Archive for 3/05/20

El virus chino: el mayor timo de la historia de la humanidad

El timo del virus chino se puede considerar sin lugar a dudas el timo más grande perpetrado en la historia de la humanidad. Nunca se había hecho una transferencia de dinero tan grande que, aumentando la brutal deuda que aplasta a todos los ciudadanos del mundo, engrosara los abultados saldos de unos pocos mafiosos. A cambio de los miles de millones recibidos, han entregado venenos caducados a precio de oro. La plebe ignorante ha endeudado a sus nietos, a cambio de que les arrebataran la salud, la dignidad y la libertad.

En la historia se etiquetan los años como antes de Cristo o después de Cristo. Teniendo en cuenta que la vida sobre el planeta después del invento del virus no se va a parecer en nada a lo que ocurría antes del Gran Timo Universal (GTU), creo que deberíamos empezar a usar las siglas GTU para referirnos a hechos acaecidos antes del GTU, para diferenciarlos con lo que va a ocurrir después, que ya os garantizo que no nos va a gustar, antes de conocer los hechos.

Antes del GTU, en una cuarentena se aislaba a los enfermos. Ahora se encierra a los sanos. Se parte de la base que todos están enfermos hasta que se demuestre lo contrario, con el problema añadido de que es imposible demostrar la ausencia de enfermedad, igual que es imposible demostrar que Dios no existe.

Los gobiernos ignorantes pretenden demostrar la salud haciendo test masivos a la población, al estilo de pasar la ITV del coche. En el coche se pone una pegatina en el parabrisas que demuestra que se ha pasado la ITV con éxito. Supongo que a las personas se les pondrá en la frente, así la policía del pensamiento no tendrá que perder tiempo pidiendo el certificado de salud.

El problema es que todos los test son kaka de un sólo uso y, por tanto, muy contaminantes. Si tuviéramos una máquina del tiempo e hiciéramos test a ciudadanos de un siglo anterior al nacimiento de Pasteur, nos saldría un buen porcentaje de contagiados con el Covid inventado en el 2019. También podríamos hacer los test en las muestras de sangre congeladas antes de la invención del timovirus, pero eso no se va a hacer. Ninguna religión, incluida la viromancia, pide nunca pruebas que demuestren científicamente sus dogmas de fe.

Actualizo y añado este vídeo que demuestra lo que ya suponía sin tener las pruebas.

https://lbry.tv/@LaResistencia:8/047591919_la-mentira-de-los-tests-de-covid-19-al-descubierto:7

 

He dicho varias veces que quizá el objetivo último de todas las leyes absurdas e inconstitucionales que se han implantado en las últimas décadas era deshumanizar a la humanidad. Creo que el objetivo se ha conseguido. Antes del GTU ya nos habían quitado de forma sutil la mayor parte de los derechos, libertades y dignidad de pertenecer a la especie humana. Ahora quieren que aceptemos de forma clara y sin sutilezas que tenemos los mismos derechos, dignidad y libertad que un perro. Tenemos que ser marcados y vacunados obligatoriamente como los perros. Tenemos que ir por la calle una hora al día con el bozal puesto (el llamarlo mascarilla no devuelve la dignidad perdida), y tenemos que llevar en el cuello un collar con una cadena de un Km de larga, que no por ser invisible es menos molesta.

Ya se habla sin tapujos de la “nueva normalidad”, para que vayamos asumiendo que el éxito que han tenido con el GTU no lo van a desaprovechar, y que nos vayamos olvidando de cómo era la vida antes del GTU.

VÍCTIMAS POCO CONOCIDAS DEL GTU

El primer “víctimo” del GTU ha sido el lenguaje inclusivo. Desde el primer etiquetado con virus nunca se ha hablado de muertos y muertas, de infectados e infectadas, de médicos y médicas, de corruptos y corruptas, ni de incompetentes e incompetentas.

Parece ser que el lenguaje inclusivo es un oxímoron, puesto que a pesar del nombre “inclusivo”, no incluye nada que pueda resultar negativo, desagradable, inmoral u hortera.

El planeta Tierra es el segundo gran perjudicado. Antes del GTU se prohibía usar bolsas de plástico en los supermercados y se consideraba un delincuente a cualquiera que usara bastoncitos de un sólo uso. En el mar había grandes islas formadas por montañas de plástico, y los microplásticos ya se encontraban en el estómago de todos los seres marinos. Después del GTU, y con las miles de toneladas de trajes, test, hisopos, guantes, mascarillas y demás material de un sólo uso, en absoluto biodegradable y altamente contaminante, conseguiremos tener un mar de plástico, con algunas pequeñas porciones de agua libre de plásticos.

El GTU se basa en que la población mundial se mantenga presa del pánico, y no van a permitir que el nivel de pánico baje mucho, porque el invento perdería fuerza. Eso se traduce en que, tanto las instituciones públicas como la gente en sus casas, usan y van a seguir usando productos desinfectantes entre 20 y 50 veces más de lo que se usaban antes del GTU.

Todos estos productos impiden la vida. Impiden la vida de cualquier ser vivo, desde las plantas, pasando por las bacterias hasta los seres más ignorantes de todos que caminan a dos patas. Curiosamente, no pueden impedir la vida de los virus, debido al pequeño detalle de que los virus no están vivos.

Todos estos productos que se fumigan alegremente e inútilmente por las calles, tiendas, estaciones de trenes, escuelas e iglesias, y que se derrochan en los hogares con una absoluta falta de sensatez y sentido común, acabarán en los acuíferos y en los campos de cultivo, con los previsibles desastres en la salud de los árboles, plantas y cosechas.

El GTU va a terminar de distanciar a las personas. Las relaciones personales ya estaban seriamente tocadas antes del GTU. Durante décadas se ha estado separando a la gente en grupos, para luego fomentar el odio entre ellos. Los malvados ricos y los pobres pobres. Los aprovechados empresarios y los candorosos trabajadores. Los opresores blancos y los oprimidos de diferentes colores. Los maltratadores machistas y las maltratadas. Los homofobos y los LGTBI..xyz. Los fachas de ultramegaderecha y la izquierda superextramoderada. Como en la novela 1984 de Orwell, todos los días en la tele se publicitaban los dos minutos de odio entre todos estos grupos. La gente se relacionaba en pequeños grupos afines de gente con los mismos intereses. Eso se ha terminado, todos son contagiosos. La gente va por la calle mirando de soslayo para huir a la carrera si alguien se acerca a un metro. Mi pronóstico es que han fabricado una población hipocondríaca, pero esas secuelas van a persistir años después de que se haya implantado la “nueva normalidad”.

También ha muerto el estado del bienestar. La gente todavía no lo sabe porque todavía no lo han enterrado. Están postergando la noticia todo lo que pueden, pero cara al verano el cadáver va a empezar a oler mal y tendrán que admitir su desmantelamiento. Las próximas víctimas y víctimos van a ser los pensionistas, parados, gente con pocos recursos, personas dependientes y todos los que ordeñaban la ubre de un país ahogado por las deudas que, sin embargo, gastaba como un marinero borracho.

Mientras que los países del norte aprovechaban los años menos malos para reducir la deuda, en el único país que la picaresca es un estilo literario, los diferentes partidos competían en prometer más gasto y menos austeridad. Hay que mencionar la única excepción del PP, que prometió reducir el gasto, terminar con el déficit, cerrar sociedades públicas y bajar los impuestos. Ganó por mayoría absoluta, por lo que no tuvo ninguna oposición para hacer exactamente lo contrario de todo lo prometido en su programa electoral. Pero su acto más inmoral y repulsivo fue darle una medalla al indigente mental de ZP.

Para terminar, a los sanitarios españoles les voy a recomendar que se lean este artículo del Dr. Stefan Lanka, les será mucho más provechoso que los inmerecidos aplausos o los ridículos bailes en los hospitales vacíos.
Artículos relacionados

El cuento chino del virus chino

El cuento chino del virus chino (segunda parte)

Formularios y argumentos para negarse a los test y vacunas