Focos infecciosos e irritativos que causan enfermedades

Cuando cualquier dolor o enfermedad se vuelven crónicos o no responden adecuadamente a los tratamientos naturales, hay que explorar la posibilidad de que el enfermo tenga focos en la boca o las amígdalas que sean los causantes o, como mínimo, los detonantes de esa situación. Entre las cosas que pueden desencadenar el problema y que no se deben descartar hasta no estar seguros, están las siguientes:

-Inflamación crónica o focos de pus en las amígdalas.

-Amalgamas o materiales de relleno con efectos tóxicos en los dientes.

 -Fundas o puentes de diferentes metales: una batería eléctrica no es sino la conjunción de varios metales diferentes; esto produce un foco de irritación constante a causa de las corrientes eléctricas que produce.

-Dientes desvitalizados o muertos.

-Quistes o focos de pus en las encías.

-Raíces de muelas o dientes en descomposición que generan toxinas peligrosísimas, impidiendo la curación de cualquier enfermedad.

-Cualquier campo de irritación en el área del trigémino.

-Muelas del juicio aprisionadas, retenidas o ejerciendo presión sobre las otras.

   La modificación de las dimensiones del cráneo a lo largo de la historia ha producido una significativa disminución de los huesos maxilar y mandibular. Como las piezas dentales casi no han modificado sus proporciones, este hecho ocasiona una evidente falta de espacio en este lugar anatómico, dando origen a la compresión dental. Muchas veces, las muelas del juicio no tienen espacio para salir y quedan aprisionadas o retenidas, empujando a las otras, o produciendo focos de infección. Incluso cuando hay ausencia total de focos de infección, la presión sobre las otras muelas y la falta de espacio produce que las muelas del juicio creen campos de irritación del sistema neurovegetativo.

  Las muelas del juicio son tan problemáticas porque se encuentran en un punto donde se entrecruzan una serie de meridianos de acupuntura, además de que en ese punto existe una relación directa con el primer ganglio del nervio simpático.

  Cuando no se encuentra a simple vista ningún foco infeccioso hay que acudir a un profesional con experiencia en terapia neural o en odontología neurofocal para que busque el foco o el campo de irritación que puede producir el problema. Aplicando lo que se llama el test neural de Huneke, en muy pocos segundos se ven paliados los efectos o el dolor que produce la enfermedad al aplicar una pequeñísima cantidad de anestesia sobre el punto correcto que causa la irritación. Una vez descubierta la causa primera del problema se le dará la solución correcta, dependiendo de lo que sea el causante o detonante del dolor o de la enfermedad.

  Hay un gran número de dolores y enfermedades que pueden verse perpetuados y agravados debido a estos focos irritativos. Entre todos los posibles destacaremos los más usuales y probables: problemas del estómago e intestinos, afonía, dolores de espalda, dolores reumáticos, trastornos visuales y afecciones oculares, anemias, ciática, artritis, herpes, fuertes dolores de cabeza, enfermedades de la piel, alergias, problemas de hígado o de riñón, vértigos que en vez de provenir de los oídos provienen de las muelas del juicio que están muy cerca, también incluso algunos casos de epilepsia y, por último y muy importante, una buena parte de enfermedades mentales.

  Recomiendo leer una joya de libro que existe sobre este tema, es de descarga gratuita y su autor es el Doctor Ernesto Adler

DESCARGAR EL LIBRO

About these ads

8 responses to this post.

  1. Posted by mirla mora on agosto 15, 2008 at 10:03 pm

    hola quiero que me ayuden sufro de las amigdalas no me duelen ni me da fiebre pero si me salen pepitas de pus y me producen mal aliento que puedo hacer para eliminar esto

    Responder

  2. Deberías empezar con una vida sana, abandonar el consumo de leche y sus derivados y tomar zumo de limón un par de veces al día media hora antes de las comidas

    Responder

  3. Posted by Alicia,terapeuta,Barcelona on enero 13, 2011 at 12:55 pm

    puedes tratarlo con medicína homeopática

    Responder

  4. [...] Ahora viene la parte complicada: decir adiós. No importa si crees que algo (como los romeritos que has estado guardando desde Navidad) podría serte útil en algún momento; la regla es sencilla: si no sabes cuando vas a usar algo dentro de los refrigeradores o no lo has necesitado en las últimas dos semanas, ¡tíralo! A la larga se echará a perder y se convertirá en un “foco infeccioso”. [...]

    Responder

  5. Posted by Luces on abril 16, 2012 at 8:10 pm

    Hola,
    hace dos meses me quitaron una muela endodonciada que tenía una gran infección bajo la corona de la endodoncia -el dolor/molestia me bajaba por la espalda y el pecho. Tomé antibióticos antes de la extracción y después volví a tomar otra caja porque la infección seguía supurando, tardaba en cicatrizar y el dolor era mucho más agudo. Después de terminar la 2ª caja me seguía doliendo aunque ya no supuraba la herida. Sufrí los efectos secundarios de los antibióticos por todo el cuerpo. Pasado el tiempo sigo sientiendo molestia por la espalda, el pecho, el oído y sé que el foco en la parte del hueso o la zona donde estaba la muela aunque la dentista me diga el dolor no viene de ahí porque la cicatrización ya está completada y “no tiene sentido el dolor en la espalda y el pecho por la extracción de una muela del maxilar superior” (palabras textuales). ¿Qué puedo hacer? Estoy tomando pastillas de calcio y magnesio para fortalecer los dientes y ya no tomo azúcar. ¿Pruebo con la plata coloidal? Vivo en la Sierra Oeste de Madrid, lindando con Ávila y Toledo, ¿dónde puedo encontrar las barritas de plata pura?
    Muchas gracias a tod*s, ¡salud!

    Responder

  6. No te recomiendo que tomes las pastillas de calcio.

    Aquí te explica cómo hacer la plata coloidal

    http://esdesalud.wordpress.com/2009/05/29/plata-coloidal/

    Responder

    • Posted by Luces on abril 19, 2012 at 11:05 pm

      Muchas gracias, Francisco. Haré la plata coloidal en mi casa cuando consiga plata pura de confianza. Para mi dolencia dental actual he encargado en el herbolario plata coloidal de la marca “Argenol”, 60 ml en gotas, 120ppm ¿cómo conseguir la concentración de entre 5 y 20 ppm que indicas en tu libro? ¿en qué proporción debo tomármelo?
      Otra pregunta: vivo en el campo y bebo y cocino con agua de manantial. Hace unos 4-5 años un amigo hizo una prueba de conductividad del agua y dijo que el agua tenía una concentración muy baja de minerales. ¿una prueba de conductividad mide con fiabilidad el grado de mineralización del agua? ¿hay otros aspectos que debería tener en cuenta -además de la mineralización- para confiar en el agua que bebo?
      Por último: desde hace años suelo beber por las mañanas de temporada zumo de naranja mezclado con zumo de limón, o zumo de limón con agua caliente y miel. ¿asimilo de esta manera las maravillas del limón?
      Inmensa gratitud por compartir tu sabiduría con tanta clariviencia.

      Responder

      • Posted by Luces on abril 20, 2012 at 2:03 pm

        Rectifico mi comentario anterior: ha llegado la plata al herbolario y me han confirmado que la proporción de la misma es de 12ppm, así que ya no tengo la duda de la cantidad a tomar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 263 seguidores

%d personas les gusta esto: