Archive for 28 abril 2018

Carta abierta a Don Bill Gates

Estimado Bill, estaba leyendo la prensa de los Estados Hundidos cuando he visto una advertencia suya de que van a morir millones de personas cualquier día de estos.

Aquí se puede leer la noticia

Pone usted como ejemplo la gripe de 1.918, que políticamente interesó llamarla la gripe española. Debería usted saber que no fue la famosa gripe la que mató a millones de personas en todo el mundo, sino las vacunas que metieron a millones de personas durante la primera guerra mundial, y muchas más al finalizar dicha guerra.

Aquí está explicado con detalle.

Debería usted tener en cuenta que, hace ahora justo 100 años, las cosas no funcionaban igual que hoy en día. Entonces se lavaban las sábanas en el río dos veces al año. Como el agua se traía de la fuente con cántaros, los domingos se llenaba una palangana y con la misma agua se lavaba toda la familia, que en esa época solía ser familia numerosa.

Todavía pasaron muchas décadas hasta que en las casas empezaron a tener un refrigerador. Hasta entonces la carne se guardaba en una jaula cubierta por tela mosquitera, para que las moscardas no depositaran sus huevos en la carne y se llenara de gusanos. Muchas veces la carne se ponía mala, pero nadie se permitía el lujo de tirar nada. La gente se comía muchos alimentos en malas condiciones: carne podrida, grasas y aceites rancios, cereales enmohecidos por la humedad, conservas mal esterilizadas, productos lácteos de animales enfermos o mal conservados, harinas y legumbres llenas de gusanos, alimentos contaminados por excrementos de ratas, agua contaminada, también usaban utensilios hechos con metales tóxicos, etc.

La aparente mejora de la salud de la población no ha sido gracias a las vacunas o los medicamentos, sino gracias a las alcantarillas, agua potable, higiene personal, viviendas con ventanas y buena conservación de los alimentos.

El único peligro que tenemos ahora con las pandemias no reside en los virus o bacterias que dicen que nos van a matar a todos varias veces, sino en las vacunas y los tratamientos que proponen las criminales “autoridades sanitarias”, con los organismos a los que usted propone financiar a la cabeza de los mafiosos.

Reconozco que usted es una persona inteligente, que supo dejarse copiar el sistema operativo hasta alcanzar un monopolio mundial de facto. Pero le aconsejo que se lea la fábula del burro flautista. Por muy inteligente que sea, nadie domina todas las facetas de la vida. Quizá esté mal asesorado en temas de salud. Si realmente quiere hacer el bien a la humanidad, tenga en cuenta que no hay nadie más peligroso que un fanático bien intencionado.

A los países que pasan necesidades no hay que mandarles medicamentos o vacunas, sino proporcionarles agua limpia y enseñarles a cultivar vegetales frescos. Tampoco hay que hacerlos dependientes de la caridad, sino ayudarles y enseñarles a ser autosuficientes en su propio habitat. El problema es que hay una industria de la caridad que tiene las cosas montadas para que cada vez haya más necesitados. Sin pobres dicha industria no tendría razón de ser, y esas empresas son demasiado rentables para sus dirigentes como para permitir que lleguen a ser innecesarias.

Me ofrezco gratuitamente para asesorarle en estos temas. Yo le garantizo que con la décima parte que dedica ahora a ayuda humanitaria, podrá ayudar a 10 veces más personas de las que ayuda ahora para que tengan una vida saludable y autosuficiente (o sea, multiplicar por 100 el número de personas a las que llegaría su ayuda). Aunque me gustaría entender sus contradicciones, pues he visto un vídeo en el que dice que hay que reducir la población mundial, y luego se preocupa de que una pandemia inventada mate a unos pocos millones, que no se notarían entre los 7.000 millones que estamos ahora despilfarrando recursos no renovables en este planeta finito. No creo que su contradicción se deba a que piense que hay que reducir la población de una clase de personas e impedir que mueran las de otra clase. Dudo que esa sea su intención, pues ese pensamiento es “políticamente incorrecto“, y usted siempre hace gala de una corrección política exquisita. Cuando quiera hablamos y me lo aclara.

Para que pueda disipar sus temores me ofrezco voluntario para entrar en contacto con todos esos virus y bacterias que piensa que pueden aniquilar la humanidad. Después de comerme esos gérmenes a cucharadas y no contagiarme, si me cae simpático le explicaré el truco para que usted y su familia puedan quedar también inmunes. Si se pasa por España le invito a una paella en mi casa, así podrá ver que el Windows que uso no es pirata.

 

Anuncios

Cómo reemplazar a los médicos por robots

La gente cree que muchos trabajos manuales pronto serán reemplazados por robots, pero lo que no se imaginan es que uno de los trabajos más fáciles de reemplazar por robots son los médicos. Los enfermeros es poco probable que sean reemplazados, pues hacen cosas muy diferentes y se necesita precisión para poner inyecciones o limpiar una herida, pero los médicos hace tiempo que podrían haber sido reemplazados.

La única razón por la que no han sido reemplazados es porque los enfermos asumen como un dogma de fe que es el médico el que los puede curar. Esta suposición es falsa, como casi todos los dogmas de fe. Ya lo decía Hipócrates: sólo cura la naturaleza. No curan los médicos, ni las medicinas, ni los curanderos, ni los chamanes. El único que restaura la salud es el propio organismo cuando no se le molesta demasiado. El mejor médico es el que no interviene y la mejor medicina es la que no se usa. Si los médicos fueran sustituidos por robots, la salud de la población mundial aumentaría exponencialmente.

Veamos cómo se desarrolla el proceso cuando alguien va al médico:

Durante los cinco minutos que dura la consulta, el enfermo le dice al médico el problema que ha notado.

Si dice que tiene acidez, le receta antiácidos.

Si tiene una inflamación, le prescribe antiinflamatorios.

Si le duele la cabeza, pastillas para el dolor de cabeza.

Si tiene estreñimiento, laxantes. Etc., etc.

En ningún momento le pregunta qué come para tener acidez. O cómo se ha producido la inflamación. O si ha probado dejar los lácteos y en un mes ya no volverá a tener dolor de cabeza. O decirle que si se toma dos cucharadas de semillas de lino al día ya no necesitará los caros y peligrosos laxantes. Sigue leyendo