Archive for 7/09/14

El psiquiatra Allen Frances explica los mangoneos de la Farmafia

Allen Frances, nacido en Nueva York en 1942, es un psiquiatra con 47 años de experiencia. Fue decano de la Facultad de Psiquiatría de la Universidad de Duke y uno de los padres de los DSM. Asume su parte de responsabilidad en todo lo que critica.

Es autor de este libro:

 

LIBRO - ¿Somos todos enfermos mentales? Manifiesto contra los abusos de la Psiquiatría : Allen Frances (Editorial Ariel - 2 septiembre 2014)

 

En una entrevista que le han hecho, dice todo lo que piensa sin cortarse. Voy a copiar un par de párrafos, pero con la recomendación de que lean la entrevista entera aquí.

 

¿Los laboratorios presionan a los que redactan el DSM?

A.F. No directamente. Pero siempre están a la expectativa, buscando entre líneas las oportunidades de negocio. Aprovechan cualquier ambigüedad, cualquier trastorno no suficientemente definido… Y luego tienen un marketing muy potente que dirigen a los pacientes, con anuncios en televisión, revistas, Internet; y también a los médicos de atención primaria. El 80 por ciento de las pastillas las recetan médicos de cabecera después de una consulta de siete minutos.

 

¿Y qué tiene que ver eso con la industria farmacéutica?

A.F. Mucho. Los laboratorios están decididos a formar un solo monocultivo humano, un hombre estándar. Cualquier diferencia humana se convierte en un desequilibrio químico que hay que tratar con una pastilla. Transformar las diferencias en enfermedades es una de las mayores genialidades comerciales de nuestro tiempo, a la altura de Facebook o Apple. Pero es muy peligroso y muy dañino. La diversidad humana tiene alguna utilidad. Nuestros antepasados triunfaron porque en la tribu coexistían varios talentos. Había líderes narcisistas, seguidores felices de depender del líder, paranoicos que detectaban los peligros, personas obsesivas que hacían bien su trabajo, exhibicionistas que conseguían pareja…

 

Copio también el primer comentario de la entrevista que enlazo.

“Yo soy una víctima de estas maniobras, me he convertido en un drogadicto legal. Llevo 5 años tomando pastillas como si fueran gominolas. Y ahora que me he dado cuenta de esto estoy atrapado por la alta adicción y no sé como salir de esta. Pues si voy al médico me sube la dosis y arreglado y si no voy no me dan la dosis con lo que me tengo el mono y no puedo vivir”.
 

Testimonio de los progresos en un transtorno bipolar

Psicofármacos: ¿estamos drogando a nuestros hijos?