de soberbia, lo cual puede acarrear problemas nuevos en la relación debido a ese acto de perdón, con lo que, si va a perdonar a alguien, no lo haga nunca desde arriba hacia abajo, procure que el otro no se sienta culpable, inferior, o humillado.

  No se le ocurra coger el camino más malo que es no perdonarle nunca y, además, estar todo el día tramando la venganza. Esto, aparte de las implicaciones morales, va a suponer la ruina de su salud y de su vida, a veces conjuntamente con la de toda su familia. No cometa la equivocación de pensar que esto es una teoría y que los pensamientos no influyen en su salud, la realidad demuestra que muchas de las enfermedades físicas tienen su origen en el plano emocional del ser humano, que dicho sea de paso es el que peor maneja.

  Puede que en estos momentos usted está pensando que no alberga ningún resentimiento contra nadie. Por su bien le insisto: haga un repaso mental exhaustivo y asegúrese de que eso es así, que no queda ningún rescoldo olvidado en su interior, no subestime el daño que le puede causar un incendio mal apagado.                                         

Odiar a alguien es otorgarle demasiada importancia