Archive for 12/09/14

Evidencias de los efectos negativos de los antibióticos en el sistema inmunológico

En la New University of British Columbia han encontrado nuevas evidencias de que los tratamientos con antibióticos afectan negativamente a la salud de nuestro sistema inmunológico y su capacidad para combatir enfermedades específicas en el futuro. Se deberia reconsiderar la utilización de los antibióticos cada vez que los recete alguien con una bata blanca y un título colgado en la pared.

Esta investigación corrobora lo que otros científicos han encontrado – que las bacterias del intestino son las responsables del 80% de nuestra inmunidad contra la enfermedad. El problema con los tratamientos antibióticos es que no discriminan entre las bacterias “buenas y malas” del intestino, comprometiendo así la proporción y la diversidad necesaria de bacterias en el intestino.

Mientras que el abuso de antibióticos a cualquier edad puede tener efectos negativos a largo y corto plazo, alterando nuestras bacterias intestinales, con los jóvenes puede ser especialmente perjudicial. El uso temprano de antibióticos ha demostrado que causa obesidad en la vida adulta. Dar un antibiótico a un niño para una infección de oído, dolor de garganta, o una serie de otras enfermedades debería ser la última cosa que hagan los padres.

El estudio, publicado recientemente en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, explica cómo los diferentes antibióticos afectan a las bacterias buenas. Kelly McNagny, profesor en el Departamento de Genética Médica que dirigió la investigación junto con el microbiólogo Brett Finlay, dijo:  “Este es el primer paso para entender qué bacterias son absolutamente necesarias para el desarrollo de un sistema inmunológico saludable en la vida del adulto.”

Los investigadores probaron el impacto de dos antibióticos, la vancomicina y la estreptomicina, en ratones recién nacidos. Encontraron que la estreptomicina provocaba una mayor susceptibilidad a una enfermedad conocida como neumonitis por hipersensibilidad en la vida adulta, pero en la vancomicina no tuvo ningún efecto. La diferencia entre estos dos antibióticos es debida a la forma en que cada uno de ellos cambia el ecosistema bacteriano en el intestino.

No obstante, se discute el uso de numerosas plantas medicinales que son antimicrobianas y antivirales, y que pueden ser más eficaces que los antibióticos en muchos casos. Incluso la miel y el jengibre podrían ser más eficaces que muchos productos farmacéuticos. Ellos sugieren que los probióticos podrían ser una mejor manera de aumentar la inmunidad, incluso en niños pequeños.

Los probióticos podrían ser la próxima gran tendencia en la crianza de los hijos, porque una vez que se sabe qué bacterias van a prevenir la enfermedad, nos podemos asegurar de que a los niños no les falten dichas bacterias”, dice McNagny.

Hasta la CDC dice que la era de los antibióticos está acabada.

——————————————————————————–

Hasta aquí he puesto lo que dicen los estudios y los científicos. Mi opinión es que han tardado mucho en enterarse de lo que era obvio y se veía a simple vista: que cuando alguien toma antibióticos (antivida para los amigos) lo ves hundido, débil, demacrado y sin vitalidad.

No conozco a nadie que tenga alergias que no lo hayan achicharrado a antibióticos o beba mucha leche.

CONCLUSIÓN:  si ama la vida, no tome “antividas”